Tras el fallido intento de desalojo, incendiaron el Bosquecito de Hernández

Fotos: Gentileza de SADO

Sin orden judicial, el pasado jueves el subsecretario de Gestión Ambiental del municipio quiso arrasar el predio con una topadora. Los vecinos lo impidieron, pero no pudieron evitar que hoy aparezca incendiado

Después del violento jueves pasado, en el que la Policía con una topadora quiso desmontar de forma ilegal el Bosquecito de Hernández, Checho hoy regresó al espacio de 511 y 25 con la ilusión de poder volver a trabajar la tierra. El reloj marcaba las diez de la mañana y el olor a quemado ya se sentía a unas cuadras. Al llegar, se encontró con que los bomberos intentaban apagar un incendio que azotaba una parte del predio, y que provocó pérdidas totales en un sector.

“Es muy turbio todo. Sentimos que es una manera de intimidarnos y de mandarnos un mensaje”, explicó Checho, una de las sesenta personas que forman parte de este vivero escuela, conformado por un colectivo autogestionado, en el que se brindan talleres de autocultivo, y en donde se realiza producción de semillas, plantas aromáticas y plantas medicinales.

Este predio que supo pertenecer a la ex Fasacal y que hoy es un pulmón verde para el barrio en donde se reivindican la soberanía alimentaria y los hábitos saludables, estuvo abandonado durante más de 25 años. En 2012 el colectivo del Bosquecito decidió recuperar el terreno, parquizar el territorio, y convertirlo en un espacio público propicio para el dictado de talleres. Allí, donde se pregona el trabajo comunitario y los aprendizajes colectivos, también se hace huerta y se reproducen semillas libres y plantas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El tema es que desde que el lugar fue reconvertido en un edén volvió a cobrar el interés de los privados. El jueves 15 de noviembre, el subsecretario de Gestión ambiental de la Municipalidad de La Plata, Germán Larrán, hijo del expresidente de la empresa Fasacal, se hizo presente junto con la Policía y con una topadora, pretendiendo desmontar el terreno sin orden judicial. Pero no pudieron. El día del intento de desalojo, más de cien vecinos se plantaron para evitar el atropello. También se hicieron presentes el Colectivo de Abogados La Maza y la Comisión por la Memoria, que además los están ayudando a presentar las denuncias correspondientes. “Por suerte hay un montón de gente  bancando la movida”, explicó Checho, quien agregó que durante el 1º encuentro de Pueblos Fumigados, que se realizó en Los Hornos el pasado fin de semana, otros Colectivos Agroecológicos de toda la región se solidarizaron con la causa.

“En este contexto de capitalismo brutal, donde funcionarixs políticos, instituciones policiales y empresarios están al servicio de la destrucción, robo y privatización de nuestros recursos, nosotres revalorizamos nuestro derecho a la auto-organización y a la ocupación/recuperación legal de espacios abandonados”, explicaron desde el Bosquecito en un comunicado.

 

 

 

 

 

Comentarios