Cambios importantes en los sectores políticos de la UNLP

Foto: Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)

La retirada de la Franja Morada de Derecho fue la foto del año, sin embargo otros resultados muestran cómo el escenario universitario comienza a batirse: avanzó Patria Grande, un paso atrás para el Miles y la Franja, y la izquierda resistió y se asomó en Psicología. El resultado de un año cargado de críticas al gobierno nacional en las aulas

Por Ramiro Laterza

Los resultados electorales fueron interesantes, no sólo por algunos cambios de gestión sino que también fueron importantes algunas conducciones que sostuvieron su gestión, que el año pasado habían estado muy cerca de perder, pero en 2018 renovaron la confianza de los estudiantes.

Tal como advirtió Pulso Noticias durante los días previos (ver: la militancia aprieta el acelerador) y por la tarde del viernes (ver: se vislumbran posibles cambios), los posibles cambios de gestión iban por un lado en Trabajo Social y Psicología, donde efectivamente el Movimiento Nacional Latinoamericanista (Miles) perdió ambas conducciones a manos de Patria Grande (PG) y un frente de izquierda y autoconvocados, respectivamente; el Miles, espacio kirchnerista que dirige la FULP junto a PG, fue uno de los espacios que perdió poder, siendo derrotado en dos facultades y sosteniendo Bellas Artes, en un frente con La Cámpora: “Bellas Artes por el Cambio”.

En Medicina, los estudiantes decidieron volver a apostar por el frente conformado entre PG y Unite (cercano al PCR), quienes el año pasado lograron hacer caer a los docentes de “Hoja de Roble”, quienes representaban el ala más elitista y conservadora de toda la UNLP. Así es que Patria Grande, cuyos cimientos tienen que ver con la izquierda piquetera y que su actualidad es la pertenencia al frente conducido por Juan Grabois para apoyar una posible candidatura de Cristina Fernández, tuvo una buena elección: sostuvo en Humanidades y Medicina, ganó en Trabajo Social y llegó a ser segunda fuerza en Periodismo.

Foto: Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)

Por otro lado otros posibles cambios de mando eran señalados previo al comienzo electoral en Arquitectura e Ingeniería, donde la Franja Morada desde la oposición había estado a muy poco de arrebatarle el año pasado la conducción al Frente Dale! – Partido Obrero y Agite- y al espacio UNITE en Ingeniería. Sin embargo no fue así, este año estas conducciones fortalecieron su electorado y la Franja -espacio estudiantil de la UCR- perdió votos, posiblemente por la pertenencia de su partido a la Alianza Cambiemos del presidente Mauricio Macri. La Franja entonces se quedó con sus conducciones en Veterinaria, Agronomía, Observatorio y Económicas, no sumó nada nuevo, y tuvo su gran derrota en su bastión: la Facultad de Derecho.

La agrupación “Estudiantes de Abogacía” (EA) hizo historia en estas elecciones. El espacio nació como un grupo de Facebook hace cinco años atrás, primero no se sabía quiénes eran, lo vinculaban con diferentes agrupaciones existentes, luego se convirtieron en agrupación, se los comenzó a ver “metiendo mesa”, como se dice en la jerga a los militantes que pasan algunas horas en el hall de la Facultad con sus materiales políticos y académicos, hasta que en 2015 alcanzaron determinados votos como para acceder a un representante en el Consejo Directivo. Ayer lograron la hazaña y testigos contaron el acercamiento del EA al kirchnerismo: anoche cantaron la marcha peronista y se vio a dirigentes universitarios del peronismo junto a la agrupación nacida en redes sociales.

En el resto de las unidades académicas se puede distinguir que el peronismo sostuvo fuertemente su bastión en la Facultad de Periodismo, en Informática (ambos de la JUP) y en Exactas (con presencia del espacio Conapla, ruptura del Miles), en Naturales sostuvo nuevamente el Frente Natural (espacio kirchnerista vinculado a Liberación) y en Odontología el MOI.

Las derrotas del Miles, el fuerte golpe y las limitaciones de la Franja Morada fueron los ejes más importantes de una elección teñida fuertemente por el contexto nacional, en el cual los estudiantes universitarios salieron a criticar el ahogo presupuestario en una campaña “en defensa de la educación pública” junto a sus docentes. Se generaron asambleas de estudiantes “no agrupados” y “autoconvocados” que algunas agrupaciones supieron acompañar y otras miraron a un lado.

Comentarios