Los Reyes Magos repartieron regalos en el Hospital de Niños

La iniciativa fue promovida por Fundacore, la fundación que junta tapitas para colaborar con la terapia intensiva y cirugía Cardiovascular del Ludovica

Como en cada Navidad, Día del Niño, o Día de Reyes, ayer los integrantes de la fundación Fundacore volvieron a hacer de las suyas: disfrazados de Melchor, Gaspar y Baltasar, recorrieron las diferentes salas del Hospital de Niños para entregar regalos a chicos internados.

A través de esta ingeniosa y solidaria acción, chicos y chicas que no la están pasando bien pudieron tener un momento de distensión, alegría y magia. Todo gracias a la voluntad de estos padres y amigos de niñas y niños que fueron operados de afecciones cardíacas en el Ludovica, que en forma de agradecimiento armaron esta fundación que brinda apoyo y soporte a  la Terapia Intensiva Cardiovascular del Hospital.

Los Reyes Magos recorrieron las diferentes salas del Hospital para llevar alegría

Todos los juguetes entregados fueron donados por personas que incondicionalmente colaboran con la fundación. “Sin esta donación sería imposible para nosotros hacer esto” explicaron desde la Fundacore, quienes agregaron que “no recibimos ayuda de jugueterías ni empresas.  Sólo la solidaridad de las personas”.

Pero la tarea de Fundacore no consiste solamente en entregar regalos. Ellos todo el año juntan tapitas de gaseosa que luego venden, y con lo recaudado compran todo aquello que haga falta en la terapia que supo darle contención y atención de excelencia a sus seres más queridos.

Durante 2018, repararon todas las puertas de la terapia, compraron sensores, un  electrocardiógrafo y 2 sillones/sofá para las familias de los internados. Además, con el fin de mejorar las condiciones de trabajo del voluntariado, adquirieron una heladera con freezer, una cocina, dos estufas, un horno eléctrico, seis mesas, 30 sillas y ventiladores.

Al finalizar el recorrido por las diferentes salas, los Reyes Magos recibieron el reconocimiento de grandes y chicos. Autos particulares y taxistas que merodeaban la zona del hospital tocaron bocina para felicitarlos, y algunos hasta se bajaron de sus vehículos para saludarlos o sacarse una foto.

“Además de los Reyes, unas veinte personas ayudaron con el acarreó de las bolsas de regalos. Fue una jornada que quedará en nuestros corazones”, dijeron desde Fundacore.

Comentarios

- Advertisement -