fbpx
32.8 C
La Plata
miércoles 07-12-2022

Cerró el Instituto De Andreis: el Arzobispado adeuda indemnizaciones

MÁS NOTICIAS

Una nueva tanda de profesoras quedó despedida en marzo, con la extinción definitiva del establecimiento eclesiástico de formación docente. Al igual que en 2019, denuncian un total destrato por parte de la curia local, además de deudas salariales

Sin respetar en lo más mínimo la legislación laboral, el Arzobispado platense terminó de cerrar el Instituto de Formación Docente Guido De Andreis, dejando otra tanda de profesoras y profesores en la calle adeudándoles su correspondiente indemnización.

Se trata de un establecimiento educativo que estaba a punto de cumplir 40 años. Una institución pública de gestión privada que tenía su sede en 46 entre 7 y 8. En 2018, la Iglesia decidió comenzar un cierre escalonado, tras la reducción de subsidios de la Provincia hacia colegios y centros de formación dependientes de la curia local.

Aunque en principio las autoridades eclesiásticas al mando de monseñor Víctor Fernández habían prometido reubicar a las y los docentes en otros establecimientos arzobispales, como el Instituto Juan N. Terrero, todo fue un engaño: los despidos avanzaron sorpresivamente y sin previo aviso primero en diciembre de 2018 y luego en el mismo mes de 2019.  

En ambos casos, las indemnizaciones no fueron depositadas en tiempo y forma: llegaron a demorar al menos un año. “Esa demora en el cumplimiento es una perdida salarial para el docente despedido, ya que los montos perdieron valor por la inflación”, explicaba hace dos años a Pulso Noticias el gremio de los docentes privados SADOP.

Otra vez, sin respuestas

A fines de marzo, las y los docentes de cuarto año -el único que quedaba, ya que los anteriores habían ido cerrando previamente- recibieron las cartas documento que les notificaban de los despidos. Al menos 12 personas fueron cesanteadas además de todo el equipo directivo.

Se trata de la última parte del cierre progresivo planificado por el Arzobispado. “Este año trabajamos hasta fin del mes de marzo para que la mayor cantidad de estudiantes pudiera rendir sus finales, en tiempo y forma”, explicó a este medio una de las profesoras despedidas, con más de 20 años en la institución.

El Arzobispo Víctor “Tucho” Fernández. Imagen de Archivo / Foto: Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)

De sus indemnizaciones, nadie les dice nada. “Los que fuimos despedidos a fines de marzo no hemos recibido nada. Ya se vencieron los plazos. Los representantes legales, que son formalmente los responsables de transmitir la situación, tampoco no saben nada. Cuando uno les hace consultas, las remiten a la Junta Regional de Educación Católica (JUREC), pero desde ese organismo no responden. Nunca respondieron”, indicó la docente.

En estos cuatro años de cierre escalonado del Instituto, no hubo contemplaciones para nadie: en el plantel despedido había personas a punto de jubilarse y otras que estaban desde la fundación del establecimiento. Todas sufrieron el mismo destrato, la falta de información, de claridad sobre su situación y sobre las fechas de pago de lo que legalmente les corresponde.

“Han hecho cosas que tienen que ver con formas de maltrato, de venganza”, explicó la docente en referencia a que los primeros despidos recayeron particularmente en profesoras que fueron insistentes en pedir explicaciones al Arzobispado cuando comenzó el desguace progresivo.

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Sagitario en casa diez, ascendente en Piscis y luna en Capricornio. Buena mano para el mate. Trabajó en Infoanpress; diario Hoy; Agencia La Provincia; revista Avanzada Sindical; revista La Tecla y colaboró en ANRed. Escribe en secciones como Política, Derechos Humanos, Interés General y Socio Ambiental. Un poco sindicalista. No es tímido, nomás le cuesta entrar en confianza.

spot_img