#PulsoenBrasil: la mirada de Santiago, la sonrisa de Marielle

Fotos: cobertura colaborativa

Pulso Noticias compartió tres días intensos en Porto Alegre con miles de militantes, periodistas, referentes políticos y sociales de Latinoamérica durante la cumbre que se realizó en el país vecino. Feminismo, represión y crisis general, con la libertad de Lula y las elecciones brasileñas de fondo

¿Qué se juega hoy en Brasil? El interrogante sobrevoló durante todo el fin de semana la 2ª Cumbre de Base Latinoamericana, organizada por La Poderosa en Porto Alegre, donde miles de activistas y referentes políticos y sociales discutieron sobre la crisis que atraviesa la región. Sergio Maldonado, Adolfo Pérez Esquivel y el candidato a la presidencia de Brasil Guilherme Boulos fueron algunos de los referentes que debatieron en los seis paneles: “Represión estatal”, “Feminismo”, “Tierra y acceso a la vivienda”, “Cooperativismo”, “Educación” y “Comunicación”.

El pedido por la libertad de Lula da Silva unió cada una de las discusiones, en un encuentro donde dos figuras se erigieron como símbolos de las luchas por venir en Latinoamérica: Santiago Maldonado, desaparecido y asesinado por fuerzas represivas del Estado argentino, y Marielle Franco, madre, negra, lesbiana y concejala de Río de Janeiro, quien había denunciado la represión a los jóvenes negros de las favelas a manos de las fuerzas militares y en marzo de este año fue asesinada de cinco balazos. Ambos casos continúan impunes, y miles de personas los recordaron con dos gigantografías que acompañaron el foro: la mirada de Santiago y la sonrisa de Marielle.

Mónica Benicio es la compañera de Marielle y hoy continúa su lucha. Durante la cumbre, donde encabezó una movilización en pedido de justicia, señaló: “Hoy estoy aquí con ustedes porque ella tenía una cosa en común, el espíritu revolucionario, que vence a la tristeza y que no va a aceptar la barbarie a la que está sometida América Latina”. Además, dio un mensaje claro a las miles de mujeres y jóvenes que la acompañaban: “La revolución no es una utopía, es una construcción diaria que hacés cuando te levantás todos los días de la cama para decirle al Estado que nos mata que no nos silenciarán. No vamos a llorar: los pobres, trabajadores, las mujeres y personas LGBT no vamos a aceptar que el Estado nos continúe matando”.

Euforia y unidad

Con una gran organización de La Poderosa, la militancia terminó la cumbre gritando bien fuerte por la unidad de las luchas. Durante los tres días, decenas de panelistas intercambiaron posiciones. En el debate sobre Feminismo, por ejemplo, Marta Dillon expresó que es el momento de que “los hombres escuchen” a las mujeres, en la construcción de un “feminismo popular”. “¿Qué más quiere decir feminismo?”, se preguntó: “Es entender la opresión y aliarnos contra todas las opresiones. Es recordar a Luciano Arruga, a Santiago Maldonado y a Johana Ramallo”. Además, si bien destacó los avances de la lucha, aseguró que las “precede el dolor de las asesinadas por femicidios”, y agregó: “No podemos olvidarnos de que estamos heridas. Cuando ponemos nuestras heridas en común es cuando nos hacemos más fuertes”.

Por otro lado, un conmovedor encuentro tuvo lugar durante el panel sobre Derechos Humanos y represión Estatal, que unió a Sergio Maldonado con Mónica Benicio, los padres de los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, las madres de víctimas de gatillo fácil en Argentina y del Ejército en Colombia, y exdetenidos desaparecidos durante la última Dictadura. El encuentro lo cerró Mónica Alegre, la mamá de Luciano Arruga, quien señaló: “Me di cuenta de que esta lucha la ganamos en la calle, y no siendo egoísta y mirándote el ombligo, sino mirando al costado y viendo que vos no sos la única que sufre, que hay muchas como vos. Entonces te tenés que levantar y salir, abrazar a esas madres y acompañar”. Además, recordó a Daniel Solano, desaparecido hace más de 5 años, y otras víctimas de la Policía, invitando el próximo 27 de agosto a la marcha nacional contra el gatillo fácil. “No es violencia institucional, son crímenes de Estado. Todos los gobiernos matan, todos los gobiernos desaparecen”, agregó la madre de Luciano, quien finalizó, entre aplausos, gritos y emoción: “Mi hijo me enseñó a luchar por mis derechos. Luchamos por los casi 5.000 pibes asesinados, por las pibas muertas por femicidios, por el aborto libre, seguro y gratuito”.

Durante el cierre, ante dos de los candidatos a la presidencia en Brasil, Guilherme Boulos e Manuela D’Ávila, el referente de La Poderosa, Nacho Levy, arengó por la unidad en las próximas elecciones de octubre. La prisión de Lula y el avance de la derecha tras el golpe a Dilma Rousseff hacen de la disputa electoral brasileña un escenario clave para los proyectos progresistas de la región.

Finalmente, la Segunda Cumbre de Base Latinoamericana culminó con el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, quien señaló: “Sin Lula libre no hay democracia, porque ese hombre fue quien sacó de la pobreza extrema a 36 millones de brasileros”. Y agregó: “La lucha por la libertad está presente acá, porque a través de este Foro abrimos las puertas y las ventanas para que entre la luz y la esperanza de un nuevo continente”.

Comentarios