El hartazgo de las escuelas llegó a las puertas del Municipio

Fotos: Hernán Fouillet

Docentes y auxiliares junto a estudiantes y sus familias se movilizaron hoy a la sede comunal para pedir la declaración de Emergencia Educativa. La crisis edilicia tiene a más de cuarenta escuelas sin clases. Exigen respuestas

“Me da pena, porque mi hijo quiere ser alguien, quiere estudiar y progresar, pero ellos no lo dejan”, expresó angustiada la madre de un alumno de la Secundaria Nº 45, situada en el corazón del barrio de Altos de San Lorenzo, una de las escuelas que, a pesar de haber sido inaugurada hace tres años, tiene sus clases suspendidas a causa de pérdidas de gas en las estufas y filtraciones de agua en las paredes.

Como ese testimonio, hay cientos. En la ciudad existen más de 40 colegios cerrados por problemas edilicios, efecto que se desencadenó tras la trágica explosión de la Escuela Nº 49 de Moreno ocurrida el pasado 2 de agosto. Casi quince días después, ni el Consejo Escolar ni la Dirección Provincial de Infraestructura lograron articular respuestas rápidas para arreglar los establecimientos y poder retomar las clases en un corto plazo. Por esta razón, la desesperación en la comunidad educativa va en escalada.

Las protestas en los distintos colegios se fueron multiplicando en los últimos días, pero hoy por primera vez el reclamo llegó a las puertas del Municipio. El denominado Bloque Sindical de Educación, integrado por los sindicatos docentes y estatales, encabezó la movilización para reclamar la declaración de la Emergencia Educativa en la ciudad, retomando el proyecto que presentaron los bloques opositores en la última sesión del Concejo Deliberante, y que fue rechazado por la bancada oficialista, la cual ostenta la mayoría en el cuerpo.

Los gremios también pidieron la conformación de un fondo de emergencia para asistir a los establecimientos de forma ágil y rápida, además de solicitar una audiencia con el intendente Julio Garro. A su vez, le presentaron una nota al Ministerio de Trabajo bonaerense para pedir la realización de inspecciones en todos los edificios escolares, facultad que le corresponde a esa cartera según se indica en la Ley 14.226.

La movilización fue recibida en la Municipalidad con una guardia de 25 efectivos de la Policía Local. Mientras los referentes gremiales se acercaban al edificio a presentar la nota e intentaban infructuosamente que el jefe comunal los atendiera en el momento, se montó una radio abierta en la que cada uno de los representantes de los establecimientos educativos expresaron su situación.

El Jardín Nº 978, las Escuelas Primarias Nº 39 (Romero), Nº 57 (Colonia Urquiza), Nº 45, Nº 23 (que lleva 10 meses sin edificio tras el incendio que sufrió), Nº 32, Nº 54, y las Secundarias Nº 781, Nº 8 y Nº 81, fueron algunos de los colegios que estuvieron presentes en la protesta, mientras otros realizaban simultáneamente cortes de calle en sus respectivos edificios como la Primaria Nº 50 de Los Hornos.

Aulas clausuradas, techos y ventiladores que se caen, escapes de gas, paredes electrocutadas, cortes de luz permanentes, entre otra serie de problemas fueron reiterándose al micrófono en boca de padres, madres, estudiantes o trabajadores de la educación. En la mayor parte de los casos se mencionaron los reiterados reclamos al Consejo Escolar y las deficientes respuestas obtenidas.

Los días siguen corriendo y buena parte de los estudiantes de la ciudad no están pudiendo continuar su ciclo lectivo, ya no por huelgas docentes en reclamo de salarios dignos, sino porque los edificios no están en condiciones. Mañana habrá una nueva movilización, pero esta vez de carácter provincial, y se dirigirá a la Gobernación bonaerense.

Comentarios