El emocionante festejo del entrenador uruguayo

A los 71 años, el exentrenador de Boca no ha perdido la pasión por el fútbol a pesar de sus limitaciones físicas

Explota Uruguay en la cancha con el cabezazo goleador de Josema Giménez en Ekaterimburgo. Explota el alma de un luchador incansable, perseverante, tozudo, como el maestro Oscar Washington Tabárez, que sale del banco gritando con su sello “¡¡Uruguay viejo nomá!!”.

A los 71 años, el exentrenador de Boca no ha perdido la pasión por el fútbol a pesar de sus limitaciones físicas. La neuropatía crónica que lo persigue desde hace un par de años, ese trastorno neurológico que afecta el sistema nervioso periférico y debilita los brazos, las piernas, el tronco, lo tiene limitado, sí, pero nada frena su espíritu. Ya no le hace falta el carrito eléctrico que utilizaba para moverse durante la Copa América 2016.

Por eso salió eyectado del banco primero para gritar el gol de la victoria, y luego tomando su ahora compañero necesario y que ya es parte del inventario, el bastón, para subir como puede los escalones y meterse en la cancha. Emociona el Maestro y sigue siendo un ejemplo para todos los que no encuentran estímulos cada día. Sabiendo que siempre hay margen para seguir peleando.

Comentarios

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre