Advierten sobre el precio de la cerveza en nuestro país

A través de un informe de la Defensoría de Gobierno afirman que en nuestro país los valores de las marcas en las góndolas son uno de los más bajos del continente, lo que permite un consumo problemático. Una lata es más barata que un agua mineral. Argentina es tercera en el mundo de consumo de alcohol

En un informe lanzado por Walter Martello, el Defensor del Pueblo Adjunto de la Provincia y responsable del Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos, se advierten distintos datos respecto a la problemática de adicción al alcohol, en directa relación con los precios y promociones que poseen las empresas más grandes y los negocios minoristas.

Desde la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y las más altas autoridades de las carteras sanitarias de cada uno de los países de América se comprometieron, ya hace siete años, a llevar adelante distintas iniciativas para ponerle un freno al flagelo del consumo excesivo de alcohol. Algunos de esos instrumentos posibles son los impuestos a la fabricación y venta de cervezas y bebidas blancas, como así también restricciones en la publicidad, y capacitación a trabajadores de salud en la detección de “tomadores en riesgo”.

En Argentina, según advierte la Defensoría, el precio del porrón de la cerveza más popular -medido en dólares- es más barata respecto a todo América Latina, a excepción de Paraguay y Colombia. “Tenemos algunas de las reservas de agua potable más importantes del mundo y una capacidad para alimentar a 400 millones de habitantes, una botella de agua mineral de 500 centímetros cúbicos o un sachet de leche son más caros que una lata de cerveza”, comparó Martello en el informe.

Los factores que influyen en este precio y en la accesibilidad a la bebida realizada con lúpulo son, por un lado, las promociones que instrumentan los comercios minoristas, también en bares y cervecerías, que implementan el “Happy Hour” o “2×1” tan en boga en nuestra ciudad. Para agravar la situación, los jóvenes encuestados por el Observatorio observaron que el consumo de alcohol se ha extendido últimamente a los días de semana.

“Es indispensable que avancemos hacia el establecimiento de un régimen específico de impuestos y a la restricción de los precios promocionales, que facilitan el consumo excesivo y problemático”, señaló Martello. Pidió avanzar en un marco normativo que tome las experiencias, por ejemplo, de Chile, donde a partir del 2014 se aumentó el gravamen que el Estado aplica al expendio de vinos y cervezas, del 15% al 20,50%.  Dentro de los tres primeros lugares del ranking de consumo de alcohol quedaron: Canadá, con 10 litros per cápita; Estados Unidos, con 9,3 litros y la Argentina, con 9,1 litros.

Otra de las causas que el Defensor Del Pueblo Adjunto señaló es lo relativo al mercado: “se encuentra concentrado en dos grupos extranjeros, que consiguen ganancias que no logran en otros lugares del mundo donde existen mayores regulaciones en materia impositiva y sanitaria”. Agregó que este paquete empresarial está endeudado en su país de origen por lo cual obtiene en Argentina los ingresos que necesita para mantenerse y que “esto se debe a las facilidades impositivas” que tienen en nuestro país.

Según los propios balances de la empresa del 2017, a los que accedió la Defensoría, en Argentina los volúmenes de consumo crecieron exponencialmente “impulsados por el reposicionamiento de distintas marcas y el crecimiento acelerado de la cartera premium”; y agregó que “Argentina fue el motor principal del crecimiento de estos volúmenes”.

Comentarios