En tres años los servicios públicos aumentaron hasta 2.057%

Así lo muestra un estudio de la Universidad de Avellaneda, que además indica que se pasó de destinar un 6% del salario a más 20% para poder pagarlos. Mientras, las empresas aumentaron de forma considerable sus ganancias

Un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) indica los servicios públicos en el país aumentaron sus tarifas hasta un 2057% en los últimos tres años, ocupando un porcentaje cada vez más alto del salario para poder pagarlos, ya que los sueldos no estuvieron ni siquiera cerca de incrementarse en la misma magnitud.

A través del estudio elaborado en base a información de mercado se pueden apreciar considerables aumentos promedio, durante los últimos 36 meses, en diferentes prestaciones de servicios públicos: el gas aumentó 2057%; la electricidad, 1491%; el agua corriente subió 996%; el peaje, 677%; 332% el colectivo y 157% la medicina prepaga, entre otros.

“Los incrementos tarifarios avivaron los problemas inflacionarios, que después de tres años desde el recambio constitucional, se posiciona por encima del 40%, según el relevamiento que hace el propio BCRA. Asimismo, la suba de las tarifas tuvo un impacto muy negativo en la actividad económica, que se tradujo en menor consumo y mayores costos para el grueso del empresariado de industrias y comercios”, advierte el informe.

La investigación de la UNDAV también señala que el costo de los servicios públicos sobre el Salario Mínimo Vital y Móvil subió un 17,5% en Argentina entre 2015 y 2018. En este marco, queda posicionado como el país de la región que más subió las tarifas de los servicios públicos en relación al salario, desde la asunción de un nuevo equipo económico, incluso por encima de Venezuela (+16,5%). En ese sentido, se señala que se pasó de destinar un 6% del SMVM para pagar servicios, a superar el 20% en el año 2018.

No obstante, a pesar de los aumentos tarifarios de 2018, el año cerrará casi sin ahorro fiscal y se posterga la baja proyectada hasta 2019. “El ‘ahorro’ que posibilitó la supresión de los subsidios en las tarifas, fue más que compensado por la merma de otros recursos, tales como menores ingresos por baja de retenciones a las exportaciones, a la minería y a las grandes empresas, producto de la reforma impositiva sancionada a fines de 2017”, apunta el estudio universitario.

Como agravante de este panorama, los rubros relativos al pago de las tarifas de servicios aumentaron casi 50% más que el nivel general del índice de precios; es decir que las tarifas de los servicios públicos aumentaron aun por encima de la inflación.

Por otro lado, pese al panorama de incesantes aumentos que obliga a ajustar los bolsillos, es incontrastable que las empresas han aumentado su rentabilidad y resultan las ganadoras de turno en esta puja de intereses. Entre las principales firmas de energía eléctrica que más han sido beneficiadas por la variación porcentual interanual de los aumentos están  Edelap (+675), Edenor (+240) y Edesur (+174 ); mientras que de gas figuran Gas del Centro (+321), Gas Fenosa (+283) Gas Fenosa y Gas del Norte (+24,1).

“Ante un contexto de recesión, pérdidas de puestos de trabajo, crisis del entramado pyme, apertura importadora, inflación fuera de control y una política monetaria que busca mediante una tasa de interés por las nubes secar la plaza de pesos (para contener una nueva corrida), los tarifazos que impulsan las empresas de servicios básicos con el fin de dolarizar ganancias, golpean de manera crítica el salario y los ingresos de los sectores medios y populares”, remarca el informe económico.

Comentarios

- Advertisement -