fbpx
15.7 C
La Plata
martes 18-06-2024

Piden la liberación del platense preso por tener hojas de coca

MÁS NOTICIAS

José Luis Zurita Delgadillo está detenido desde hace casi un mes por poseer algo que no es ilegal y que forma parte de la cultura milenaria en el norte argentino y Bolivia. Mañana sus familiares e integrantes de la comunidad boliviana realizarán una coqueada pública en Tolosa para exigir el inmediato cese de la detención arbitraria

Por David Barresi

José Luis Zurita Delgadillo tiene 28 años, vive en Tolosa, baila en la comparsa Caporales Cruz del Sur y es estudiante de tercer año en la Facultad de Ingeniería. Desde el 25 de agosto no está en su casa junto a su familia, no puede ver a sus amigos ni continuar sus prácticas de baile o sus estudios porque fue detenido arbitrariamente por dos oficiales de Policía y luego fue privado de su libertad por una actividad que no es ilegal: tenencia de hojas de coca.

La Ley de Estupefacientes (23.737) dice expresamente en su artículo 15: “La tenencia de hojas de coca en su estado natural, destinado a la práctica del coqueo o a su empleo como infusión, no será considerada tenencia de estupefacientes”. Sin embargo el juez Marcelo Martínez Di Giorgi, a cargo del Juzgado Federal Criminal Nº 5 decidió desconocer u obviar esta normativa y avanzar en su detención.

Aquel sábado del mes pasado José Luis, que es descendiente de bolivianos, había ido con su madre a comprar hojas de coca a Villa Lugano, en vísperas de la festividad de la Virgen de Urkupiña, que desde hace varios años se celebra en la ciudad, donde su familia iba a montar el puesto con distintos productos tradicionales de Bolivia.   

“A las 18.30 cuando habían cargado la hojita en el auto, se le acercan dos policías motorizados, le piden la documentación, que abra el baúl, le revisan todo lo que tiene, y cuando ven la hoja le dicen que era un delito tener hojas de coca”, relató su hermana Vilma Zurita Delgadillo a Pulso Noticias.

José Luis rápidamente buscó la mencionada ley en su celular para mostrársela a los oficiales, pero fue en vano. “Le dijeron ‘vos estás llevando toda esta cantidad porque tenés una cocina’. Lo esposaron, lo tuvieron hasta las 22 horas así, adentro de un patrullero mientras allanaban sin orden judicial la casa de la persona que le vendió la coca”, afirmó su hermana sobre el inicio del calvario. En esa casa no encontraron nada que permitiera deducir que allí se elaboraban drogas.

“De ahí se lo llevaron a la comisaría, lo tuvieron incomunicado hasta el lunes, lo llevaron a Comodoro Py para hacerle la indagatoria y después de eso lo dejaron detenido acusado de hacer droga”, detalló. Lo único que le encontraron en el auto fueron 34 kilos de hojas de coca en 78 paquetes como los que se pueden ver en cualquier puestito que venda productos tradicionales bolivianos.

“Es una costumbre cultural milenaria que tenemos los bolivianos y también los argentinos en el norte, y quieren criminalizarla”, señaló Vilma. Al día de la fecha le siguen negando la excarcelación, por un delito inexistente, además de procesarlo y dictarle prisión preventiva.

“La Constitución reconoce los derechos culturales, promovidos para garantizar que las personas y las comunidades tengan acceso a la cultura y puedan participar en aquella que sea de su elección. El consumo de la hoja de coca es parte de la identidad cultural de los pueblos andinos no solo de Bolivia sino de la Argentina también. Criminalizarla es atentar a un derecho”, afirman sus familiares en un comunicado que hicieron público esta semana titulado: “La hoja de coca no es cocaína”.

José Luis Zurita Delgadillo

En el mismo, afirman además que “en nombre de la lucha contra el narcotráfico, más las políticas que atentan a los derechos del colectivo migrante como el DNU 70/2017 del presidente (Mauricio) Macri, logran estigmatizar y criminalizan a los migrantes en la Argentina. La detención de José Luis es muestra de ello”.                        

Este domingo realizarán desde las 10 hasta las 18 una “coqueada pública” en 514 entre 28 y 29, para continuar difundiendo la injusta situación que está viviendo el joven y reclamar su inmediata liberación. “Está desesperado por salir, ya no aguanta más el encierro. Estamos haciendo todo lo posible para sacarlo”, afirmó Vilma.

 

 

 

     

 

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img
spot_img