Concejo Deliberante: negativa para Astillero y aval para las mascotas

En la primera sesión tras la represión policial el oficialismo se negó a votar un repudio al accionar de los uniformados así como también a permitir que los trabajadores tomaran la palabra en el recinto. En cambio, sí se dio luz verde al proyecto que permite el ingreso de animales a los espacios públicos

Por David Barresi

La maratónica sesión llevada adelante hoy en el Concejo Deliberante, con expedientes acumulados ya que la semana anterior no hubo reunión del cuerpo, tuvo como condimento especial el debate sobre la situación del Astillero Río Santiago, con acento particular en la represión policial que sufrieron los trabajadores el martes pasado.

Se trató del primer encuentro del cuerpo deliberativo tras aquel hecho, y el tono se fue elevando desde el inicio ya que el bloque de Cambiemos se negó a votar un repudio al accionar de los uniformados bonaerenses y tampoco accedió a que trabajadores de la fábrica -que estaban presenciando la sesión- pudieran tomar la palabra.

El debate incluso derivó en un acalorado cuarto intermedio en el cual no se llegó a un acuerdo para que los obreros pudieran hablar en el recinto. En cambio, el bloque oficialista propuso que tras la sesión se efectuara una reunión entre los presidentes de las bancadas y los representates de los astilleros presentes.

En ese marco, el concejal Norberto Gómez (FPV-UC) denunció que en aquella represión hubo presencia de “50 agentes infiltrados de civil” y fustigó las declaraciones del Intendente Julio Garro que tras los hechos sucedidos puso el foco en “los destrozos en el patrimonio público de la ciudad” responsabilizando a los trabajadores. Por su parte, la edil del mismo bloque Victoria Tolosa Paz recordó que la gobernadora María Eugenia Vidal compró “cuatro patrulleros oceánicos que se podrían haber realizado en el Astillero”.

En tanto, el concejal Gastón Crespo (GEN) también le habló al oficialismo remarcando que “si hay corrupción en el Astillero la responsabilidad es política, de antes y de ahora, no de los trabajadores. Y eso no puede funcionar para generar consenso para privatizar o cerrar la fábrica”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Del otro lado, el edil Claudio Frangul (Cambiemos) le enrostró a la oposición peronista que había sido Néstor Kirchner quien había apoyado la privatización de YPF, queriendo descartar con ese argumento las acusaciones de que la actual gestión pretende privatizar y desguazar la fábrica ensenadense. A la hora de referirse a la represión, habló de excesos. “Claro que repudiamos la violencia, pero en todo caso si hubo excesos deben ser investigados”, afirmó.

Otro de los concejales oficialistas que opinó sobre el tema fue Raúl Abraham, quien sin hacer mención a que un automóvil policial había atropellado a un manifestante, señaló: “No son trabajadores los que saltaban arriba de un patrullero. Fueron los pseudo militantes que desvirtuaron una manifestación pacífica”.

Luz verde para los animales

En la misma sesión en la que se le negó la palabra a los trabajadores del Astillero, el oficialismo sí le dio luz verde al llamativo proyecto de ley para que las personas puedan ingresar con sus mascotas a los edificios públicos, iniciativa rechazada por la mayor parte de los ediles opositores.

Una de las ediles más autorizadas para tomar la voz en la materia al ser veterinaria, Virginia Rodríguez (FR), justificó su oposición al proyecto en los inconvenientes en términos higiénicos se pueden generar. “En un edificio como este (en referencia al Palacio Municipal) que es patrimonio público, donde sabemos que los animales hacen sus necesidades sin pedir permiso, se pueden ocasionar problemas sanitarios muy serios”.

A su vez, agregó que en el debate de la iniciativa “no se tuvo la suficiente flexibilidad para poder incorporar algunos días específicos para que puedan ingresar esas mascotas. Me parece una locura, hay personas que son fóbicas que no se quieren encontrar en una situación traumática ante animales que tal vez le causan pavor”.

Por su parte, el concejal Fabián Lugli remarcó que tampoco quedaba claro si se iba a respetar la ordenanza vigente que regula la tenencia de las razas caninas consideradas peligrosas, que estipula los cuidados que se deben tener a la hora de transitar con estos animales por espacios públicos.

Por su parte, Julieta Quintero Chasman, autora de la iniciativa junto al presidente del Concejo Deliberante Fernando Ponce, aseguró que la aprobación de la misma iba a poner a la ciudad en sintonía con la tendencia a nivel mundial de los distritos “amigables con las mascotas” y que la ordenanza estaba basada en el dato de que ocho de cada diez platenses poseen animales.

Comentarios

- Advertisement -