fbpx
31 C
La Plata
sábado 26-11-2022

Paz, la artista trans que hace bailar a las platenses

MÁS NOTICIAS

Se define como trans no binaria, mapuche y sudaca, y adoptó La Plata para vivir y crecer artísticamente. Este sábado, en Laberinto Casa Club, la posibilidad de entender por qué la rompe en cada una de sus performances

Por Facundo Montiel

Un café, una cerveza y el grabador sobre la mesa de un bar céntrico de La Plata. Atardece. Paz Kumelen Berti aún no mojó sus labios: habla efusiva de su “artivismo”, de sus orígenes mapuches, de las nuevas generaciones. Al rato la interrumpe el primer niño de los varios que se acercarán, a lo largo de una hora de entrevista, a vender pañuelos, tijeras, tarjetitas o a pedir monedas. Tienen entre 7 y 10 años. “Vos qué sos, hombre o mujer?”, pregunta el pibe, curioso, después de mirarle un rato. “Ninguna de las dos, vos sabías que se puede ser otra cosa también?”, responde esta artista trans no binaria, mapuche y sudaca. Se ríe, lo despeina un poco y el nene se va con una sonrisa. “Les pibes la tienen más clara que nosotres”, dice Paz.

Pedagogía y paciencia. Es que para elle, las trans travestis tienen dos opciones: enojarse y discutir o la depresión y el suicidio. “Yo soy más de enojarme, aunque enseguida seamos tildadas de violentas”. Por eso, tiene claro en quienes gastar sus energías: “Hay una generación que no nos entiende y es difícil que lo haga. La generación que hoy nos gobierna, crecida en un ambiente hostil, hija del control, la represión y la dictadura, está hecha pelota. Están tristes, deprimidos, saben que esta crisis es por ellos”.

Ante eso, música y activismo, “artivismo” para las maricas y las nuevas generaciones. “Creamos arte desde nuestras identidades y escribimos letras con lo que vivenciamos, para transmitir empoderamiento, hablando de nuevas posibilidades de elegir, de no ser hombre o mujer, no ser binarios”, detalla. Así crecí, sin disimular; luego huí, sin mirar para atrás (…). Negras y mestizas, villas marginales, somos subversivas, invadimos las ciudades. Ya no tenemos miedo, ya no… canta Paz en Patagonia Emergente, su primer disco, jugando con un portuñol fluido que refleja su trayectoria nómade.

El último año esta artista ha venido incontables veces a La Plata. Estuvo en junio, bajo la neblina de Plaza Matheu, encendiendo la llama del Arde Closet con su rap/trap potente y viceral. Cantó con Sr. Tomate, días atrás, festejando los 15 años de la banda ante una multitud. Estará este sábado en Laberinto Casa Club, nuevo centro cultural (dirección a través de sus redes sociales) de la ciudad, que será ahora también su ciudad. Nómade desde los 18 años, Kumelen Berti creció en un pueblo de Río Negro, vivió en Buenos Aires, Río de Janeiro, San Pablo y Florianópolis, y ahora vivirá, por un tiempo, entre números y diagonales. “Me siento en mi mejor momento. ¿Viste cuando le agarrás el ritmo a una canción? Bueno, así”, afirma.

Ritmo y baile. Trapera, pero también cumbiera y reguetonera, asegura que hace estilos bailables porque por allí pasa el “proceso de descolonización de los cuerpos”. “Cuando bailamos, el cuerpo dice cosas, habla y crea símbolos de lo que está aconteciendo. Me gusta ver a la gente bailar, eso buscamos en los shows. Porque sabemos que el no baile es una forma de control, por eso cierran tantos centros culturales, por eso nos censuran: le tienen miedo al baile”, agrega.

“Sé donde tiene que ir la flecha”

El cielo y el infierno. La crisis y su popularidad. A Paz Kumelen Berti le gusta verse como un collage. Lo mapuche, lo trans, lo marginal la atraviesan, y a partir de allí construye música e identidad. Lleva una visera del Festival Sudaka, el pelo largo con rulos y una araña tatuada en el hombro, porque “hay que tejer redes”. Ese fue su camino y su fórmula: “Yo vengo del 2001 y no me lo olvido más. Tenía 13 años, llegaba de la escuela y mi vieja me esperaba con la torta hecha para que salga a vender. Las crisis hacen que los pobres nos unamos más, te sensibiliza, pero también genera violencia, en ese bardo crecimos y por eso al Estado no le creemos nada”.

Paz, sin embargo, no se mueve entre extremos, ni cree en polos opuestos: “Nos construyeron de forma binaria, si no estudiás, trabajás; y sino, no sos nadie. Eso también es lo binario, no sólo hombre – mujer. Nosotras no tuvimos la oportunidad de trabajar y estudiar, por eso la autogestión es la salida”. Del mismo modo rechaza también encasillarse políticamente: “Si no sos K, sos PRO, y yo odio las no alternativas, es un juego siniestro que te reduce la posibilidad de elegir, te reduce la discusión”. Con la autogestión ha hecho carrera: acaba de ganar una beca del Fondo Nacional de las Artes para filmar su próximo videoclip, con un equipo de trabajo compuesto sólo por maricas y personas trans. Asegura que no es fácil, claro, pero refuta: “¿Cuándo fue fácil para nosotras?”.

Paz recuerda que de chica, cuando vivía en un barrio periférico del sur, sus viejos nunca estaban. El abandono marica es letal. Su padre, sin embargo, le enseñó a jugar al tetris, y a elle le gustaba eso de encajar en los lugares vacíos, y construir. Pero su camino viene de lejos, y tiene 500 años de lucha. “Soy descendiente de mapuches, sé dónde tiene que ir la flecha. Toda esa historia no la tengo que pensar, la llevo en la sangre. Somos indias en el cemento, sabemos luchar y conversar. Esa es la estrategia, sino nos queda el hambre, la burrez y la mediocridad”.

El próximo show será el sábado 27 de octubre en Laberinto Casa Club. Entrada y dirección en: https://www.facebook.com/laberintocasaclub/?ref=br_rs

Según el evento: El disco debut cuenta con 10 canciones que mezclan sonidos orgánicos con ritmos suburbanos como cumbia, baile funk, reggaetón, trap y rimas con fuerte contenido político. Disponible en las principales plataformas digitales. El show de PAZ es un viaje ancestral, urbano y futurista para escuchar y desconstruirse bailando. Con una estética novedosa y un sonido de vanguardia. Lx artista despliega en sus canciones un discurso a favor de la diversidad, el respeto y la libertad. Y su estilo descolonizador transmite al público un sentimiento de empoderar la cultura latina/sudamericana

Videos de Paz

 

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img