La pelota sí se mancha: fútbol, homosexualidad y violencia en Rusia

Durante los primeros días del Mundial, un activista LGBT fue detenido por protestar contra Putin y una pareja de hombres sufrió una paliza en San Petersburgo. Pidieron que Messi utilice una cinta de capitán multicolor

Detenciones, golpes y un silencio que todo lo cubre. Comenzó a rodar la pelota en el Mundial Rusia 2018 y lo que muchos temían sucedió: en estas primeras horas, una pareja de hombres franceses fue brutalmente agredida en San Petersburgo y un activista por la diversidad fue detenido en la Plaza Roja de Moscú, tras protestar con un cartel que decía “Putin no actúa contra la tortura de homosexuales en Chechenia”. La FIFA calla y millones de fanáticos alrededor del mundo también.

Según medios rusos, O. Davrius y su novio estaban por subirse a un taxi cuando fueron atacados. Davrius terminó hospitalizado con una contusión cerebral, una lesión craneoencefálica abierta y una fractura en la mandíbula superior, según el portal informativo Operdrain, que explicó: “Aunque las víctimas fueran homosexuales, eso no justifica a los monstruos que los golpearon”.

Por su parte, el activista británico Peter Tatchell, de 66 años,fue arrestado por manifestarse en contra de las políticas de odio contra la comunidad LGBT que lleva adelante el  mandatario ruso, Vladimir Putin. En 2013, una ley que contempla multas y hasta penas de prisión fue aprobada para combatir la “propaganda gay” delante de menores de edad.

Esto impide cualquier manifestación pública de amor diverso, desde un beso hasta tomarse de las manos. Pero además, impulsó a grupos de extrema derecha a agredir a cualquiera que no siga los patrones heteronormativos, siendo reprimidas y perseguidas también las movilizaciones del orgullo, ahora prohibidas en todo el país. Cabe recordar, pues, que las organizaciones internacionales de Derechos Humanos denunciaron y comprobaron la existencia de campos de concentración para personas diversas en Chechenia, región miembro de la Federación Rusa.

La banda multicolor de Messi

En las últimas horas, el legislador porteño Maximiliano Ferraro entregó a la AFA una carta pública dirigida a Lionel Messi, donde le pidió que durante el partido de Argentina contra Islandia utilice una banda multicolor (la de capitán) sujeta a su brazo derecho, como forma de denuncia contra esta situación. “Te queremos contar que las personas LGBT son perseguidas, discriminadas, encarceladas y en algunos casos hasta asesinadas bajo el amparo de las leyes aprobadas por sus parlamentos”, escribió Ferraro en su misiva.

El legislador citó las leyes del parlamento ruso, donde se expresa que “podrán ser sancionados quienes se dediquen a difundir ‘la idea tergiversada de que las orientaciones sexuales tradicionales y no tradicionales tienen igual valor social’ y quienes ‘impongan información sobre las relaciones sexuales no tradicionales que provoquen el interés por esas relaciones’”.

El gesto de Messi tendría gran repercusión internacional y sería un apoyo fundamental para la comunidad LGBT, pero representaría un desafío al gobierno de Putin, algo que la FIFA está lejos de avalar. Sí, la FIFA, aquel organismo que sancionó a México en el mundial de Brasil 2014 porque su hinchada gritaba “puto” durante los partidos, hoy calla, como siempre, frente al poder.

 

Comentarios

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre