Avanza en la Justicia la causa por aportantes truchos en Cambiemos

La denuncia por aportes espurios en las campañas de 2015 y 2017 progresa en fueros judiciales. Confirman nuevas pruebas que ponen al oficialismo contra las cuerdas

Cuando el periodista Juan Amorín reveló en El Destape los cientos de casos de aportantes truchos que fueron puestos por Cambiemos para las campañas políticas de 2015 y 2017, desde el oficialismo no se previó el impacto que esta noticia tendría en el seno de la sociedad ni su avance en la Justicia.

En las últimas horas, se pudo conocer que el juez federal Sebastián Casanello ha dispuesto una serie de medidas que podría terminar con el procesamiento de diversos funcionarios del gobierno de María Eugenia Vidal, que figuran como los principales responsables políticos del manejo del dinero en épocas electorales.

Hasta el momento, ya son 50 las personas que confirmaron que sus nombres fueron usados por Cambiemos para “blanquear” dinero en la campaña, con el agravante de que la gran mayoría de ellos fueron candidatos del espacio oficial en las elecciones de 2015 y del año pasado.

Además, se supo que estas personas no solo no efectuaron donación alguna de dinero, sino que también fueron afiliadas al PRO bonaerense en forma ilegal. Esto llevó a que el magistrado mandara a pedir las fichas de afiliación de esta gente para determinar si fueron falsificadas sus firmas o no.

A esto se suma que la Cámara Electoral rechazó en las últimas semanas las cuentas de Cambiemos para las elecciones del año pasado, lo que también será tomado como prueba por Casanello de las irregularidades surgidas en la misma.

Según se comenta en los círculos judiciales, el magistrado ya tendría en su escritorio caratular la causa como “falsificación de documentos públicos” por parte del oficialismo, lo que podría llevar a que el PRO pierda la personería jurídica en suelo provincial para las elecciones del año que viene.

Vale recordar que tras la revelación de estos hechos, la gobernadora María Eugenia Vidal ha perdido más de diez puntos porcentuales en las encuestas, cayendo a su mínimo histórico. Diversos analistas incluso llegan a comprometer su reelección en el cargo el año que viene, algo que hasta hace unos meses atrás parecía un mero trámite para el oficialismo.

Comentarios

- Advertisement -