fbpx
26 C
La Plata
domingo 03-03-2024

La derecha avanza: “Hay crisis social y una dificultad para gobernar”

MÁS NOTICIAS

¿Qué hay más allá de Milei? “El presidente electo no es un caso único”, dijo el escritor y periodista uruguayo Raúl Zibechi, analiza cómo se gestó esta nueva derecha y qué alternativas existen para los movimientos populares

Edición: Julia Varela

¿Cómo puede ser que haya triunfado Javier Milei? Es una de las preguntas que se repiten constantemente en los diferentes ámbitos de la sociedad, a pesar de que el líder de La Libertad Avanza obtuvo el 54% de los votos. Se trata de un fenómeno que muchos políticos e intelectuales pretenden analizar e investigar para entender cómo una persona que hace campaña con una motosierra y a los gritos estará sentado en el sillón de Rivadavia el próximo 10 de diciembre.

Javier Milei se define como “el primer presidente liberal libertario” (aunque debería ser liberal conservador, ya que el término libertario históricamente estuvo vinculado al movimiento anarquista), y su mayor premisa es que “el Estado es la base de todos los problemas que tenemos”, entonces él apunta a achicarlo, recortarlo y hasta llegó a decir que quiere eliminarlo por completo.

En este escenario dialogamos con el escritor y periodista uruguayo Raúl Zibechi sobre su análisis de la coyuntura regional, y, además, se anima a postular alternativas para organizar a la sociedad sin depender del Estado.

Para Zibechi, hay un proceso de derechización muy fuerte en la región: “Milei es parte de eso”, y además “está antecedido por personajes como Bolsonaro en Brasil y, en unos años,  puede llegar a ganar Kast en Chile”. Según asegura el periodista, el caso de Milei se interpreta como un elemento que recoge el gran malestar que hay en la sociedad y lo conduce hacia un costado privatizador, individualista, y represivo.

De Izq a Der: José Antonio Kast, Eduardo Bolsonaro y Javier Milei en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), en San Pablo. Junio 2022.

Es decir, el pueblo argentino atraviesa un malestar muy profundo desde hace años por la inflación sin frenos, por la pobreza en aumento y “una situación de inestabilidad económica y social grande” que en ese contexto se gestan y calan los discursos de Milei.

¿Qué hicieron los progresismos?

Al comparar a Milei y Bolsonaro, el periodista señala que en ambos casos hay algo en común: la crisis social y la dificultad para gobernar de los gobiernos progresistas. En el caso de Brasil, Dilma Rousseff no pudo contra Bolsonaro en una crisis económica importante y una situación de desasociado social. En el caso de Argentina, estaba el peronismo al mando con una inestabilidad en lo social y en lo económico, agravado por la pandemia de Covid-19. “Todo lo que ya se conoce”, dice Raúl.

“Ese es un primer elemento para reconocer el triunfo de Milei”, indica. “Pero, además lo que hay -agrega- es un trabajo de ciertos sectores, tanto de medios de comunicación como del empresariado de generar un clima de que la cosa no va más, un clima destituyente, que engancha a muchos sectores de la población que está harta. Por eso gritan el que se vayan todos, por eso aparecen aquellos movimientos que había en Brasil de millones de personas en la calle y que en Argentina no se registró, porque la calle sigue siendo de los sectores populares”.

“Hay una actitud de revancha de varones jóvenes, que en general son personas que no tienen futuro. El liberalismo se los ha cortado”

Para el escritor existe otro punto en común entre el fenómeno Milei y el de Bolsonaro es la reacción de varones jóvenes de sectores populares contra el papel que están jugando las mujeres en la sociedad. “O sea, hay una actitud de revancha de estos varones jóvenes, que en general son personas que no tienen futuro. El liberalismo se los ha cortado, pero canalizan por ese lado, con rabia, con bronca, con malestar”, resalta. Y agrega: “Una síntesis de la sociedad capitalista extractivista actual”.

Por otra parte, Zibechi recuerda algo importante que no hicieron los gobiernos progresistas de Lula, de Correa, de Tabaré Vázquez, de Fernández que es la autocritica. “Siempre se ha dicho que la autocrítica favorece a la derecha”, sin embargo para él “es muy necesaria porque sino cómo mejoras y cómo avanzas”. Por lo que no es muy optimista de que los funcionarios oficialistas de Argentina hagan una verdadera autocrítica. 

