Las farmacias no atienden por PAMI al menos hasta el martes

Exigen que se revise el convenio que firmaron con la obra social en marzo, que se pautó “con una inflación del 15% y el dólar a menos de $20”. Esta situación, sumada a los pagos adeudados desde abril, complica el sostenimiento de las entidades farmacéuticas

Los Colegios de Farmacéuticos de La Plata (CFLP) y de la Provincia (CFPBA) anunciaron el viernes la medida de fuerza que comenzaron a tomar a partir de ayer desde la medianoche y que durará al menos hasta el martes: cortaron la atención por PAMI, debido a la negativa de la obra social a revisar el convenio que firmaron en marzo pasado, cuando la realidad económica era totalmente distinta.

Aquel acuerdo concretado hace siete meses tenía como objetivo regularizar el pago de medicamentos a las farmacias, fijando el pago de la deuda que había hasta ese momento en 10 cuotas. Pero tras la devaluación los valores quedaron desactualizados y los farmacéuticos afirman que se complica la capacidad de las droguerías para volver a comprar fármacos. “El convenio se pautó con inflación en 15% y el dólar a menos de $20”, afirmó la presidenta del Colegio provincial, María Isabel Reinoso.

De esta forma, las farmacias suspendieron el crédito a los pacientes de la obra social en tiras, insulinas y medicamentos. En el caso de La Plata también estarían cancelados los tratamientos ambulatorios. Si el martes no obtienen respuestas, la medida podría extenderse e incluso profundizarse.

“Resulta imposible seguir sosteniendo la prestación al PAMI con los descuentos que publicita la obra social a costa de los farmacéuticos. En este contexto inflacionario los atrasos en los pagos desde el mes de abril afectan a profesionales y pacientes”, remarcaron desde el CFPBA.

A su vez, remarcaron que “las farmacias no fijan el precio del medicamento, ni el precio del dólar ni las políticas económicas, pero están obligadas a financiar todo el sistema, a pesar de ser el eslabón más débil de la cadena de dispensa del medicamento y el único sector profesional con agentes sanitarios al servicio de la población”.

En este marco, el Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino, expresó su preocupación por la situación: “Es dramático que abandonen a los adultos mayores. Es una vergüenza que vuelvan a penar para conseguir un medicamento y el Gobierno nacional tome una actitud pasiva”. A su vez, afirmó que desde el organismo se interpondrán acciones para acompañar a los jubilados y jubiladas.

 

Comentarios

- Advertisement -