La palabra de Rubinstein tras el #8A

La voz del actual ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, apoyando el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo se dejó sentir con potencia dentro de su fuerza. Luego de que el Senado rechazara la legalización, dijo estar “un poco sorprendido” de que “la mayoría de votos en contra fue de Cambiemos”. La coalición gobernante es la que más votos ha aportado contra el proyecto, por eso también el diputado Leopoldo Moreau lamentó que si todos los senadores radicales hubieran votado a favor, siguiendo la línea laica histórica de su partido, el proyecto se hubiera convertido en ley.

En declaraciones a radio Continental, el ministro Rubintein admitió sentirse “un poquito frustrado”, pero puso una cuota de optimismo al afirmar que “los grandes cambios no se pueden dar de una sola vez y necesitan un proceso de decantación y de maduración”.

Rubinstein consideró que toda la discusión pública en torno al proyecto que derribó el Senado “es un enorme salto adelante sobre todo a nivel de la discusión pública sobre un tema que era absolutamente tabú”, expresó El ministro del Ejecutivo hizo una breve evaluación respecto de los temas que, según su opinión, hasta ahora no habían sido incorporados a la agenda política por ningún sector: “Tanto los sectores que apoyaban la legalización como los contrarios, no discuten algunos temas tales como la Educación Sexual Integral en todas las escuelas públicas y privadas, la entrega de anticonceptivos en los centros de atención primaria del país, la interrupción del embarazo que están exceptuadas por la normativa vigente”.

El ministro se encuentra en la provincia de Mendoza, donde en rueda de prensa al ser consultado por el rol de la Iglesia Católica, Rubinstein respondió: que “sí claramente la Iglesia jugó”. Además, el responsable de la cartera de Salud destacó el papel del presidente de abrir el debate, pero sobretodo valoró que “esta no fue una iniciativa de Cambiemos sino del colectivo de mujeres de todos los partidos, de Cambiemos, del FPV, del Frente Renovador, fueron todos.”