Normal Nº1: las amenazas no cesan y las respuestas no aparecen

La comunidad educativa del colegio volvió a manifestarse a través de un abrazo simbólico al establecimiento. La continuidad pedagógica sigue en riesgo y no se avizora una solución a corto ni a largo plazo. Hoy volvieron a recibir otro llamado intimidatorio

“La semana pasada hubo dos días en que no hubo amenaza de bomba”, contaba hoy una preceptora en la puerta de la escuela Normal Nº1 en la previa al abrazo simbólico que un grupo de madres y padres organizó para continuar pidiendo respuestas. Es que después de las vacaciones de invierno los llamados intimidatorios y las evacuaciones pasaron a ser parte de la agenda diaria del colegio, y la excepción son los días en que las clases transcurren normalmente.

Con más de 55 amenazas, y las escasas respuestas brindadas hasta ahora por la Justicia y la Dirección General de Cultura y Educación, los integrantes de la comunidad educativa de la institución ya no saben qué hacer ni a quién acudir. Laura, madre de una alumna del jardín, señaló: “Ya tenemos casi 60 amenazas en lo que va del año. Los chicos del jardín cada vez que hay amenazas de bomba se tienen que retirar. Irse a evacuar al centro cultural Islas Malvinas, a seis cuadras, todo eso abajo de la lluvia, del frío, del calor, de lo que sea, y es una situación que no da para más”.

De hecho, hoy no fue la excepción, también hubo un llamado intimidatorio por la mañana. En la convocatoria al abrazo simbólico el grupo de madres y padres autoconvocados señalaba la responsabilidad del Estado en “garantizar la continuidad pedagógica de niños, niñas y adolescentes”. “Ya hemos sido recibidos en otras oportunidades por el subsecretario de Educación, pero realmente no nos han dado ninguna respuesta”, remarcó Laura.

Por otro lado, agregó: “Tenemos el discurso del Gobierno que dice que son los pibes los responsables de los llamados y amenazas pero nosotros no creemos que sea así, porque algo tan organizado, tan sistematizado, que todos los días lo hacen, ha habido hasta dos amenazas de bomba por día, no pueden ser chicos menores lo que organizan todo eso. Creemos que es algo más organizado”.

De todas formas, las investigaciones judiciales en curso no han arrojado datos contundentes sobre la mayoría de los llamados que recibió el colegio, y de hecho no se ha logrado frenarlos tampoco. Como ya informó Pulso Noticias, la situación afecta incluso hasta la salud de los niños y niñas, en particular los del jardín. Algunas familias ya han decidido cambiar a sus hijos de escuela, y en caso de que el año siga transcurriendo de esta forma, será difícil evitar el un éxodo mayor.

 

Comentarios