fbpx
8.1 C
La Plata
jueves 07-07-2022

Un suicidio que nadie cree y el sueño arrebatado de vivir en La Plata

MÁS NOTICIAS

Lucas Mazzuca
Lucas Mazzuca
Periodista y editor web - Le gusta el bolazo. Lucas Mazzuca nació en La Plata en 1986 pero desde entonces vive en el barrio de Tolosa. Es periodista. Estudió Comunicación Social en la UNLP. Lleva más de 10 años trabajando en su profesión de manera ininterrumpida desempeñándose en distintos medios de la ciudad de La Plata, tanto gráficos como radiales y televisivos. Es editor, redactor y miembro fundador de Pulso Noticias. Se cuestiona todos los días el rol del periodismo. Hincha de Gimnasia por sobre todas las cosas. Amante del buen vino y el bolazo.

Daiana Soledad Abregu tenía 26 años. El domingo fue detenida por una contravención y trasladada a un calabozo de la comisaría de la localidad de Laprida donde murió. Versiones oficiales hablan de un suicidio, pero sus familiares y otros sectores no lo creen. Estaba a punto de mudarse a la ciudad de La Plata

Daiana Soledad Abregu tenía 26 años, era madre de un varón de nueve y jugaba al fútbol en la Primera del Club Atlético Lilán, el equipo de su pueblo. El domingo por la mañana fue demorada por una contravención porque supuestamente estaba alcoholizada y generando desmanes en la vía pública. A partir de eso, fue trasladada a la Estación de Policía Comunal de Laprida, una localidad bonaerense de 11 mil habitantes, ubicada a poco más de 500 kilómetros de La Plata. Horas más tarde murió en una de las celdas.

El parte oficial habla de un suicidio, pero la familia sospecha de los policías y convocó a dos movilizaciones (foto principal) en la puerta de la comisaría hasta donde se acercaron varios centenares de personas.

“En Laprida es vox populi que si sos detenido en la comisaría te golpean. Ahí cobrás. Acá somos pocos y nos conocemos y nos enteramos de todo lo que pasa. Daiana era una madraza y jamás hubiese dejado solo a su hijo”, contó una familiar cercana de la víctima, quien prefiere el anonimato por miedo a represalias.

La misma familiar, en diálogo con Pulso Noticias, agregó un dato llamativo: “Daiana había vendido todas sus cosas por redes sociales. Bicicleta, sillas, muebles. Su plan era mudarse a probar suerte a La Plata este mismo lunes. Su familia es de allá. No puede ser que se haya ahorcado. Si tenía su proyecto de vida…”.

Por su parte, una hermana de Daiana remarcó en una entrevista radial: “Están investigando si esa muerte no fue inducida, no es lógico que se ahorcó. El comisario se lava las manos, a mi mamá le avisaron a las 18 cuando deberían haberle avisado a las 15.30 que fue cuando murió. Algo están tapando”.

EL COMUNICADO DE LA CPM

Tras la muerte de Daiana, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) denunció que el lugar no estaba habilitado para alojar detenidos. Este caso se suma a uno similar ocurrido con un joven alojado en una dependencia de El Talar y en ambas causas la CPM exigió que se garantice “una investigación exhaustiva y adecuada”.

El organismo ya lleva registradas 5 muertes bajo custodia estatal en dependencias policiales en lo que va del año, que se suman a los 25 casos relevados durante el año pasado, de acuerdo a lo que informa la Agencia Andar, perteneciente a la CPM.

“Las coincidencias no terminan en la mecánica de la muerte. Ambas comisarías tenían clausuras judiciales y administrativas y no estaban habilitadas para alojar personas detenidas. La Policía de la provincia de Buenos Aires desobedeció las órdenes judiciales. Los datos surgen de la última actualización del Centro de Operaciones Policiales (COP) dependiente del Ministerio de Seguridad bonaerense”, se afirma.

MEDIDAS CONTRA LOS POLICÍAS

La Comisión “se está presentando como particular damnificado institucional y ya solicitó informes a las dependencias judiciales a cargo de investigar las causas de muerte y a los organismos estatales responsables de la situación. También se hicieron las denuncias pertinentes ante la Auditoria de Asuntos Internos y se exigió el cumplimiento de la resolución Nº 1390 de la Procuración provincial que establece los protocolos a seguir cuando las fuerzas de seguridad están involucradas en un posible delito”.

“Aunque una hipótesis en estos casos sea el suicidio al tratarse de un contexto de encierro deben ser investigadas las responsabilidades de los funcionarios a cargo del lugar”, se asegura. Según los datos del organismo el ahorcamiento es la principal causa de muerte en comisarías es (36%), seguido por la deficiente atención médica (15%). Para el 35% de los casos se desconoce la causa.

En el caso de Laprida, la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense inició una investigación interna y en ese marco se desafectó a un suboficial a cargo del sector de los calabozos y se inició una investigación sobre él y tres oficiales que estaban en la comisaría al momento de hallarse el cuerpo de la joven.

spot_img