Crecen las protestas en Francia y suman apoyo

Luego de las manifestaciones del fin de semana, los “chalecos amarillos” siguen ganando adeptos en toda Francia. El Gobierno de Macron anunció reuniones con distintos sectores para intentar superar la crisis

Las protestas masivas de los chalecos amarillos continúan en las principales ciudades de Francia, en medio de una importante crisis política desatada tras el aumento de los combustibles y otros servicios en las últimas semanas. La decisión generó multitudinarias manifestaciones de trabajadores, que hasta resistieron represiones por parte de la policía.

Durante todo el fin de semana, pero en particular el sábado, se vivieron diversos hechos de violencia entre los manifestantes y las fuerzas de Seguridad, sobre todo en París, donde se concentró la mayor movilización antigubernamental desde que comenzaron las protestas. Allí, miles de franceses participaron con sus chalecos amarillos, que ya se han convertido en un ícono de este conflicto.

A esta altura, al menos un centenar de colegios liceos franceses se unieron a los chalecos amarillos en protesta contra las reformas educativas del gobierno nacional; y un sindicato, la CGT, convocó en las últimas horas a una “gran jornada de acciones” para el 14 de diciembre.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, le pidió este domingo al primer ministro, Édouard Philippe, que se reúna con la oposición y con los “chalecos amarillos” para buscar una salida a la crisis nacional. Se espera que hoy reciba a los líderes de los partidos políticos, y el martes entablen diálogos con delegados de las protestas.

Comentarios