fbpx
6.9 C
La Plata
viernes 19-08-2022

El calvario de una joven platense: fue violentada por su ex pareja y vive encerrada por sus amenazas de muerte

MÁS NOTICIAS

Rocío E. viene denunciando a su agresor desde 2019: Juan Vilchez tiene cinco causas penales por lesiones y amenazas pero recién enfrentará un juicio en octubre del año que viene. Mientras tanto es hostigada permanentemente y permanece recluida en su vivienda con ataques de pánico. “Es muy difícil continuar la vida así”, afirma

Golpes de puños sobre el rostro y la cabeza, agresiones físicas que derivaron en el adelanto de un parto, hostigamiento permanente por medio de mensajes de whastapp y de cuentas de Facebook falsas, son algunas de la situaciones que atravesó y que vive Rocío E, una joven platense de 28 años, quien fue violentada y es amenazada de muerte por parte de su ex pareja Juan Vilchez.

Las acusaciones constan en diferentes denuncias realizadas ante la justicia, pero Rocío decidió por estas a horas hacer pública su historia en medio de un calvario que derivó en ataques de pánico y en la imposibilidad de salir de su casa ante el temor de una agresión.

Su martirio comenzó en 2017, en el proceso de embarazo de la segunda hija. Nació por los golpes que él me dio, recuerdo que me había pegado tanto esa noche que tuvimos que ir al hospital y nació mi segunda hija”, relata la joven con la voz entrecortada, en diálogo con Pulso Noticias.

“Yo le pedía que no se drogue, que no consuma cocaína, que no haga cosas raras, porque a veces consumía drogas y además todo su entorno es así. Entonces yo le pedía por favor que no vea a determinadas personas, porque ya sabíamos lo que iba a pasar, que iba a consumir, que iba a volver y que íbamos a discutir y me iba a terminar pegando. Pero no me hacía caso”, señala sobre la situación que utilizaba su expareja para violentarla.

Muchas veces Rocío se sentía responsable de las cosas que hacía su agresor. Sin embargo permaneció tardó dos años en reconocer la anomalía de esa situación y hasta se sintió por muchos momentos la culpable de esas acciones: “Yo pensaba que era normal. Yo no lo veía como raro, es más, me echaba la culpa a mí y decía que todo era mi culpa, que me violentaba por decirle que no se drogue o por decirle que no vaya con los amigos a drogarse y ese tipo de cosas”.

“Yo naturalizaba todo, decía ‘bueno, es mi culpa’. Pero en 2019 empecé a estudiar, iba golpeada al instituto donde hacía los estudios y mis compañeros me empezaron a decir ‘no es normal que te esté pegando’. Ahí fue cuando decidí separarme e iniciar denuncias en la justicia”, rememora.

“No puedo vivir más así”

El camino judicial no fue fácil para la joven platense, pese a las reiteradas denuncias no lograba que las mismas avancen. En medio de esas circunstancias, Rocío decidió dar una segunda oportunidad pero la situación no sólo no mejoró sino que se agravó.

“Yo había retomado la relación con él pensando que había cambiado, ya con nuestras hijas más grandes. Fueron dos o tres meses desde marzo del año pasado, pero siguió todo igual, empezó otra vez con lo mismo y peor”, cuenta.  “Ahí fue cuando dije ‘no puedo aguantar más esto, no puedo vivir más así’. Empecé a moverme por todos lados, para que la justicia hiciera algo. Decidí separarme de nuevo y pedir una restricción perimetral”.

Pese a los esfuerzos por revertir la situación y a lo dispuesto por la justicia, Vilchez siguió agrediendo y hostigando a Rocío. “Él violó el perímetro y se lo llevó la policía. Le pusieron el dispositivo dual que es una tobillera, pero no sirve de nada porque no se me puede acercar pero me sigue hostigando telefónicamente, busca todas las maneras, se hace cuentas de Facebook falsas, me llama desde números de teléfono desconocidos”, detalla sobre el calvario que comenzó a padecer cotidianamente.

Las denuncias sobre su ex pareja también incluyen la agresión hacia una de sus hijas y el robo de dinero de la casa de la joven. De las acusaciones contra J.M.V., cinco se convirtieron en causas penales, dos se elevaron a juicio y una de ellas ya tiene fecha de juicio pero en octubre de 2023.

La lentitud de la justicia obligó a Rocío a contar de manera pública lo que está atravesando. “Tuve que cambiar de escuela a las nenas, las tuve que mandar a otro lugar más lejos, donde se me complica mucho porque claramente no puedo salir, no las puedo llevar. Las lleva mi padre y las retira mi mamá. Es horrible la situación que estamos viviendo, mi hijo también se cambió de club de fútbol tres veces. Él piensa que yo tengo una pareja, no sé de dónde lo habrá sacado, entonces me dice cosas horribles. Es muy difícil continuar la vida así”, describe.

“Lo único que me dicen en la justicia es que lo bloquee, esa es la única solución que hay. Por ahí me llama de teléfonos que no conozco y, cuando atiendo, es él., Hha mandado a sus amigos a que me revisen el facebook o ha visto mi facebook desde el de sus amigos, es terrible la situación, es muy asfixiante”, afirma.

De la violencia física a la psicológica

En ese contexto tampoco logró la mayor contención por parte del Estado: “He ido a las oficinas del Ministero de Mujeres, políticas de géneros y diversidad, pero como ya no puedo manejarme sola, sí o sí necesito de alguien o dependo de alguien para que me acompañe, se me hace muy difícil. Me habían dado un turno para un psicólogo, pero no pude ir por estas situaciones. Me vino a visitar una trabajadora social a mi casa del juzgado hace un mes más o menos y pedí, por favor, si el juez me podía otorgar un psicólogo o facilitármelo” .

Rocío tuvo que abandonar sus estudios en la carrera en Higiene y Seguridad Laboral, no puede trabajar por las amenazas y los ataques de pánico que sufre a causa del permanente hostigamiento y de las agresiones sufridas Debe recurrir a su familia para poder solventarse económicamente, ya que su ex pareja tampoco cumple con el pago de la cuota alimentaria por la manutención de sus hijas.

Mientras tanto vive recluida en su vivienda de Los Hornos, ubicada a 10 cuadras de la de su agresor, con mensajes amenazantes que la hacen temer por su vida: “Tenés los días contados”, “No tengas dudas: si no estás conmigo, no vas a estar con nadie porque no vas a llegar”, “Te amo y te odio” son algunas de las expresiones que se pueden leer en los mensajes que recibe de su ex pareja.

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img