“El Código de Convivencia cercena los derechos de la población”

Un amplio arco de organizaciones sociales, gremiales, culturales y políticas dieron hoy una conferencia de prensa con la intención de ratificar la movilización que convocaron para mañana en rechazo a la iniciativa del Intendente Julio Garro a la que calificaron como “represiva”

Una iniciativa de la Municipalidad logró reunir en apenas veinte días a un diverso arco de más de 40 organizaciones de la ciudad para rechazarla. Se trata del Código de Convivencia impulsado por el Intendente Julio Garro, que viene cosechando críticas desde que se anunció y que ya tiene su primera movilización en contra convocada para mañana.

En la puerta de la Municipalidad, pocos minutos después de las 9 se congregaron hoy para brindar una conferencia de prensa representantes de estos espacios entre los que se encuentran organizaciones sociales, cooperativas de trabajo, distintos gremios de la región, trabajadoras sexuales, centros culturales, organismos de derechos humanos, colectivos jurídicos, centros de estudiantes, la Federación Universitaria de La Plata, colectivas feministas y LGTB, entre otros.

En ese marco, ratificaron la marcha que mañana comenzará en Plaza Italia a las 10, y terminará en las puertas del palacio municipal. Afirman que el proyecto presentado por el Poder Ejecutivo “tiene como objetivo reprimir la protesta social, así como el trabajo ambulante, sexual y de la economía popular”, a la vez que remarcan que su contenido es “es sumamente reaccionario, restringiendo la utilización del espacio público a los negocios privados y cercenando los derechos de la población”.

De esta forma hicieron referencia particularmente a los artículos que restringen la posibilidad de ejercer el derecho a la protesta (el 144º), que prohíben la venta callejera o ambulante (94º, 95º,101º, 102º, 105º, 179º, 180º y 209º ), la oferta de trabajo sexual en la calle (207º), el trabajo de los cartoneros y recicladores (217º y 116º), el de los limpiavidrios (206º), las expresiones artísticas en el espacio público (206º, 147º), y hasta la posibilidad de repartir volantes en la vía pública (202º, 203º).

A su vez, denunciaron lo que califican como un “montaje mediático” realizado por el Municipio en referencia a lo espacios que en un principio fueron convocados por el Ejecutivo comunal como “foros vecinales” para debatir el contenido del código, pero que luego hasta un concejal oficialista terminó asumiendo que se trataba de espacios más reducidos y restringidos de participación al llamarlos “focus groups”.

“Planteamos que este código amplía el brutal poder de actuación represiva de la policía que sostenidamente persigue, vulnera los derechos y criminaliza a las comunidades migrantes, LGBT y las clases populares en general. Se persigue y se clausura sistemáticamente a los centros culturales como forma de coartar las expresiones identitarias de la juventud. En este momento, la comunidad senegalesa ha hecho público la discriminación y el hostigamiento que viven por parte de la municipalidad de La Plata, que además de decomisar su mercadería, lxs estigmatiza con frases xenófobas y racistas. La creación reciente de la Guardia Urbana de Prevención va en este mismo sentido”, señalaron.

Además, en un documento que elaboraron los colectivos jurídicos que participan del espacio, remarcan que el código tiene poco de “convivencia”, ya que “en ningún momento el Municipio propone espacios de mediación, mesas de diálogo o formas alternativas de reparación o retribución como modos alternativos de resolución de los conflictos de la vida en común” si no que básicamente se proponen multas y castigos con penas de prisión al igual que el código contravencional vigente.

Por último, no dudaron en vincular la iniciativa municipal con el contexto nacional: “La política de Garro se enmarca en el plan impulsado por el gobierno nacional de hacer pasar el ajuste en curso con represión y criminalización de la protesta social. Los intentos de aprobar el Presupuesto 2019, digitado de la A a la Z por el FMI y defendido a fuerza de balas y gases, es un claro ejemplo de ello”.

Comentarios

- Advertisement -