¿Qué sucede con el Estado?

Al ser consultado sobre la posibilidad de que Milei avance en la destrucción total del Estado, el escritor enseguida responde: “Absolutamente imposible”. Y afirma: “Lo que pueden hacer es lo que hizo Bolsonaro en Brasil, desmantelar la cara social del Estado, las políticas sociales, los planes, reducir las políticas educativas, de salud, pero evidentemente no van a sacar al Estado, no van a sacar el aparato represivo del Estado”.

“Ellos apuestan a un modelo muy represivo y eso también es Estado”, repite. Además, marca que, “para desmantelar el aparato social estatal, las tareas sociales del Estado, van a tener una oposición muy fuerte de la propia población que los votó”.

Durante las últimas semanas, el concepto de Estado se ha reiterado en cada debate político y mediático en los cuales quedó expuesta una nueva grieta: por un lado, el peronista plantea que “el Estado somos todos”, por ende, interviene en todas las esferas, y por el otro, de la mano de Milei -y su aliado Mauricio Macri- el Estado debe correrse a un lado así quien interviene en las decisiones son los empresarios privados.

¿Y si el propio pueblo interviene en las decisiones? Poco se habla de vivir en una sociedad que se organice de otra manera ¿Se puede?

Otro camino es posible…

Para Zibechi, los tiempos que corren cierran un ciclo de la historia: “lo que venga de ahora en más va a ser mucho más complejo”. Entonces ya no se puede seguir dependiendo de lo que haga el Estado -dice el escritor- porque está cada vez más ausente, ya lo estuvo incluso con el gobierno de Alberto Fernández por las razones que sean, y con el anterior de Macri y ahora lo va a estar mucho más.

Existen experiencias similares a la alternativa que plantea Zibechi, un investigador de los movimientos populares en Latinoamérica, como lo son las del pueblo mapuche en Argentina y Chile, los zapatistas en México, los Nasa en Colombia, sectores amazónicos tanto en Perú como en Brasil en la selva amazónica. En fin, “diversos pueblos que están transitando en este camino y eso me parece muy esperanzador porque ya implica cambiar de vida y ese cambio de ruta me parece que es imprescindible para afrontar los próximos tiempos”.

“Esa falta de voluntad del Estado de abordar y de resolver problemas de los sectores populares tiene que hacernos pensar en tomar otro camino”, reflexiona. Y resalta que es momento de los movimientos sociales de decir que “la salud, todo lo que tenga que ver con la educación y la vivienda, tenemos que procurárnosla por nosotros mismos, por nuestras manos. Ya no podemos depender de lo que haga el Estado”.

“Ya no podemos depender de lo que haga el estado”

A su vez, el periodista uruguayo remarca que buena parte de la energía de los movimientos sociales es movilizarse para pedir aumentos, reajuste de los planes sociales. ”El Estado te va a dar o no te va a dar, pero toda esa energía o buena parte de esa energía, puede volcarse hacia la construcción de espacios autónomos. Eso fue lo que sucedió en el 2001, y eso debería ser para mí uno de los caminos posibles en el futuro inmediato”, agrega. 

Otro camino que lee el escritor es repetir la historia: “resistir para que vuelva el progresismo”. Para Zibechi, el progresismo se propondrá resistir para desgastar y así poder volver. “En la situación que hay hoy en Argentina el progresismo no le va a ser fácil volver por la contundencia del resultado, salvo que el gobierno de Milei sea un desastre absoluto. Es posible que no dure sólo cuatro años”, asegura. Aunque destaca: “la tarea de este momento es levantar la cabeza y mirar más allá de un período electoral”.

Más conocida como “Tefa”, nació en Mar del Plata en 1989. Trabajadora de prensa, periodista y Licenciada en Comunicación Social (egresada de la UNLP). Buscadora de la aguja en el pajar: le apasiona el periodismo de investigación. Trabajó en prensa institucional, en diversos medios privados de La Plata, y colaboró en medios alternativos como ANRed. Actualmente escribe notas vinculadas a los derechos humanos, política y cada tanto entrevista a personajes de diversos territorios. También integra el área audiovisual, En Foco, como productora periodística. Siempre redactando con las gafas violetas puestas. Desde 2018 forma parte de la cooperativa Pulso Noticias, donde aprendió a vender publicidad, gestionar pautas y hasta armar un gran escritorio en madera.

spot_img
spot_img