fbpx
11.7 C
La Plata
domingo 16-06-2024

Las Lobas y una realidad que preocupa: ¿qué pasará con el vóley de Gimnasia?

MÁS NOTICIAS

La decisión dirigencial de quitar del cargo a la entrenadora principal motivó a que todo el plantel se opusiera. A tal punto que analizan irse si no hay vuelta atrás. El campeonato comienza en pocos días y hay un nuevo problema en calle 4

Gimnasia no está atravesando un buen momento a nivel institucional, directivo y quienes más lo sufren son, sin dudas, las jugadoras y cuerpo técnico. Las Lobas, como así las conocemos hace décadas y se transformaron en sinónimo de vóley, sufren un complicado momento con el primer equipo de cara a la División de Honor, a meses de la Liga Argentina de Vóley y dejando un paradigma insólito a pesar de que es una costumbre que año tras año peleen títulos. Algunas, off the record, planean salir del equipo ante tamaña decisión de correr a su guía y “atentar contra su trabajo”.

Pongamos un contexto, para aquel que no conozca como aquel que sí: en Gimnasia, si bien el fútbol se lleva toda la atención, presupuesto y demás, el vóley fue quien logró más títulos, sacó chapa en Sudamérica y en el mundo a base de los mismos valores que pregona la institución. Siendo miembro fundador de la federación nacional, se mantiene desde 1932, tomando fuerza en los ‘50, y cambiando la historia entre los 80’ y 90’. La familia Casamiquela, más cuerpo técnico y jugadoras, pusieron al Lobo en lo más alto.

El vóley es una de las actividades que más jugadores y jugadoras tiene la institución, de las que se practica tanto en los clubes como también en las escuelas. Es meramente amateur, pese a que alguno o alguna puede cobrar un viático o que les presten un departamento para vivir mientras son parte del primer equipo. En nuestro país, ninguna jugadora, ninguna, puede vivir de jugar al vóley: pocas pueden estudiar y entrenar al mismo nivel, y las que tienen suerte optan por competir en el exterior.

GIMNASIA ES VÓLEY

En Gimnasia, el sentimiento de pertenencia es notorio y es una realidad, si charlás con aquellas que juegan por la camiseta te lo contarán: jugar en las Lobas es sinónimo de llegar a lo más alto en este deporte, a la par de Boca o River. Cuatro Ligas Nacionales, proyección a Selección y la atmósfera que se vive cada tres días en el Polideportivo Víctor Nethol. Porque también es eso: estas jugadoras que se desviven por la camiseta juegan casi cada tres días, y a veces 24 horas después. ¿Por plata? No, por la camiseta. Se las exige al máximo por simplemente ser las Lobas. Y ellas saben dónde están paradas, como también hacen lo máximo posible en un ambiente donde juegan como profesionales pese a no serlas. No es para cualquiera esta presión. Tanto, que alegran hasta al más futbolero en un mundo todavía hiper machista.

Ganar o perder es lo único que se puede hacer en el vóley. ¿Empatar? ¿Qué es eso? Se gana o se pierde. Cada pelota que toca el piso es punto para el rival, por lo que cada una se tira al piso para salvar a su compañera, al equipo, a los colores que defiende. Esto es acá como en los equipos ‘B’, las ligas locales o hasta en Mini-Vóley. Y no solo Gimnasia: Estudiantes, Banco Provincia y Universitario pelean en el mismo nivel y hacen que La Plata sea aún más importante en el vóley argentino. Si jugar en Las Lobas ya era mucho, jugar en La Plata lleva a pensar que aún más no es para cualquiera.

Y en este último tiempo, los nuevos responsables del deporte de Gimnasia -que solo dos veces se acercaron al campo de juego desde diciembre y que patearon sus responsabilidades- decidieron cortar el contrato con el actual cuerpo técnico, que era liderado por la campeona de Liga 2017 Alejandra García Croquer (y sería reemplazada por Alicia Huerta, según le indicaron a Pulso Noticias). Tanto ella como su equipo fue cesanteado, a solo cinco meses de hacerse cargo, ya que el anterior entrenador optó por trabajar a tiempo completo en la Selección. ¿Por qué? Porque era entendido como interinato, aunque nunca fue presentado de esa manera, por perder una semifinal de Copa, que está entre medio dos principales competencias y el partido terminó 3-2. Ganar o perder, es lo único que puede pasar en el vóley. Y perdiendo de buena manera, partiendo de un proceso de grandes logros entre 2022 a hoy. ¿Qué hay detrás, en un deporte amateur, de tal decisión y paralizar a una decena de jugadoras? Según las jugadoras, “razones políticas”. Se habla de dos bandos, no solo en la cúpula de la institución sino también en el vóley: quienes defienden la gestión Casamiquela y aquellos que agradecieron pero buscan nuevos rumbos de cara al futuro.

