Propuso fútbol profesional mixto y encendió el debate

Macarena Sánchez es delantera de UAI Urquiza, el mejor equipo de Argentina en la actualidad, y a través de su cuenta de Twitter planteó la consulta respecto de si varones y mujeres podrían jugar juntos en el más alto nivel de la disciplina. En diálogo con Pulso Noticias, explicó sus argumentos a favor de la propuesta que tuvo más repercusión de la que esperaba

Por Lucas Mazzuca

El fútbol femenino está en franco crecimiento, en Argentina y en el resto del mundo. Y, pareciera que la revolución que generó el feminismo, especialmente durante este 2018, conspiró a favor de que se lo vea como como lo que es: fútbol. Si bien todavía hay una gran parte de las y los futboleros que se niegan a aceptar esta realidad, ya está instalado y no es de ahora, viene desde hace tiempo. Con lo cual, más temprano que tarde las jugadoras serán profesionales. Ante esto, Macarena Sánchez, delantera de UAI Urquiza avisa: “a veces nos dicen que tenemos que tener paciencia, que el fútbol femenino se está instalando y tendremos nuestro lugar, pero lo que pasa es que hace muchos años que venimos esperando, hace muchos años que las mujeres jugamos al fútbol, ya no queremos esperar más”.

Con esa misma seguridad, Macarena avisa que irá por todo y hasta se anima a más. Días atrás publicó en su cuenta de Twitter una pregunta: “¿El fútbol debería ser mixto en todas sus divisiones? Abro un debate respetuoso”. Y en diálogo con Pulso Noticias, confió: “Considero que la mujer tiene las condiciones para enfrentarse a cualquier hombre en cualquier deporte y que estos no deberían ser divididos por género. En un futuro, cuando las mujeres tengan el mismo entrenamiento que los varones desde los niveles iniciales, juveniles y en las escuelitas, va a poder ser”.

Según dijo se vio impulsada a proponer el debate debido a que una nena de 8 años oriunda de Casilda, Santa Fé, provincia en la que nación antes de irse a estudiar, trabajar y jugar al fútbol. ¿De qué se trata? El caso de Candelaria Cabrera juega al fútbol en Huracán de Chabas de la liga casildense y lo hace con varones, ya que no hay un equipo femnino. En 2019 ya no le permitían jugar porque no se fichan mujeres y la reglamentación vigente hasta la última semana le permitía jugar hasta los 8 con varones, por eso su madre hizo pública la situación para pedir ayuda. En la asamblea de este jueves, se habló el tema y se decidió que Candelaria podrá jugar hasta los 10 años inclusive con sus compañeros. La buena noticia es que se haría extensivo a otras niñas de Casilda que quieran formar parte de las infantiles. La movida había recibido el apoyo de muchas jugadoras del fútbol femenino de Argentina y hasta Nike inició una campaña para que la dejen jugar.

Por un lado, Macarena recibió gran apoyo a su moción de inculcar el fútbol mixto, de no hacer del deporte una cuestión de géneros. Pero, no faltaron los que trataron de oponerse haciendo alusión a la diferencia de potencia física. Hubo quienes hicieron hincapié en la diferencia física, pero lo que ella propone es que las mujeres se empiecen a entrenar desde temprana edad como lo hacen los hombres, que haya todo un cambio estructural no. A la vez, como si fuera un desafío futbolístico, avisó: “Curiosamente los que están en contra del fútbol mixto son hombres, que argumentan que las mujeres somos menos fuertes y menos veloces. Y las que estamos a favor somos mujeres que, en teoría, estamos en desventaja física. Me parece que alguien tiene miedo…”.

Recientemente disputó la Copa Libertadores con UAI Urquiza –la tercera que juega- club al que ella considera el mejor de Argentina en el fútbol femenino, y allí en la competencia continental notó algunas diferencias: “Hay equipos en condiciones similares o peores que nosotros. De Perú y Bolivia ves equipos con menos, en Brasil y Colombia están profesionalizados. En Chile no lo están pero algunas chicas están con contrato. Te encontrás realidades distintas, Argentina está en un nivel intermedio diría”.

Mayor es la diferencia entre las copas Libertadores de fútbol masculino y femenino: en la edición 2018 el total de premios entregados fue de USD 103.850.000 y USD 110.000 respectivamente. Un 0,10 % es el dinero que el mismo ente repartió.

Es por esto que se las tiene que rebuscar y tener todos sus días cargados de actividades para poder seguir jugando al fútbol que es lo que le apasiona, pero además necesita trabajar para poder vivir: “trabajo por las mañanas, a la tarde entreno y a la noche estudio Trabajo Social en la UBA. La realidad es que no me quejo, hago todo porque lo considero así. Pero, para nosotras poder vivir del fútbol nos simplificaría muchas cosas. Ni siquiera es que apuntamos a las cifras estruendosas que se cobran el fútbol profesional. Queremos vivir del fútbol”.

No hay dudas de que Macarena es una de las tantas mujeres que quiere hacer valer sus derechos y fortalecerse en estos tiempos donde el feminismo ganó terreno a pasos agigantados. Sabe que es un buen momento para plantear la posibilidad de que el fútbol femenino también sea profesional y así lo hace. No se desespera, pero tampoco se resignaa seguir esperando.

Comentarios

- Advertisement -