fbpx
20.6 C
La Plata
sábado 03-12-2022

¿Qué valor debería tener el dólar en la Argentina?

MÁS NOTICIAS

El aumento descontrolado de la divisa fue el tema de debate en la última semana en materia económica. Mientras que ya se advierten los efectos para el bolsillo de los argentinos y el desarrollo de la producción nacional, desde los sectores más concentrados de la economía ven con buenos ojos el incremento. Pulso Noticias consultó a especialistas en la materia para reflexionar sobre esta crítica situación

Por Walter Amori

La corrida cambiaria ocurrida durante la última semana se manifestó como una nueva alarma de un modelo económico que muestra signos de agotamiento. El gobierno de Cambiemos tiene escasísimos logros para exhibir en sus dos años y diez meses de mandato, con un aumento de los niveles de pobreza y desempleo, caída del consumo y cierre de pymes e industrias. Sólo los grandes agroexportadores y el sector financiero pueden exhibir números positivos.

El correlato de este panorama es el acuerdo firmado en junio con el FMI. Pese a las experiencias traumáticas vividas en nuestro país y el dramático ejemplo de Grecia de hace apenas unos pocos años atrás, el equipo económico decidió recurrir nuevamente al Fondo en busca de dar un mensaje a los mercados.

Nicolás Dujovne, ministro de Economía

 

Lo cierto es que la respuesta del mercado fue darle la espalda a Mauricio Macri y la divisa norteamericana terminó en la semana a 38 pesos. Fueron ocho la subas consecutivas y la acumulación, sólo en el último mes, fue de un 35,5%.

A los problemas financieros se suman las consecuencias que esto tendrá en la economía real. Durante las jornadas de jueves y viernes la industria y el comercio perdieron referencia de precios y, en muchas ramas, decidieron “stockear” ante la imprevisibilidad de la situación económica. Una gran incógnita es cuál debe ser el valor del dólar, pensando en mantener un tipo de cambio competitivo pero que a la vez no tenga un impacto tan fuerte sobre la inflación y la producción nacional.

Tensiones internas

Son conocidas las derivaciones de esta disparada del dólar para el mercado interno: ayer se produjo un nuevo aumento en las estaciones de servicio, de entre el 2% y el 12% (de acuerdo al tipo de combustible), se espera un nuevo incremento de los alimentos que alcanzaría el 13% y el alcance del próximo tarifazo del gas duplicaría los valores de las últimas boletas.

Estas consecuencias aparecen como una declaración de muerte para la ya castigada industria nacional que viene sufriendo una caída profunda del consumo, incremento de insumos y apertura indiscriminada de importaciones. Además implica una nueva reducción de la capacidad adquisitiva de un salario ya degradado por el atraso de las negociaciones paritarias en función de la inflación.

Una situación muy particular se produjo esta semana con una de las pasiones nacionales: el fútbol. Muchos de los equipos argentinos verían sus planteles desmantelados ante la imposibilidad de seguir sosteniendo parte de los contratos que tienen los futbolistas en dólares.

Por otra parte, desde los sectores más concentrados de la economía ven con buenos ojos el actual valor de la moneda extranjera. El empresario sojero, Gustavo Grobocopatel, consideró que es correcto un valor del dólar en 37 o 38 pesos. En la misma línea, el presidente de Fiat, Cristiano Ratazzi, se mostró poco menos que exultante cuando se lo consultó, en el marco del Council de las Américas, sobre un dólar que en ese momento se ubicaba en los 40 pesos.

El cómo y no el cuánto

Consultado por Pulso Noticias, el economista e investigador del CONICET, Nicolás Zeolla indicó que más que hacer una previsión del valor del dólar hay que “revisar el contexto y los procesos”. “Devaluar sin que haya consecuencias negativas, creo que es imposible. La clave en la actualidad es entender que el modelo económico del gobierno es inconsistente, producto de la desgracia cambiaria y el desmanejo del endeudamiento externo”, indicó.

En ese sentido consideró que, “en esta coyuntura, lo más urgente es intervenir con una punta vendedora, en un volumen grande para estabilizar el mercado, porque el gobierno tiene reservas. Y hacia adelante, tomar medidas de estabilización de la demanda y la fuga de capitales”.

Damián Di Pace, Analista económico

Por su parte, el analista económico, Damián Di Pace, manifestó que “hablar de un cambio competitivo es hablar de un tipo de cambio que recupere y le gane a la inflación. Pero la volatilidad de este tipo de cambio genera absoluta incertidumbre sobre el mercado interno y termina produciendo una inflación mayor a la pronosticada”. “El movimiento tan brusco de la divisa trae más problemas que soluciones”, consideró.

En ese sentido, expuso: “A Mauricio Macri se le abrió ahora un doble frente: regenerar la confianza del mercado externo, pero también la confianza del mercado interno”.

¿Qué modelo de desarrollo productivo queremos?

Respecto del mercado interno Di Pace resaltó que “cuando uno entra en recesión no se recupera la confianza de un día para el otro”, por eso consideró urgentes “medidas para darle un shock de confianza y estímulo al sector empresariado más vulnerable, de abajo hacia arriba”.

Para el economista “es fundamental que haya una laxitud tributaria sobre ese sector, generar medidas de promoción para el microempresario e ir hacia una escala gradual por facturación”. “El impuesto respecto de la facturación tiene que ser gradual, es un salto al vacío pasar a pagar 35% de Ganancias sin tener musculatura económica-financiera para sostener tu actividad económica en este contexto”, advirtió.

Para el economista y doctor en Ciencias Sociales, Julio Gambina, “hay mucha discusión sobre cuál debería ser ese valor técnico o adecuado del dólar pero, en rigor, lo que hace falta es un crecimiento de la producción y, en ese plano, se habilita una discusión sobre qué tipo de producción hay que hacer crecer”.

Julio Gambina, Economista y Doctor en Ciencias Sociales

“No se trata sólo del dólar sino de la propia moneda y defender la propia moneda está asociado a la capacidad de desarrollo productivo de un país. La gran medida que hace falta para fortalecer la moneda local es el aliento a un plan de desarrollo productivo nacional, que esté basado en la categoría de soberanía alimentaria”, afirmó.

Para Gambina es fundamental cambiar el patrón productivo. “Argentina produce commodities y no alimentos. Lo que estimula a los grandes productores y exportadores es el precio del commodity y, por lo tanto, la cotización del dólar, cuánto más alta, mejor. El punto de partida es pensar el modelo de desarrollo productivo necesario para nuestro país”, concluyó.

 

 

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img