Una multitud bajo la lluvia por Johana

La caravana de más de tres cuadras se movilizó desde 1 y 63 hasta Gobernación para exigir la aparición con vida de la joven de 24 años. En la manifestación también participó Susana Trimarco, madre de Marita Verón

Al cumplirse un año desde su desaparición, en un día igual de frío y lluvioso que aquel 26 de julio de 2017 en que fue vista por última vez, una multitud de personas marchó por las calles de la ciudad para reclamar por la aparición con vida de Johana Ramallo.

La caravana partió desde la estación de servicio de calle 1 y 63 (último lugar en el que se la vio), se dirigió hacia los tribunales federales y finalizó en Gobernación, donde se leyó un documento en el que distintas agrupaciones le exigieron al Estado que tome cartas en este asunto que para la Justicia parece olvidado.

Durante la manifestación, su mamá, Marta, dijo: “Ese día lluvioso y triste a nosotros se nos acabó la vida. Dejamos de sonreír y dejamos de ser la familia que éramos. A la Justicia patriarcal que tenemos y a la red de trata les quiero decir que yo no me voy a dar por vencida ni aún vencida. Yo esta lucha me la voy a llevar puesta porque se lo prometí a mi Johana y a mi nieta, mirándola a los ojos”.

Acompañando a Marta en este duro momento, además de amigos y familiares, también se hizo presente Susana Trimarco, madre de Marita Verón, desaparecida en 2002 en la ciudad de Tucumán. Visiblemente afectada, esta otra luchadora dijo: “Ustedes no se imaginan el dolor y la tristeza que se siente al perder una hija. No hay que bajar los brazos y seguir en esta lucha. Cuando desapareció Marita, mi nieta tenía 3 años. Hoy tiene 19 años y todavía no la encontré. No podemos dejar que estas mafias hagan lo que quieran con nuestras vidas, que destruyan las vidas de las familias”.

Foto: Nicolás Braicovich

Comentarios

- Advertisement -