¿Macri mufó a Almirón?

“No lo invites a Fulano, no vaya a ser cosa que nos arruine la noche. Que a Mengano no se le ocurra a aparecer, porque siempre que viene a la cancha perdemos. Bajo ninguna circunstancia hay que dejar que -ya sabemos quién- organice el asado, porque seguro que se larga a llover”. El mufa es ese que con sólo nombrarlo ya es presagio de algún hecho poco afortunado. O aquel que tiene la terrible condición de echar a perder la vida de las personas que viven alrededor suyo. ¿Cómo decirle a alguien que nadie quiere invitarlo a ningún lado porque trae mala suerte? Ese es el clásico mufa.

El fútbol históricamente tuvo cábalas (o costumbres, como las llama Bilardo) y también tuvo mufas o personas poco agraciadas al momento de disputar un partido.

Con el lugar de entrenador vacío en la Selección Argentina empezaron a aparecer nombres. Se habló de Pekerman, Sabella, Almeyda, Gallardo, Simeone, Pochettino y Gareca pero por el momento se decidió que Lionel Scaloni sea el encargado de llevar adelante al equipo en los próximos amistosos.

En este sentido, el 30 de julio pasado, es decir hace poco menos de un mes, Mauricio Macri habló en Córdoba de distintos temas de importancia para el país, pero también fue consultado sobre cuál sería su entrenador preferido. Y el presidente de la Nación se jugó un pleno: “Los consagrados están en Europa. Y entre los jóvenes, Almirón… Los equipos que él dirigió marcan algo distinto. Sí, me gusta Almirón”. Luego, agregó: “No sé si lo ayudo o no con esto”. Ante esta pregunta que se hizo el presidente pareciera ser que la respuesta es no.

Es que el exentrenador de Lanús e Independiente está en la cuerda floja. Luego de una ascendente carrera posicionando al Rojo de Avellaneda, sacando campeón al Granate y llevándolo a disputar la final de la Copa Libertadores de América, ayer su equipo Atlético Nacional de Colombia fue eliminado de la competencia continental a manos de Atlético Nacional, un humilde y valorado equipo que llega por primera vez a la instancia de cuartos de final. Lejos de esconderse tras perder la serie por 2-1 ante Atlético Tucumán, Almirón se presentó en conferencia de prensa y explicó su situación: “A mí me contrataron por dos años, pero tengo una semana para hablar. Dependerá mucho de lo que quieran los jefes, tengo contrato y nunca voy a forzar nada, dependo de mi trabajo semanal y de lo que pase en los partidos”.

Teniendo en cuenta que las cábalas y los mufas en el fútbol son como un jugador más, pareciera ser que el hecho de que Mauricio Macri haya mencionado a Almirón como posible entrenador de la Selección le terminó jugando una mala pasada al DT que tiene entre sus filas al exarquero de Gimnasia, Fernando Monetti.

Comentarios

- Advertisement -