Final del básquet local: el primero fue para Atenas

Foto: Nicolás Braicovich
Colaboración de Simon de Arduiz

Con las tribunas del Dante Demo repletas, Atenas y Unión Vecinal brindaron un show basquetbolístico que finalmente tiñó el primer punto de la final de la Zona A1 de rojo por 73 a 62

Como se preveía en la antesala a la final, el clásico moderno volvió a demostrar porqué Atenas y Unión Vecinal son los dos equipos más preponderantes del básquet local. Con un marco espectacular de fondo, el Griego supo sobreponerse a un mal comienzo y puso primera en la final por 73 a 62. Rafael Rosende fue la figura del elenco local con 17 unidades, mientras que en la visita, se destacó Lucas Marín con 23 puntos.

El nerviosismo se adueñó del inicio del pleito con los dos equipos con errores ofensivos y siendo ineficaces en sus lanzamientos. Defensas aguerridas, ataques frustrados y mucho roce, fueron los protagonistas de los primeros minutos. Hasta que apareció Lucas Marín. El base de Unión, tomó las riendas del juego, se apropió del balón y con destellos líricos, anotó puntos, repartió asistencias e iluminó a sus compañeros. Con 100% de eficacia desde el perímetro en tres intentos, anotó 13 puntos y puso el partido 21 a 11 a favor de la visita en el primer período.

En el siguiente capítulo, los dirigidos por Ignacio Navazo estiraron la diferencia a 13 unidades. Pero Atenas sabe salir de los malos tragos. Con Marín en el banco, el local sacó a relucir su potencial. Defensa intensa, presión en toda la cancha, robos de balón y corridas. Clásica fórmula griega. De esta manera, con el público eufórico al compás del equipo, el dueño de casa achicó la brecha para llegar al descanso largo 32 a 30 abajo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si de Atenas se habla, los terceros cuartos suelen ser determinantes. De vuelta a la acción, los de Remaggi salieron al terreno de juego con una energía impresionante. Con un parcial de 5-0, dio vuelta la historia y, sumado a una defensa asfixiante, impidió la reacción de su rival. Con Marín y la ofensiva de Unión contenidas, y un Rosende encendido que contagió a los hinchas con volcadas, la distancia se estiró a dos dígitos para dirigirse al epílogo arriba por 55 a 45.

En el episodio final, el Amarillo tuvo un último acecho de remontar la historia y pudo acortar la ventaja a 5 unidades con 4 minutos por disputar. En el momento crítico, Oscar Remaggi solicitó tiempo muerto para aquietar las aguas. Atenas encauzó el juego, sumó al reloj como aliado y avasalló el ánimo visitante. Así, liquidó el partido por 73 a 62, abrazando el primer juego de la serie final.

El próximo lunes desde las 21, la serie se traslada al Miguel García donde Unión Vecinal estará obligado a ganar para estirar la final de la Zona A1 a un tercer juego.

Comentarios