Vuelta al FMI: ¿consuelo de tontos o alivio económico?

Ante un horizonte cargado de contrariedades, el Gobierno plantea el acuerdo con el organismo internacional como una solución a todos los problemas del país. El futuro de la economía nacional, en el ojo de los expertos

Por Rafael Tossi

A 30 meses de haber asumido el poder, el gobierno de Cambiemos no ha podido mostrar grandes éxitos en materia económica, tropezando una y otra vez contra una realidad que evidencia signos de agotamiento, lo que lo ha llevado a recurrir al financiamiento del Fondo Monetario Internacional (FMI) para poder financiar sus políticas.

El anuncio realizado hace pocas horas por el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, de que el organismo internacional aprobó un crédito al país por 50.000 millones de dólares en formato stand by, que llegará a la Argentina en varios tramos, hizo crecer la incertidumbre por lo que puede llegar a pasar en el país en el corto y mediano plazo.

El horizonte económico de la Argentina no es para nada alentador. Recesión, estancamiento, parálisis industrial, economías regionales al límite, crecimiento de la pobreza y la desocupación, déficit fiscal y comercial, entre otros temas, asolan a gran parte del país, originando una crisis social que tiene en vilo a las autoridades.

Especialistas consultados por Pulso Noticias analizan qué es lo que nos espera a los argentinos ante la decisión oficial de recurrir al FMI para el financiamiento corriente y cómo afectará el mismo al normal desenvolvimiento de los ciudadanos en su vida diaria.

“El acuerdo con el FMI nos hipoteca el presente y el futuro”

* José Castillo. Docente e investigador de la UBA

El acuerdo con el FMI nos hipoteca el presente y el futuro. Detrás de los 15.000 millones de dólares que van a venir al corto plazo y que se utilizarán para pagar vencimientos anteriores de deuda, se va a llevar adelante un superajuste que lo sufrirán los trabajadores, los jubilados, todos los ciudadanos de a pie que verán reducir los gastos del Estado, como por ejemplo los empleados públicos, y todo eso se dará a cambio de darle confiabilidad y garantía a los mercados financieros internacionales.

Todo esto traerá menos crecimiento económico, por lo tanto habrá más desempleo y más inflación, lo que acarreará menos poder adquisitivo para los salarios de los trabajadores y de los jubilados, menos gasto público que significa desfinanciamiento para la salud y la educación, nuevos planteos de reforma previsional, que traerán aparejados pedidos de aumentos de la edad jubilatoria y del fin de los regímenes especiales. Lamentablemente es ésta la perspectiva que nos está planteando en el futuro inmediato el acuerdo con el FMI.

 

“Habrá un ajuste presupuestario de 80.000 millones de pesos”

* Nicolás Zeolla. Economista e investigador del Conicet

Las consecuencias que trae el acuerdo son las de un mayor ajuste presupuestario que tiene como condición para el desembolso primeramente de 15.000 millones de dólares, condicionado a futuros desembolsos, siempre y cuando se cumplan las metas que el Gobierno argentino le propuso.

Habrá un ajuste presupuestario de 80.000 millones de pesos a partir de la información que brindó el Gobierno. El principal sector ajustado será la obra pública, también la transferencia de subsidios, mientras que las jubilaciones van a indexarse de acuerdo a la fórmula pautada, perdiendo poder adquisitivo los jubilados. Las dudas que quedan son para después de 2020, cuando el Gobierno plantea que va a haber un ajuste relativo en seguridad social, y la única forma de hacer eso es modificando nuevamente la ley de jubilaciones.

El abandono de las metas de inflación también implica que el Banco Central va a dejar de intervenir para contener la suba del dólar y es lo que se está viendo por estos días, lo cual va a afectar también a los precios.

 

“Se ajustarán las jubilaciones y los salarios”

* Estanislao Malic. Economista y profesor universitario

El FMI viene a prestar dólares, y para eso pide el achicamiento de la economía argentina. ¿Cómo hacés para achicar la Argentina? Bueno, lo que tenés que hacer es un ajuste, y un ajuste se puede hacer de varias formas y ya indicaron cuáles. Las dos primeras formas van a ser de ajuste fiscal, donde básicamente se ajustarán las jubilaciones y los salarios, sobre todo en el sector público, porque las jubilaciones son más del 50% del gasto público, entonces para ellos la única forma de achicar es por ahí.

Entonces, ¿cómo le afecta a los argentinos?: brutalmente. Si sos jubilado vas a tener menos jubilación en términos reales, si sos trabajador vas a tener menos salario en términos reales, si vivís en una casa vas a tener que pagar más tarifas, si sos una pyme vas a tener que pagar más tarifas y vas tener menos ventas, si sos un local vas tener menos ventas. Nos va a pegar a todos de forma tal que consumamos menos, vivamos peor y haya un excedente de dólares disponibles para los fugadores y para pagar la deuda.

 

“Va a haber nuevas rondas de tarifazos”

* Sergio Chouza. Economista e investigador de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav)

Lo que hace el stand by es la posibilidad de permitir el sostenimiento del financiamiento del modelo económico actual, que requiere del flujo de financiamiento creciente a lo largo del tiempo porque los desbalances se potencian.

La contrapartida del préstamo es la de un ajuste fiscal brutal. En este sentido, hubo condicionalidades explícitas al momento de conocerse los términos del acuerdo, como la injerencia explícita sobre la institucionalidad de nuestra economía.

Los subsidios que se le quitaron a los servicios públicos fueron de 200.000 millones de pesos, y la magnitud de lo que se espera para los próximos tres años es de 400.000 millones de pesos, lo que implica claramente que va a haber nuevas rondas de tarifazos y esto tiene desde ya consecuencias recesivas, porque impacta en el costo de producción de las empresas, y por otro lado impacta en los ingresos disponibles de las familias en una economía que está enormemente complicada por el consumo privado. Menos poder adquisitivo implica desde ya menor demanda y menores niveles de consumo.

 

“Los salarios perderán casi un 10% este año”

* Mariano Féliz. Doctor en Economía y doctor en Ciencias Sociales

La decisión de acordar con el FMI tiene que ver con recibir una gran cantidad de recursos, cerca de 50.000 millones de dólares a lo largo de tres años con el objetivo de financiar la transición en este proyecto de ajuste fiscal, recurriendo en menor medida a la deuda pública en el contexto internacional, donde los grandes actores no confían en el gGobierno argentino y por lo tanto no están dispuestos a seguir financiándolos.

El acuerdo acelerará el ajuste fiscal con el objetivo de alcanzar en tres años un superávit en las cuentas del Estado que se apoyará en la reducción de salarios del sector público, una reducción en los gastos en subsidios a la energía y el transporte, y una caída en el gasto en obra pública.

Otro elemento a considerar es que el Banco Central acaba de anunciar su voluntad de no elaborar una pauta de inflación para este año, y las expectativas están en el torno del 27 o 28 por ciento, con ajustes de salarios por debajo del 20%. Todo esto implica que los salarios perderán casi un 10% este año, llegando a casi el 15% en el sector público en particular.

 

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre