fbpx
31 C
La Plata
sábado 26-11-2022

Odontólogos buscan poder optar libremente por su sistema de salud

MÁS NOTICIAS

Un proyecto presentado en la Cámara de Diputados plantea eliminar el sistema obligatorio que rige actualmente para estos profesionales en la Provincia. La prestación que brinda su Caja de Seguridad Social es a través de una fundación que además no está inscripta en la Superintendencia de Servicios de Salud, por lo que no está obligada a cumplir con el Plan Médico Obligatorio

Por David Barresi

Un proyecto de ley que se encuentra en tratamiento en la Cámara de Diputados plantea la eliminación de la obligatoriedad para los odontólogos de la Provincia de Buenos Aires de aportar al sistema de salud proporcionado por su Caja de de Seguridad Social, avanzando hacia un esquema de libre elección de la obra social, como sucede en la mayoría de entidades profesionales de este tipo en territorio bonaerense.

Según consta en la iniciativa presentada por el legislador Ricardo Lissalde, el objetivo es modificar un punto de la Ley 8.119, que creó la “Caja de Seguridad Social para Odontólogos” en la Provincia, promulgada en noviembre de 1973. Se trata del artículo 67º, que es el que establece que “la Caja organizará una prestación de asistencia médica integral obligatoria para los odontólogos afiliados y optativa para los familiares comprendidos en la reglamentación respectiva”.

“La propuesta en sí se centra en quitarle el carácter de obligatoria a la prestación de asistencia médica integral para con los afiliados, situación que ata y si se quiere tiene de rehenes a los profesionales regulados por la Ley 8.119. Creemos que el espíritu solidario en el que se fundan instituciones de este tipo no se ven reflejadas en imposiciones como estas, por lo tanto consideramos que la posibilidad de contar o no con la prestación debe ser optativo y debe quedar a consideración de los profesionales”, justifica el texto del proyecto.

La asistencia médica de la Caja de Odontólogos se brinda a través de la Fundación Cobertura Médica Integral (Comei), creada en 1993 para tal fin. “La fundación no está inscripta en la Superintendencia de Servicios de Salud. No es ni una obra social ni una prepaga. No está obligada entonces a cumplir con las prestaciones que el Estado le pide a las obras sociales y las prepagas: el Plan Médico Obligatorio”, explicó a Pulso Noticias Horacio Compte, uno de los profesionales que forma parte del grupo de dentistas que viene impulsando esta modificación.

“La tasa de uso es muy baja en comparación con otras prepagas u obras sociales”, remarcó apuntando a las dificultades que presenta el servicio prestado por el Comei. “En el interior la cobertura es muy pobre, no tiene muchos prestadores, entonces se presta el servicio a través de reintegros, lo cual hace que el sistema sea más burocrático y engorroso. Muchos odontólogos tienen otra obra social por su esposa o su marido, entonces terminan pagando dos obras sociales aunque en definitiva usan una”, aseguró.

El problema, afirmó Compte, es que al ser obligatorio el sistema, no pueden darse de baja. Si dejan de pagar la deuda va incrementándose, generando intereses. “En cualquier obra social si vos te quedaste sin trabajo, a los tres meses te quedás sin cobertura, en una prepaga igual. Pero acá al tercer mes de mora no sólo se corta el servicio si no que la deuda se sigue incrementando. Yo dejé de aportar pero se me siguen computando y me sigue generando deuda por los intereses. Entonces aunque no la use, me sigo endeudando”, apuntó.

El otro problema que manifiestan los profesionales es que las boletas de aportes jubilatorios y de aporte a la Fundación vienen unificadas. Por esa razón el año pasado realizaron una presentación en la Defensa al Consumidor de la Provincia, exigiendo la separación de las mismas. Compte señaló que al venir en el mismo recibo y sin discriminar, “un odontólogo con 15 o 20 años de matriculado aporta por mes unos $8500, lo que es bastante plata. No todos pueden hacerle frente, hay un porcentaje alto de odontólogos que están en deuda”.

El argumento de las autoridades de la Caja de Odontólogos para mantener la obligatoriedad es que afirman que el sistema solidario que sostiene la prestación para el sector pasivo se vería afectado si se avanza en la libre opción. Ante esto, Compte responde: “Lo que nosotros siempre dijimos es que si el servicio fuera bueno y fuera optativo, la gente lo elegiría. Lo que pasa es que ellos saben que si es optativo la mayoría de los odontólogos se va a bajar, porque no se corresponde con lo que cobran y es ineficiente en muchos aspectos”.

“Entonces, desde la Caja nos dicen qué va a pasar con los pasivos, que son 3.200. Bueno, de esos solamente 1.600 tienen Comei. Hay opciones, pero no quieren buscarlas, probarlas, porque no lo quieren modificar”, señaló. En torno a las alternativas, afirmó a modo de ejemplo que puede implementarse un sistema de en el que los afiliados que no hagan uso de la fundación “colaboren con ella con un aporte extra de uno o dos módulos recaudadores mensuales (a valores actuales entre $ 365 y $ 730 ), o el eventual pago de un coseguro por parte de quienes reclamen atención médica”.

El proyecto todavía tiene trayecto que recorrer, está en estudio en las comisiones de Previsión y Seguridad Social, de Asociaciones y Colegios Profesionales, y de Legislación General. No es la primera vez que una iniciativa para eliminar la obligatoriedad del Comei se presenta, y según relató Compte, la presión de la Caja de Odontólogos hizo que los proyectos anteriores se terminaran archivando. En este caso, el escenario de una posible modificación de la legislación todavía está abierto.

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img