Robo de caballos en Ignacio Correa: “Son mi vida, estoy desesperada”

Una familia sufrió el hurto de tres equinos durante la mañana del lunes. Los delincuentes cortaron los alambres de cuatro campos y se los llevaron para el lado de Los Hornos, según explicó Sofía, su propietaria, en diálogo con Pulso Noticias. Además, habló sobre el entramado mafioso que existe alrededor de estos animales

Una situación que en los últimos tres años se ha profundizado es el robo de caballos en campos de la región. Como en diferentes hechos de inseguridad, y en relación con la crisis social y económica que se vive en nuestro país, las bandas delictivas se organizan y comienzan a generar un mercado negro no sólo en la zona, sino a nivel provincial. Una familia de nuestra región sufrió el pasado lunes el robo de tres caballos de su estancia en Ignacio Correa.

El campo en el que vive la familia de Sofía Pi Puig queda a 3 kilómetros del centro platense y está dedicado a la hacienda. Allí, el lunes, un rato antes del amanecer, sus tres caballos fueron robados del lugar. Los ladrones accedieron cortando los alambres de su campo y de otros cuatro aledaños.

“Tengo caballos porque son mi vida, mi pasión, estoy desesperada”, relató entre lágrimas esta joven de 25 años a Pulso Noticias, y describió que se llevaron un caballo zaino malacara grande, una yegua picasa cruza percherón con una cicatriz muy grande en la pata izquierda y una yegua tobiana colorada chica.

“Todos los caminos que cruzaron llevan para el lado de Los Hornos. Gracias a una recopilación de datos de los vecinos, entre los alambres cortados y las pisadas de la yegua tobiana, que son las que más se distinguen, descubrimos que se los llevaron a las 6.30 del lunes, y las sacaron a la altura del Puente de Bavio”, contó Sofía.

La víctima de este nuevo robo campero explicó que “hay un entramado tan grande que los caballos robados no suelen quedarse en La Plata, sino que los llevan a Capital, Quilmes o La Matanza. Quilmes es un hormiguero de caballos para el carro o para carnear, me han pasado datos de dónde carnean acá pero tengo que tener la suerte de que no me maten a tiros”, relató con indignación y dolor, y añadió: “La Policía sabe quiénes son los que roban en La Plata, son siempre los mismos los chorros, las cabezas grandes, para hacer semejante robo de caballos en los últimos tres años en La Plata”.  

“Si escuchás el relato de cualquiera, sabés que te roban un caballo y no lo encontrás más, uno está predestinado a eso. Hace tres días que estoy moviéndome por los lugares por donde pasan todos los que sufren esta situación”, concluyó, y enfatizó indignada: “No tengo ayuda de nadie. Estoy sola con mi familia buscándolos, tengo cero ayuda del Estado”.

Comentarios