“Se vive bien en Gimnasia”

La frase pertenece a Tatiana Vera, un emblema de Las Lobas que dice adiós después más de diez años en la institución albiazul, donde pudo lograr todos los objetivos que se propuso. Continuará su carrera en España, pero antes de partir habló con Pulso Noticias. Su despedida será en el clásico ante Estudiantes, en el polideportivo de calle 4

Por Lucas Mazzuca
Tatiana Vera es la jugadora más preponderante de la historia reciente de Las Lobas. Y eso no tiene que ver exclusivamente con que supo coronarse en la Liga Femenina 2017, sino con la continuidad y la importancia que tuvo en la disciplina más ganadora del club albiazul, donde llegó siendo una niña hasta transformarse en la armadora y capitana. Si bien estuvo ligada a Gimnasia desde su nacimiento, “por el sentimiento que pregonó mi abuelo”, lo cierto es que allá por el año 2005 se sumó al vóley de la mano de la legendaria Alicia Casamiquela.

Es un emblema de las Lobas, pero ella no lo asume y hasta parece darle vergüenza: “Voy por la calle y me llaman por mi nombre, me piden una foto. Es una locura, pero pasa”. Mientras recibe a Pulso Noticias en el polideportivo de calle 4 entre 51 y 53, luego de una de las últimas prácticas, camina, saluda de manera afectuosa a cada uno de los empleados, sonríe en todo momento y se fija en cada detalle. Se queja porque hay poca luz en un sector de la sede y pregunta por qué. También celebra las nuevas luminarias que luce el campo de juego y se muestra orgullosa por eso. El “poli” es más que su casa. Ahí creció como jugadora y como persona. Allí tuvo alegrías y tristezas, pero claro está que siendo una Loba son más las buenas que las malas. Allí, además, jugará su último partido: nada menos que en el clásico ante Estudiantes y ante su gente y su familia. Luego, Vera jugará con su compañera Sofía Bulgarella, otra Loba, en el Haro Rioja en la Superliga de España.

Campeona en inferiores y con mayores. Nivel de Selección. De tener algunos minutos partiendo del banco en División de Honor con menos de 20 años, a ser titular y hasta volverse capitana del equipo y siempre con la 10 en la espalda.

-¿Cómo es salir de Gimnasia para vos?
-La verdad, es muy difícil. Son más o menos quince años jugando al vóley acá. Es parte de mi rutina: siempre vestida con la ropa del club, entrenando de mañana o de tarde. Si bien me dedico al periodismo y tengo otras actividades, el vóley es donde más énfasis pongo, y es en Gimnasia donde pude hacerlo de la mejor manera.

-¿Cómo te llegó la oferta de España?
-En parte es por Sofía Bulgarella, que además de haber sido mi compañera en La Lobas es mi mejor amiga y está jugando allá hace un tiempo. Siempre charlamos de ir a Europa juntas y desde que ella se fue la idea se fue gestando cada vez más. Además, me llega en un buen momento, porque necesito salir de la zona de confort. Además, soy muy arraigada a mi familia, con lo cual me viene bien un poco de despegue. También quiero probarme afuera para ver si estoy a la altura.

-¿Por qué decidiste irte?
-La decisión de irme es porque yo cumplí un ciclo: todos los objetivos que me propuse los cumplí, desde los más pequeños hasta ser campeona con Gimnasia. También es momento de darles lugar a las jugadoras nuevas, de hecho las entrenadoras ya tienen pensado quiénes ocuparán mi lugar.

-¿Con qué liga te vas a encontrar?
-El vóley es súper profesional allá. Acá una se lo toma como profesional pero no lo es. Gimnasia te presiona a estar siempre entre las mejores y te exige desde ese lugar. Yo voy a un equipo competitivo que estuvo de mitad de tabla para arriba en la última temporada.

-¿Qué es lo que más te cuesta de irte?
-Lo más difícil va a ser la rutina, entrar y saludar desde el primer empleado hasta el último. Es una gran familia, se vive bien en Gimnasia, se han formado buenos grupos siempre. Estoy disfrutando el día a día, pensando en el último partido. Seguramente sea una noche emocionante por la gente y porque va a estar mi familia.

-¿Por qué Gimnasia pudo sostenerse en el vóley?
-El proyecto vóley se llama Casamiquela. A pesar de otras dirigencias que no quisieron deportes amateurs, siempre tuvieron un proyecto que sostuvieron y defendieron para todas las categorías. A lo largo del tiempo la gente se ha ido identificando con Las Lobas. Más allá de los resultados, lo que más gusta es la forma en la que jugamos, la garra que le ponemos. El público está muy arraigado con todas las disciplinas, es muy loco ir por la calle y que te pidan una foto o un autógrafo, creo que es el único club donde puede pasar algo así con las disciplinas amateurs.

Tatiana Vera jugará su útlimo partido con la camiseta de Gimnasia. No sabe si volverá a lucirla o le tocará volver al club a aportar desde otro lado. Ella se imagina como dirigente y no como entrenadora, pero todavía falta mucho tiempo. Lo cierto es que “Tati” se va y en el Lobo ya la empiezan a extrañar.

Se juega el clásico
Este martes a las 21.30 en el Polideportivo Víctor Nethol de calle 4 entre 51 y 53, se disputará una nueva edición del clásico de vóley femenino. Gimnasia recibirá a Estudiantes en el encuentro correspondiente a la tercera fecha de la División de Honor del Torneo Metropolitano.

Comentarios

- Advertisement -