Preocupación en Tolosa por el colapso de un Centro de Salud

Tiene pérdidas de gas, faltan profesionales y medicamentos esenciales. Los usuarios tienen que ir a las 5 de la mañana para asegurarse un turno. Mañana realizarán un abrazo simbólico para pedir respuestas al Municipio

Por David Barresi

“La situación ya no da para más. Estamos atendiendo con muchas dificultades”, afirmó tajante a Pulso Noticias Juan Martín Mirada, médico residente del Centro de Salud Nº15 ubicado en 520 y 118, donde mañana sus trabajadores junto con vecinos, usuarios e instituciones de la zona realizarán un abrazo simbólico en reclamo de respuestas por parte del Municipio.

El equipo de profesionales del establecimiento se vio reducido en los últimos meses y no da abasto para la demanda existente. Para poder conseguir un turno hace falta ir a las 5 de la mañana, y aún así suelen quedar muchas personas sin poder atenderse. Ya no hay psicólogo y tampoco obstetra (en este caso, la última profesional a cargo del servicio falleció hace tres meses y no hubo reemplazo). Sólo cuentan con una médica clínica, un odontólogo y dos generalistas. Sin embargo, a una de éstas últimas la Secretaría de Salud pidió trasladarla a otro centro de salud. “¿Quién cumplirá con las decenas de atenciones por día que realiza la doctora?”, se preguntan sus colegas.

Al igual que en muchas escuelas de la región, el gas es otro de los problemas centrales. “Estuvimos casi todo el invierno con las estufas a medio andar. Tuvimos que suspender la atención varias veces. Vinieron, hicieron arreglos y dejaron todo medio roto. Hace pocos días la médica clínica se tropezó y se cayó por esos arreglos. Ahora mismo hay otra pérdida de gas y acaban de cerrar la llave maestra”, describió Mirada en lo que parece un cuento de nunca acabar.

Y como si esto fuera poco, también están faltando medicamentos esenciales como anticonceptivos inyectables (aumentando el riesgo de embarazos no deseados) y hierro pediátrico, que según explicó Mirada “es fundamental en niños menores de un año, sobre todo en poblaciones vulnerables, para prevenir la anemia, retrasos mentales, dificultades en el crecimiento o alteraciones en el desarrollo”.

El Centro de Atención recibe aproximadamente sesenta personas por día, de los populosos barrios El Mercadito, Barrio Nuevo, Churrasco, La Unión, La Vieja Unión, La Bajada y Ringuelet. Su equipo de salud, según explican sus integrantes en un comunicado, “realiza controles a niños, embarazadas, mujeres y adultos; atiende todos los días la demanda espontánea; realiza trabajos comunitarios con proyectos de extensión de la Universidad, comedores barriales, escuelas de la zona y demás instituciones; y en el establecimiento rotan estudiantes de las diferentes carreras de la UNLP y se realiza tarea docente”.

Comentarios

- Advertisement -