fbpx
25 C
La Plata
miércoles 30-11-2022

Organizaciones alertan sobre la apertura de un local fascista en La Plata

MÁS NOTICIAS

Trascendió en las últimas horas un comunicado firmado por más de 80 agrupaciones de derechos humanos, colectivos feministas, partidos y militantes en general. En el informe se hace una descripción de un espacio plagado de discursos de odio, apología del genocidio y machismo

El comunicado que durante estas últimas 24 hs trascendió en toda la ciudad y la región tiene la adhesión de múltiples organismos de derechos humanos, partidos políticos, sindicatos, agrupaciones y militantes de manera individual, de un amplio espectro político.

En la nota, los firmantes hacen un informe integral sobre el denominado Centro Cultural Kyle Rittenhouse (CCKR) -ubicado en calle 5 entre 64 y 65-, sus integrantes y sus simbolismos.

“Promueven y ejercen prácticas sistemáticas de hostigamiento, agresión y acoso a diversas comunidades locales, además de difundir abiertamente a través de sus declaraciones públicas discursos de odio, intolerancia y negacionismo”, resumen en el inicio del texto respecto a las propias declaraciones públicas de sus, al menos, 3 integrantes visibles.

El informe empieza describiendo el nombre del espacio: Kyle Rittenhouse, “un joven de Illinois armado con un rifle semiautomático que asesinó a dos personas e hirió gravemente a otra en el marco de las protestas contra la brutalidad policial en Kenosha, Wisconsin el 25 de agosto de 2020, después de que el oficial de policía blanco Rusten Sheskey asesinase a Jacob Blake, un hombre negro”.

“Rittenhouse que alegaba estar ‘defendiendo la propiedad privada’, fue absuelto un año después y celebrado por la ultra-derecha y el supremacismo blanco a nivel internacional como una figura heroica, viralizando la consigna ‘Kyle was right’ (‘Kyle tenía razón’), aquella misma consigna que puede verse pintada en el mural central del espacio platense”, describen.

Negacionismo

El espacio del CCKR funciona, según denuncia el comunicado, “como una fuerza de promoción de tendencias negacionistas en torno al genocidio producido en la última dictadura cívico-militar- eclesiástico-empresarial de 1976”.

Sobre ese punto, amplían: “Han caratulado al 24 de marzo como ‘el Día de Lucha contra la Subversión’, (…) en el marco de la fecha han salido a pintar consignas en la calle como ‘ni 30.000 desaparecidos, ni 30.000 víctimas'”.

Además, aseguran que en sus comunicados “se refieren a las personas detenidas- desaparecidas como ‘terroristas’, reflotando en sus redes la teoría de los ‘dos demonios’, ‘la guerra sucia’ y ‘la amenaza subversiva’. También se comparten materiales de reivindicación a represores militares”.

El documento ilustra cada una de las aseveraciones con fotos extraídas de las propias redes sociales del lugar, donde se ven explícitamente esas frases.

Escraches y simbolismos

En los últimos cuatro años diversos murales de espacios de derechos humanos, de izquierda o feministas fueron intervenidos y “escrachados” borrando el mensaje original y escribiendo otros, de clara posición negacionista o basados en un discurso de odio.

Al respecto, en la nota denuncian como ejemplo un mural de la sede Néstor Fonseca de la Facultad de Artes, donde se ha escrito la expresión “MUERTE” sobre rostros de Madres de Plaza de Mayo y militantes populares.

Al respecto, refieren que el surgimiento de este tipo de espacios con estos siniestros personajes “no son aislados, sino que se producen en el marco de un clima epocal en donde el negacionismo puja para crecer en términos mediáticos y parlamentarios, en sintonía con la misma línea que postulan los diputadosde Libertad Avanza, el partido de Javier Milei”.

En el autodenominado “centro cultural”, se pueden observar murales que reivindican a genocidas y carapintadas como Mohamed Alí Seineldín, también destacan las figuras de Donald Trump y Jair Bolsonaro, o hasta el “Malevo” Ferreyra:  representantes nacionales e internacionales de la extrema derecha y el supremacismo blanco.

Para quienes escribieron el documento, las acciones que estas personas ejercen en la ciudad de La Plata “se enmarcan en una avanzada del neonazismo a nivel internacional”, y allí relacionan muchos de los símbolos que revisten el CCKR con las agendas de grupos de ultra-derecha, grupos supremacistas, neo-nazis y neo-reaccionarios.

Mencionan allí ejemplos como el uso de la bandera confederada, “que ha sido usada crecientemente y de manera vindicativa por grupos supremacistas blancos a lo largo de todo el mundo” o “la insignia neo-nazi Wolfsangel usada por divisiones SS en la Segunda Guerra Mundial”, retomada ahora también por “el Batallón Azov, unidad neo-nazi de la Guardia Nacional de Ucrania, grupo con el cual este mencionado espacio manifiesta sus simpatías”.

Para concluir, entre otras denuncias y aseveraciones, la nota expresa que estas acciones y la apertura de este espacio “además de ser una clara provocación, demuestran que el grupo está decidido a la acción, como lo proponen en una de las consignas antes mencionadas (‘es legítimo usar la fuerza física o armada contra una agresión originaria’)”.

Además resaltan que estas manfestaciones representan “una amenaza para la sociedad en general, y para los grupos ya atacados, en particular(…) La peligrosidad de este grupo actuando en la ciudad se ve acrecentada por sus vínculos concretos con representantes de la derecha local, que no escatima discursos de odio hacia todo un sector de la población que no se enmarca en los ‘valores cristianos'”.

“Con este documento hacemos pública esta información y manifestamos nuestra preocupación ante la apertura de este ‘centro cultural'”, finaliza el texto y llama a organizaciones de todo tipo y a la ciudadanía en general a sumar su adhesión al repudio.

Para leer el documento completo, hacer click acá.

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img