fbpx
26.2 C
La Plata
jueves 02-02-2023

Amir Nasr Azadani no será ejecutado, pero recibió una dura pena

MÁS NOTICIAS

La presión internacional tuvo efecto y el futbolista iraní que participó de protestas por los derechos de las mujeres zafó de la pena de muerte. Sin embargo, deberá cumplir un castigo

El futbolista iraní Amir Nasr Azadani logró evitar una posible ejecución en la horca, tal como había trascendido: no obstante, recibió una dura condena de 26 años de cárcel, tras hacerse público su apoyo a las mujeres de su país en medio de la disputa de la Copa del Mundo de Qatar 2022.

En un juicio sin garantías, al igual que el resto de los acusados por las manifestaciones contra el gobierno, Nasr Azadani fue condenado por el supuesto asesinato de tres miembros de las fuerzas de seguridad nacionales y por unirse a las protestas en favor de las mujeres que comenzaron el 16 de septiembre tras la muerte de Mahsa Amini, detenida por la Policía de la moral por violar el código de vestimenta islámico. 

Si bien Nasr-Azadani zafó de la ejecución, tres personas sí fueron condenadas a muerte acusadas de matar a varios agentes de Policía durante las protestas antigubernamentales. Estas penas, que aún pueden ser apeladas, llevan a 17 el número de personas condenadas a la horca por participar de estas protestas -cuatro de las sentencias ya se materializaron-. El principal motivo pasa por la comisión de un «delito contra Dios», conocido como ‘moharebé’, de acuerdo con el Código Penal islámico.

Inicialmente, a Nasr-Azadani se lo imputó por pertenecer a un grupo ilegal e incurrir en delitos contra el orden público, reunirse y conspirar para vulnerar la seguridad del país, además de cometer “moharebé”. Su caso se volvió viral y provocó críticas de parte de asociaciones de futbolistas y medios internacionales cuando se anunció que sería condenado a muerte, algo que finalmente no sucederá.

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img