Docentes de paro: las clases no comienzan

Si bien a nivel provincial fue dictada la conciliación obligatoria, la medida no puede impedir que los maestros se acoplen a la huelga nacional convocada por el gremio Ctera para el lunes y el martes. Se espera una adhesión alta en las escuelas de la región

A pesar del escenario de confusión generado a partir de la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la Provincia, que obligaba a los sindicatos que integran el Frente Gremial Docente Bonaerense (FUDB) a dejar en suspenso el paro por 72 horas convocado a partir de mañana, los docentes podrán de todas formas ejercer su derecho a huelga a raíz de la medida de fuerza por 48 horas convocada por la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera).

En efecto, la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), la Unión de Docentes de Buenos Aires (Udocba), el sindicato de los maestros de educación técnica (AMET) y el gremio de los docentes educación privada (Sadop), todos integrantes del FUDB, anunciaron ayer que acatarían la medida dictada por el Ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, ante la posibilidad de recibir sanciones en caso de no hacerlo. En este escenario, Suteba, el sindicato mayoritario, no se expidió públicamente, pero sí lo hizo la confederación nacional en la que está inscripto, convocando a un paro para lunes y martes.

De esta forma, los maestros de la escuela pública (aunque estén sindicalizados en cualquiera de los gremios) tienen la posibilidad de adherirse a la medida nacional que Ctera convocó para las provincias de Buenos Aires, Chaco, Tierra del Fuego, Santa Cruz y Capital Federal. Según señalaron fuentes gremiales, en las asambleas de delegados que se realizaron en la región y en toda la provincia, los maestros expresaron de forma mayoritaria la voluntad de no comenzar las clases mañana, por lo que se espera una importante adhesión al paro nacional en la región.

Cabe recordar que en la última reunión paritaria, que el gobierno tuvo que convocar obligado por un fallo judicial, la oferta salarial del Ejecutivo consistió en un incremento del 15%, más el 1,7% por material didáctico, y la promesa de volverse sentar en agosto, sin embargo los representantes gremiales aseguraron que se trató de una propuesta que se encontraba alejada de la necesidad de los docentes, por lo que fue rechazada con la consecuente convocatoria a la medida de fuerza.

“Lamentamos que el gobierno provincial elija sentarse a dialogar con los docentes sólo luego de una orden judicial y de un pedido de conciliación obligatoria, demostrando que el diálogo al que permanentemente hacen referencia, no es más que una puesta en escena”, habían afirmado ayer desde la FEB y remarcaban que “la conciliación crea una nueva instancia para que el gobierno destrabe este conflicto. Es responsabilidad exclusiva de las autoridades bonaerenses que la negociación que se abre ahora no sea una nueva excusa para seguir ofreciendo sumas que no conforman salario y que dejan a más de la mitad de los docentes por debajo de la línea de la pobreza”.

De esta forma, si bien los sindicatos bonaerenses tuvieron que suspender la medida convocada, la misma se desarrollará igual en numerosas escuelas por el paro convocado a nivel nacional, que no está alcanzado por los efectos de la conciliación obligatoria. Aun así, la Gobernación sí está obligada por el dictado de esa resolución que dura quince días a convocar a los docentes al diálogo paritario para acordar un aumento salarial, por lo que las próximas dos semanas serán clave para la continuidad de las clases en el segundo semestre.

Comentarios

- Advertisement -