“Apuntan a destruir a los principales productores de alimentos del país”

El intento de despido de 450 trabajadores de la Secretaría de Agricultura Familiar afecta directamente el asesoramiento técnico que el Estado brinda a los pequeños productores agropecuarios, que son los que elaboran el 80% de la comida que consumen los argentinos. Desde la delegación local, afirmaron que enfrentarán el recorte

 Por David Barresi

Las consecuencias del desguace que el titular de la Secretaría de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, pretende realizar en esta cartera van a impactar directamente en la realidad cotidiana de los pequeños productores agropecuarios de todo el país, y por lo tanto en la producción de alimentos que consumen a diario la mayoría de los argentinos.

De los alrededor de 600 despidos anunciados en el organismo que hasta ayer era un Ministerio 450 corresponden a la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF), el área encargada de brindar una imprescindible asistencia técnica, contable y jurídica a este sector de la producción.

“Los agricultores familiares producen entre el 80% y el 90% de los alimentos que se consumen en el país. A diferencia del campo grande que produce granos para la exportación, los pequeños productores son quienes producen los alimentos. Cuando uno va al supermercado, a una verdulería o carnicería en general está consumiendo productos que vienen de este sector de la economía”, explicó Juan Ignacio Hayden, quien trabaja en la delegación local de la SAF desde hace 9 años y medio, y ahora se encuentra peleando contra la posibilidad de ser despedido.

Etchevehere ya no es más el presidente de la Sociedad Rural Argentina, aunque en su rol de funcionario público parece seguir representando sin disimulo los intereses del “campo grande”. Los pequeños productores vienen denunciando el desmantelamiento sistemático de los programas de asesoramiento y asistencia , así como también la eliminación del monotributo social agropecuario y la ausencia de políticas públicas que les permitan enfrentar el aumento sostenido de las tarifas de los servicios y de los precios de los insumos. “Todas las medidas puntan a destruir a los principales productores de alimentos del país”, afirmaron desde la Unión de Trabajadores de la Tierra.

En La Plata se encuentra uno de los cordones frutihortícolas más grandes del país, que reúne a entre 5.000 y 9.000 productores familiares que alimentan a alrededor de 14 millones de personas. Sin embargo, desarrollan su labor en condiciones totalmente precarias. Un informe de la Defensoría del Pueblo de la Provincia afirma que uno de los “factores determinantes” en esa situación es la falta de políticas de Estado que les permitan acceder a la tierra (entre el 80% y 85% de estas familias accede al territorio mediante onerosos contratos de arrendamiento o mediería).

“Este sector no tiene el capital económico para tener una asistencia privada y pagarse su veterinario, su contador, su abogado en forma particular. Toda esa asistencia se la brindamos nosotros a costo cero. Es decir, el Estado invirtiendo para mantener el sector productivo y la producción de alimentos para nuestro pueblo. Esto tiene que ver con la soberanía alimentaria y la soberanía nacional”, señaló Hayden.

A su vez, remarcó que no es el primer recorte en la SAF. “Desde que asumió este Gobierno viene siendo sistemático el recorte en pequeñas cosas: el combustible para salir al campo, en no pagar los alquileres de las oficinas o no pagar la luz o el gas. En algunos momentos entre los compañeros se juntó dinero para pagar por ejemplo la luz y el gas de esta oficina. Es un ataque sistemático que ahora se quiere coronar con los despidos, que los vamos a revertir, estamos convencidos que es así”.

La oficina a la que se refiere se encuentra en 50 entre 2 y 3. Allí los trabajadores realizaron hoy una conferencia de prensa. De 96 empleados que tiene esta delegación, pretenden despedir a 61. Un recorte del 63,5%. “Sin el trabajo de esta Secretaría la asistencia técnica ya no estaría llegando. La asistencia en producción, en comercialización, hasta en vivienda. Son un montón de cosas que hacen a la vida cotidiana de los productores”, afirmó a Pulso Noticias la delegada gremial de la SAF, Eliana Negrete, quien desde hace tres años trabaja en el cinturón frutihortícola platense.

En el acto en la puerta de la delegación de la SAF la situación se vive a flor de piel. El llanto y la bronca se expresa en cada palabra de los profesionales que integran la secretaría. En sus discursos queda claro que no se juegan sólo su trabajo. En el medio está la sustentabilidad de la producción agropecuaria familiar, de la que se sienten parte. “Con los productores vivimos una cotidianidad en el territorio, hasta a veces los días sábados y domingos. Una va haciéndose parte también de todos esos procesos. Es muy difícil continuar de esta manera, sobre todo cuando el compañero que tenés al lado trabajando en tu equipo ya no está más”, expresó Negrete.

Al finalizar el acto los trabajadores se reunieron en asamblea y luego partieron hacia Capital Federal, donde se realiza hoy una movilización de todos los trabajadores de Agroindustria, cuya sede central permanece ocupada pacíficamente hasta que se reviertan los despidos.

 

 

Comentarios

- Advertisement -