fbpx
16.6 C
La Plata
martes 16-04-2024

Gatillo fácil: “Luciano en tus 18 años, siempre presente”

MÁS NOTICIAS

Así encabezó la convocatoria de familiares y amigues de Luciano Olivera, el joven que fue asesinado el 10 de diciembre de 2021 en Miramar por el oficial de la Bonaerense, Maximiliano González. Exigen el inicio del juicio ya. 

El 10 de diciembre de 2021, Maximiliano Abel González cumplía años y en sus horas de servicio en las fuerzas represivas salió a “cazar”. El 19 de agosto de este año Luciano Olivera tendría que estar festejando sus 18 años junto a su familia, sus amigos y sus compas del club, sin embargo, un grupo de policías lo persiguieron y lo fusilaron camino a su casa. Estaba a punto de llegar, le quedaban unas 10 cuadras.

Luciano Olivera estaba en el Anfiteatro de Miramar, en plena plaza del centro con sus amigos jugando un picadito -un lugar habitué de les jóvenes miramarenses- y cuando salió en su moto comenzó la persecución que iniciaron los policías Ricardo Cafaro y Kevin Covelo. A llegar a la avenida 9 entre 32 y 34 se encuentra con patrullero de frente donde viajan cuatro funcionarios policiales, entre ellos Maximiliano Abel González quien le disparó en su pecho.

Gatillo fácil en Miramar: la policía Bonaerense mató a un joven

Sus amigos escucharon un estruendo, se imaginaron que Lucho podía haber chocado o caído, y cuando llegaron a la avenida 9 vieron que la camioneta de la Policía Bonaerense estaba estacionada en el medio de la calle y la moto de Lucho tirada. A partir de ese momento la desesperación y bronca la vivieron cada miramarense que se acercaba al lugar.

La primera persona en llegar fue su mamá, Judith Aristegui. Los efectivos con su manto de impunidad siempre listo le dijeron que había sido un choque. Pero la bronca y el llanto hicieron que pudiera saber la verdad. Judith de 32 años mientras abrazaba a su hijo pudo confirmar que tenía un disparo en el pecho. Fue un caso de gatillo fácil.

Luciano junto a su mamá Judith. Foto gentileza: Judith Aristegui.

Rápidamente la versión oficial de los policías se desplomó. La propia mamá quitó ese manto de mentiras con el cual se manejan los funcionarios policiales en connivencia con las máximas autoridades del gobierno. Sergio Berni, el jefe máximo de la policía, ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, llegó enseguida a la ciudad balnearia de Miramar para “poner orden” en sus filas. Ante semejante bronda e indignación el pueblo se manifestó en las calles, y la policía respondió con represión y golpes hacia su mamá.

“A casi dos años seguimos esperando fecha de juicio, respuestas de jueces”, dijo a Pulso Noticias su mamá. Y resaltó: “Esto en su momento fue un caso mediático, hoy está todo muy tranquilo y los jueces no mueven sobre esta causa. Mi hijo sigue esperando justicia”.

Cárcel común

El policía que disparó Maximiliano González es el único que está en prisión preventiva en la Unidad 44 de Batán, imputado por el delito de “homicidio triplemente agravado con alevosía” por ser integrante de las fuerzas de seguridad y haber usado el arma de fuego.

“A un año y ocho meses del asesinato seguimos exigiendo justicia, seguimos exigiendo cárcel común para el asesino González”, manifestó la mamá de Luciano mientras prepara sus banderas para realizar la marcha en la peatonal de Miramar y luego realizarán un festival en conmemoración de los 18 años de Luciano.

Maximiliano González policía de la Bonaerense fue quien disparó contra Luciano.

González no viajaba solo en el patrullero, sino que lo acompañaba los policías Nelson “Kiko” Albornoz, Rocío Mastrangelo y Kevin Guerricagoitia. Los últimos dos están imputados por “encubrimiento doblemente agravado y falso testimonio”, esperan el juicio cumpliendo sus funciones y portando un arma en la ciudad. Mientras que Albornoz, oficial Inspector de la Bonaerense, el policía de mayor jerarquía en el patrullero está imputado por el delito de “incumplimiento de deberes, encubrimiento doblemente agravado y falso testimonio” y actualmente está con prisión domiciliaria.

A medida que avanzaron en la investigación, en agosto del año pasado hubo un nuevo imputado: el policía Nahuel Cepeda por el delito de “encubrimiento doblemente agravado y falso testimonio”.

“Quiero cárcel común para González”, afirmó Judith. Y señaló que “Albornoz tendría que estar en la cárcel esperando el juicio, y los tres encubridores que quedan en la calle tendrían que estar esperando el juicio adentro. Seria lo justo para Luciano, para mi vida, para todas las personas que amamos a Luciano y sufrimos día a día por él”.

Miramar: el arma del policía que mató a Luciano funcionaba correctamente

La causa está a cargo de la fiscal Ana María Caro de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Miramar, y el juez de Garantías N° 5 Gabriel Bombini fue el encargado de elevarla a juicio luego de los 10 meses del hecho. Aunque la familia, patrocinada por el abogado Gregorio Dalbón, exige la “fecha de juicio ya”.

“Yo no lo tengo más a Luciano, soy la que más perdí, era el amor de mi vida. Solamente me queda lograr la justicia para que Luciano pueda descansar en paz. Si bien mi vida no va a modificar en nada que estén preso o no porque a él no lo voy a tener nunca más, sería lo justo”, dijo su mamá. Y resaltó que “cada policía tuvo su participación para yo no tenga a Luciano conmigo”.

Mural pintado en el anfiteatro de Miramar en la jornada de lucha por los 18 años de Luciano. Foto: Ana Contursi.

Este sábado 19 la familia y amigues de Luciano organizaron una actividad para recordarlo en el día de su cumpleaños, donde hubo musicos en vivo y la pintada de un mural en el Anfiteatro, el último lugar que compartió Lucho con sus amigos. Exigen justicia por el joven, y que comience de manera urgente el juicio contra los cinco policías. “Basta de gatillo fácil en la ciudad de los niños”, dijeron en el acto en el cual también estuvo presente Laura Calampuca, mamá de Natalia Melmann, secuestrada y asesinada por al menos cinco policías.

La Policía Bonaerense ejecutó a un pibe más. La semana pasada la policía de la Ciudad mató a Facundo Molares y así sucede en los diferentes territorios del país. Desde 1983 las denominadas fuerzas de seguridad llevan asesinando a más de 8700 pibes y pibas, secuestrando y torturando a otros miles.

Más conocida como “Tefa”, nació en Mar del Plata en 1989. Trabajadora de prensa, periodista y Licenciada en Comunicación Social (egresada de la UNLP). Buscadora de la aguja en el pajar: le apasiona el periodismo de investigación. Trabajó en prensa institucional, en diversos medios privados de La Plata, y colaboró en medios alternativos como ANRed. Actualmente escribe notas vinculadas a los derechos humanos, política y cada tanto entrevista a personajes de diversos territorios. También integra el área audiovisual, En Foco, como productora periodística. Siempre redactando con las gafas violetas puestas. Desde 2018 forma parte de la cooperativa Pulso Noticias, donde aprendió a vender publicidad, gestionar pautas y hasta armar un gran escritorio en madera.

spot_img
spot_img