La excelencia en la escuela técnica, clave para la inserción laboral

Desde la empresa Oxbow Argentina con sede en Ensenada, se lleva adelante un plan de inclusión de chicos de secundario que sirve para achicar la brecha existente entre la formación que hoy tienen los jóvenes y las necesidades del mundo laboral

Salir del colegio secundario e insertarse en el mundo laboral es una de las grandes inquietudes que aquejan hoy a la juventud argentina, que ve cómo conseguir el primer trabajo se transforma en una actividad casi imposible para la mayoría, y que muchos de aquellos que lo consiguen lo hacen con un alto nivel de precarización y pérdida de derechos consagrados.

Conscientes de esta situación, es que la empresa Oxbow Argentina Planta Copetro que tiene su sede en la localidad de Ensenada ha llevado adelante un trabajo de inserción con la Escuela Técnica N° 2 “Santiago de Liniers”, que tiene como objetivo central achicar las diferencias existentes entre la escuela y el mundo del trabajo.

En diálogo con el programa “En Vivo y en Directo”, que se emite los jueves de 19 a 21 por el aire de FM Classique 106.5, Lucero Muñoz, Coordinadora de Relaciones Institucionales de la empresa Oxbow, señaló que “hace 35 años que estamos emplazados en el barrio Campamento de Ensenada. Desde el año pasado lo que hicimos fue toda una revisión de la estrategia de inserción de la compañía con la sociedad y definimos nuevas formas de integrarnos a la misma”.

Para la integrante de la planta Copetro, “a partir de ese estudio que hicimos con las organizaciones que tenemos alianzas, definimos este programa que se llama ‘Herramientas del Futuro’, que tiene como objetivo achicar la brecha que existe entre la formación que hoy tienen los jóvenes de la escuela técnica y las necesidades del mundo laboral”.

Muñoz destacó que “hoy los chicos tienen que estar 8 horas adentro de la escuela con lo cual frente a determinadas adversidades o situaciones económicas, a chicos que ya tienen 18 o 19 años, se les genera este desafío de terminar la escuela o no, salir a trabajar o no, y bancarse adentro de la escuela. La escuela técnica fue amenazada y de alguna manera se tuvo que reconvertir, tienen un gran desafío por delante”.

En ese sentido, indicó: “Existe una brecha entre lo que hoy saben los chicos y lo que necesita el mundo productivo, y nuestro objetivo es contribuir a que esa brecha se achique de diferentes formas y con diferentes aliados que son los que saben de educación. Nosotros sabemos calcinar carbón de petróleo, por eso nos aliamos con organizaciones y especialistas que saben de qué se trata esto y cómo podemos hacer para contribuir a la calidad educativa y a cerrar esta diferencia”.

El programa “Herramientas del Futuro” tiene varios componentes, uno de ellos son las visitas a planta; el otro componente son becas con la Fundación Cimientos que contemplan además de dinero en efectivo, un acompañamiento con tutores para que los chicos no caigan y queden afuera del sistema, y además contempla prácticas profesionalizadas.

La miembro de Oxbow Argentina indicó que “los chicos que visitaron la planta de Ensenada y que estamos haciendo el proyecto con la Fundación Cimientos, son los de tercer año, son chiquitos de 12 o 13 años, y eso se hace porque en tercer año ellos deben empezar a decidir qué orientación van a tomar en el ciclo específico de formación”.

Y continuó: “Ellos eligen electromecánica o informática porque los amigos o familiares les dicen qué deben seguir, y cuando llegan a cuarto año dejan esa orientación porque no les gusta, entonces en función del trabajo que hicimos con la Fundación Cimientos es que decidimos acompañar a estos chicos de tercer año durante todo el año para que encuentren en ese momento su vocación, qué es lo que realmente les interesa, porque si en ese momento la elección es consiente se presupone que van a poder terminar el ciclo de especialización”.

“La Fundación Cimientos hace 20 años que trabaja en la Argentina y ellos trabajan por la calidad y terminalidad educativa del nivel secundario con jóvenes que están en situación de vulnerabilidad, y es la primera vez que trabajan directamente con una escuela técnica. El rol que ellos tienen es el de administrar estas becas, y acompañar con una tutora especializada el desarrollo de estos chicos”, subrayó Lucero Muñoz.

Comentarios

- Advertisement -