Astillero: los artesanos de los barcos y buques

¿Usted cree, como piensan tantos otros, que en el Astillero Río Santiago no se construye un barco desde hace 30 años? No, los 3309 trabajadores –350 mujeres- han producido decenas de embarcaciones durante los últimos diez años. A pesar de no contar con las maquinarias ni insumos necesarios se las han rebuscado para nunca dejar de trabajar.

Estos obreros son los encargados de fabricar buques, lanchas y los denominados “charters” para exportar y para el mercado interno, entre otros trabajos. Una de las empresas estatales de la industria naval más importante del país, aunque no se la valora como tal.

Pulso Noticias viajó unos diez kilómetros del centro de la ciudad de La Plata a la fábrica donde recorrió las instalaciones. Al entrar, enseguida se ven esos galpones enormes donde tienen los talleres los diferentes sectores; más al fondo, el agua tranquila del Río. A la izquierda, un estacionamiento y otro callejón de entrada y salida; a la derecha, unos cien trabajadores con sus mamelucos azules pertenecientes al sector de cobrería en plena asamblea. Caminamos costeando el Río y ahí se veía el imponente buque Eva Perón.

“Estamos poniéndole todas las ganas para que esto siga adelante”, expresó Evangelina Ciarallo, trabajadora del Astillero del sector de soldadura en el taller de chapa fina. “Hace bastante tiempo que venimos luchando por el pedido de insumos, la situación se está poniendo bastante complicada pero con la unidad de los trabajadores no van a poder”.

Más acá, tres obreros transitaban en un tractor chiquito. Más allá, las grúas de unos 20 metros de altura –o más- deslizándose lentamente sobre el Eva Perón, ese buque solicitado por el gobierno de Venezuela que tiene un 95% de construcción. En ese trabajo tienen un retraso de unas 9 semanas aproximadamente debido a la falta de insumos y herramientas, aunque constantemente idean cómo avanzar con lo poco que tienen en la fábrica.

Hace varios meses que los trabajadores del Astillero Río Santiago vienen denunciando la falta de insumos y de ropa de trabajo, los descuentos en sus salarios y el amedrentamiento contra los representantes gremiales por parte del gobierno provincial y nacional.

Los trabajadores están convencidos que la lucha de Astillero va a triunfar, que ninguno perderá sus fuente laboral y además recuperarán los descuentos aplicados por el gobierno bonaerense. Ellos plantean permanentemente el diálogo para resolver el conflicto, sin embargo, la respuesta de la administración de María Eugenia Vidal sigue siendo la represión, estigmatización y judicialización de los empleados y dirigentes sindicales.

 

Comentarios