Simplemente podría entenderse como una decisión deportiva, un interinato de ella (hecho que no era hacia el afuera), con el mero propósito de dar un giro de timón como sucedió años atrás con la salida de Paula Casamiquela -a quien se la ofreció seguir pero no aceptó-  y llegada de Marcelo Silva (luego Martín Ambrosini). En aquel momento también hubo cimbronazo por el trato con Alicia Caporali de Casamiquela, emblema mayor, situación que pudo arreglarse recién dos años después con la actual comisión, liderada por Mariano Cowen. Hubo banderas, críticas, preocupación y después pandemia. No había pasado algo tan grave hasta ese septiembre de 2019 tras casi aquel recorte de 2005-2006.

Pero en esta ocasión, el hecho que agranda la situación es la carta de las jugadoras del actual plantel. Todas están en contra de la decisión, a tal punto que piden que la institución revise los hechos. ¿Por qué? Por valores, esos que solía llevar esta práctica durante tantísimos años y lo puso en lo más alto. El vóley podría ser un deporte más en otros clubes, pero en Gimnasia toca el corazón. Literalmente. Mueve redes. Te ata. Y a veces hasta se bloquea el saque.

COMUNICADO DE LAS JUGADORAS

Las Lobas, capitaneadas por Camila Giraudo, que llegó hace tres años y forma parte de una familia bien voleibolera, llevaron adelante la voz mediante un profundo comunicado (con referentas históricas como Vicky Granado -que hace las veces de nutricionista-, Rosa Reinoso, entre otras). “No encontramos fundamentos que se basen en cuestiones deportivas que sustenten tal medida”, sostuvieron.

Según las jugadoras, a García Croquer se la destituye “de manera injusta y totalmente arbitraria”. Con dichos “errados a la realidad”. “Esta medida atenta con nuestro trabajo y nuestro proyecto deportivo, del cual muchas lo realizamos de manera profesional y del que elegimos a Gimnasia como nuestra casa”, agregaron.

“Dejamos de lado otras propuestas y ofertas económicas por defender esta camiseta, por el amor y sentido de pertenencia que tenemos con el club (…) por esta inestabilidad de la que siempre somos perjudicadas, por eso defendemos el trabajo y el proyecto del cual tanto Alejandra como a cada integrante del cuerpo técnico forma parte”.

No estamos de acuerdo con esta decisión (…) teniendo la fe y esperanza que la decisión sea revisada nuevamente y que podamos trabajar en conjunto con la dirigencia hasta final de año”, cerraron. Fue firmado por Giraudo, Reinoso, González, Da Silva, Avolio, Bianchi, Caporali, Oyola, Catini, Aruga, García, Pérez, Polanis y Granado.

¿Y AHORA? ¿CÓMO SE SOSTIENE EL EQUIPO?

Esta nota no es una muestra de qué decisiones tienen que tomarse y cuáles no. Es una muestra de lo que puede pasar con alguna u otra decisión, de la necesidad de planear proyectos con sustento, que motive a las jugadoras a continuar y sobre todo en un club que está acostumbrado a ganar. Porque si Gimnasia es referencia es gracias a aquellas que no jugaban por nada en la década del 40’ y las que ahora compiten por un puñado de monedas en 2023. Esas mismas a las que el público acompaña llenando el Polideportivo, siendo la admiración desde otras instituciones y hasta cuando uno nombra jugadoras de Selección casi imposible no contar que alguna mínimo tuvo un año vistiendo la albiazul.

Una muestra que si bien los dirigentes toman decisiones, la masa unida jamás será vencida. Y no son solo jugadoras, no son solo mujeres que se pusieron en contra. Son las Lobas, patrimonio de nuestra ciudad. Comenzó un nuevo problema y la solución debe ser con memoria y por el futuro.

spot_img
spot_img