Lo peligroso de que sea el Papa

Francisco se manifestó en contra del aborto, recomendó “psiquiatras para niños con orientaciones homosexuales” y recibió una grave denuncia. Sus declaraciones resultan peligrosas, teniendo en cuenta la llegada que aún tienen

Durante la conferencia de prensa en el vuelo de regreso de su viaje a Irlanda, el Papa Francisco hizo referencia a la legalización del aborto y la homosexualidad. “Sobre el aborto ustedes saben qué pensamos. El problema del aborto no es un problema religioso. Nosotros no estamos en contra del aborto por religión, no. Es un problema humano“, expresó.

Y continuó: “Debe estudiarse desde la antropología. Analizar el aborto partiendo desde el hecho religioso es pasar por encima el pensamiento. Yo nunca permito que se comience a discutir dónde está el problema del aborto y se comience desde el hecho religioso. Es un problema antropológico, es un problema humano”.

El Papa viajó a Dublín para el Encuentro Mundial de las Familias, pero su visita ha estado marcada por la herida aún abierta en el país tras los informes que revelaron que durante años miembros de la Iglesia abusaron de menores, robaron bebes y explotaron a cientos de niños en ese país.

En ese sentido, Francisco aconsejó que “si hay sospechas o pruebas o medias pruebas” hay que abrir una investigación, pero que siempre es necesario aplicar la “presunción de inocencia” y criticó cómo “algunos medios comienzan a crear un ambiente de culpabilidad”. Concretamente, se refería a la acusación por supuestos abusos sexuales al padre Román y otros sacerdotes, lo que originó el “caso Romanones” y que acabó tras tres años con la absolución de todos los acusados.

En casos como los que involucran a los representantes de la Iglesia, Francisco decide ser más cauto y no se pronuncia con tanta vehemencia como lo hace con el aborto o la homosexualidad. En este sentido, recomendó a los padres que tengan un hijo homosexual “que recen, que no condenen, que dialoguen, que entiendan, que hagan espacio al hijo y a la hija”.

“Yo nunca diría que el silencio es un remedio. Ignorar al hijo o la hija con esa tendencia homosexual es una falta de paternidad“, afirmó. Al mismo tiempo, analizó que habría que tener en cuenta la edad de las personas: “Cuando eso se manifiesta desde la infancia, hay muchas cosas por hacer por medio de la psiquiatría, para ver cómo son las cosas. Otra cosa es cuando eso se manifiesta después de los 20 años”.

Blanco de una denuncia

Justo en el último día del complejo viaje de 36 horas de Francisco a Irlanda , uno de los más difíciles de su pontificado y marcado a fuego por el tema abusos, cayó ayer una verdadera bomba nuclear sobre el Vaticano: un exnuncio hizo pública una carta incendiaria en la que denunció a varios pesos pesados de la curia romana y al propio Francisco de haber encubierto durante años los abusos del cardenal Theodore McCarrick, arzobispo emérito de Washington, recientemente obligado a renunciar.

La carta, que demostró que las intrigas siguen a la orden del día en el Vaticano, apareció en cuatro medios conservadores muy críticos de Francisco. El autor de la epístola, de 11 páginas, fue el arzobispo Carlo Maria Viganò, prelado ya retirado que fue nuncio en Estados Unidos entre 2011 y 2016, que es alguien ya conocido por filtrar documentos y por jugar fuerte en las internas.

En la carta, Viganò pidió la dimisión de Francisco, al afirmar que le había advertido en una audiencia el 21 de junio de 2013 sobre el pasado oscuro de McCarrick, de 88 años. Además, lo acusa de haber levantado supuestas sanciones que le había infligido años antes su antecesor.

Comentarios

- Advertisement -