La justicia brasileña anuló la candidatura presidencial de Lula

El expresidente todavía puede recurrir la sentencia pero con posibilidades de éxito cada vez más remotas

El Tribunal Electoral brasileño impuso el cerco legal al expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva prácticamente hasta el límite. Los magistrados sentenciaron que el exmandatario, en la cárcel por corrupción desde abril, no puede concurrir a las elecciones de octubre, cosa que él intenta hacer desde el 15 de agosto, cuando se inscribió como candidato enfrentando las leyes que prohíben la candidatura de condenados.

Este veredicto remueve lo más profundo de estos comicios. Se ha vetado al candidato favorito por los votantes (con un 36% de la intención de voto; frente al 18% del siguiente en la lista), pero también se han resuelto prácticamente de una tajada varias de las incógnitas que acompañaban a esta campaña, marcada hasta ahora por la incierta presencia de Lula. Por último, se ha dejado al político más popular de la historia de Brasil -y su único expresidente condenado- más acorralado que nunca. A Lula le quedan ya tan solo un puñado de opciones, y prácticamente ninguna es buena.

Se abren ahora dos caminos ante el expresidente. Uno es rechazar el veredicto y seguir la carrera hacia delante hacia las urnas. Aún tiene derecho a tres recursos más, uno ante el Tribunal de Justicia y dos ante el Supremo. Y mientras se tramitan, nada en la ley le impide seguir haciendo campaña (o mejor dicho, que el Partido de los Trabajadores haga campaña en su nombre mientras él cumple condena), y apareciendo en la propaganda electoral. Pero se expone a que, si sigue así hasta el día de las elecciones, sus votos se consideren nulos.

Otra opción sería aceptar la sentencia, claudicar y delegar la campaña y todo su proyecto político en su número dos, el exalcalde de São Paulo Fernando Haddad. En Brasilia se da ya por sentada la teoría de que Haddad es el candidato real del Partido de los Trabajadores (PT) y que el expresidente sólo está prestándole su todopoderoso nombre, en una alocada campaña con los días contados, para que Haddad tenga tiempo de darse a conocer y ganar músculo entre los votantes. Pero la opción de dejarlo todo en sus manos prematuramente también entraña riesgos porque el exalcalde no acaba de despegar en las encuestas. En una de las más recientes, sólo el 4% de los votantes de Lula dijo que le daría su voto si el expresidente fuese vetado por el Tribunal Electoral.

Comentarios