La utilización de la capacidad instalada industrial se sigue derrumbando

El Indec difundió los números de noviembre, que muestran el sexto mes de caída consecutiva en comparación con 2017. Los sectores más golpeados son el textil, automotriz y la industria metalmecánica

La utilización de la capacidad instalada de la industria sigue en caída, números que se reflejan en la realidad en el crecimiento del desempleo, el desplome general de la actividad económica, y la pérdida constante de poder adquisitivo de los trabajadores.

Según difundió el INDEC, los números de noviembre de 2018 confirman el sexto mes de caída consecutiva en comparación con 2017. En ese mes la utilización de la capacidad instalada alcanzó el 63,3% mientras que el año anterior había sido de 69,2%.

Los sectores más golpeados, que se encuentran por debajo del nivel general de la industria son el de productos textiles (43,9%), industria automotriz (44,4%), industria metalmecánica excepto automotores (44,5%), productos de caucho y plástico (51,6%) y edición e impresión (56,1%).

A su vez, los rubros que presentan en noviembre de 2018 una menor utilización de la capacidad instalada respecto al mismo mes de 2017 son: productos alimenticios y bebidas, industria textil, papel y cartón, edición e impresión, refinación del petróleo, sustancias y productos químicos, productos de caucho y plástico, productos minerales no metálicos, industria automotriz y metalmecánica excepto automotores.

Rubro por rubro

El bloque de alimentos y bebidas registra un nivel de utilización de la capacidad instalada de 63,5%, en noviembre de 2018, inferior al de noviembre de 2017 (67,7%). El menor nivel de utilización del bloque se explica, según informa el INDEC, principalmente por las bajas en la molienda de cereales y oleaginosas, en los productos de confitería y en la elaboración de bebidas. En este último caso, la contracción en la elaboración de aguas y sodas, bebidas gaseosas y cerveza, origina la merma en el nivel de utilización de capacidad instalada del segmento de elaboración de bebidas.

En noviembre de 2018, el bloque de productos textiles presenta un nivel de utilización de la capacidad instalada de 43,9%, inferior al registrado en el mismo mes de 2017 (60,9%). Esta retracción se origina en la menor elaboración de hilados de algodón y de tejidos, tanto tejidos planos como de punto.

El bloque de edición e impresión registra, en noviembre de 2018, un nivel de utilización de la capacidad instalada de 56,1%, inferior al de noviembre de 2017 (62,9%), que se vincula con la menor demanda de distintos segmentos de la industria de alimentos y bebidas, de la actividad de la construcción, de la actividad publicitaria, entre otros.

La refinación del petróleo muestra, en noviembre de 2018, un nivel de utilización de la capacidad instalada de 73,2%, inferior al de noviembre de 2017 (79,0%), asociado a un menor nivel de procesamiento de petróleo crudo. En tanto, el sector de sustancias y productos químicos presenta un nivel de utilización de la capacidad instalada de 70,0% en noviembre de 2018, inferior al registrado en noviembre de 2017 (71,0%), como consecuencia principalmente de las caídas registradas en los niveles de elaboración de agroquímicos y de detergentes y jabones.

Los productos de caucho y plástico presentan un nivel de utilización de la capacidad instalada de 51,6% en noviembre de 2018, inferior al registrado en noviembre de 2017 (59,9%), como consecuencia de la retracción en los niveles de producción de neumáticos y de manufacturas de plástico.  

La industria  automotriz registra,  en noviembre de 2018,  un nivel de utilización  de la capacidad instalada  de 44,4%, inferior al de noviembre de 2017 (55,0%). La caída en la cantidad de unidades producidas de vehículos automotores, en noviembre de 2018 respecto del mismo mes del año anterior, se vincula con la disminución del nivel de demanda interna.

La industria metalmecánica excepto automotores registra en noviembre de 2018 un nivel de utilización de la capacidad instalada de 44,5%, inferior al de noviembre de 2017 (61,2%). La menor utilización de las plantas se origina principalmente en las caídas de los niveles de producción de maquinarias agropecuarias y bienes de consumo durable, en particular, la línea blanca.

Comentarios