fbpx
8.4 C
La Plata
jueves 07-07-2022

Trabajar no es delito: volvió la Feria Americana a la Plaza

MÁS NOTICIAS

David Nicolás Barresi
David Nicolás Barresi
Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Sagitario en casa diez, ascendente en Piscis y luna en Capricornio. Buena mano para el mate. Trabajó en Infoanpress; diario Hoy; Agencia La Provincia; revista Avanzada Sindical; revista La Tecla y colaboró en ANRed. Escribe en secciones como Política, Derechos Humanos, Interés General y Socio Ambiental. Un poco sindicalista. No es tímido, nomás le cuesta entrar en confianza.

Las manteras habían sido desalojadas en 2019 a través de un imponente cerco policial orquestado por la Municipalidad y el Gobierno de la Provincia. Presentaron un amparo judicial, recibieron apoyo de organizaciones y diagramaron un proyecto de trabajo. Una lucha colectiva que hoy finalmente dio sus frutos

El 7 de junio de 2019 la Municipalidad de La Plata y el entonces Gobierno de la Provincia de Buenos Aires a cargo de María Eugenia Vidal encararon un imponente operativo policial en Plaza San Martín para desalojar a más de un centenar de feriantes que vendían ropa usada a través de mantas tiradas en el piso.

El cerco policial instalado -integrado por más de cien efectivos policiales- fue inédito y duró una semana. Formó parte de una persecución más extensa llevada a cabo por las mencionadas administraciones hacia las personas que desarrollaban venta ambulante o callejera en el centro de la ciudad.

La Feria Americana de Plaza San Martín, al igual que otros grupos de feriantes o manteros iniciaron en aquel momento una fuerte resistencia para reclamar algo tan básico como el derecho al trabajo. Esa lucha, dos años y medio después, terminó dando sus frutos: este lunes las manteras vuelven a la plaza y desde las 12 del mediodía realizarán un acto para celebrarlo y contar cómo lo lograron.

Pelear para trabajar

“Cuando nos desalojan, empezamos a deambular, porque al principio lo único que hacíamos era manifestarnos alrededor del cerco policial que había, que la verdad era inmenso el operativo que habían armado con efectivos policiales, y la única manera de manifestarnos era esa”, recordó Gladys, integrante de la Feria Americana a Pulso Noticias.

“No teníamos lugar donde trabajar, íbamos con las chicas cargadas con los bolsos y volvíamos sin poder laburar”, remarcó y agregó: “Nosotras buscamos por nuestros medios seguir trabajando. Estuvimos un tiempo en Plaza Italia, y luego nos fuimos a calle 51 entre 7 y 8. Estuvimos un buen período ahí, en el medio hubo algunas audiencias judiciales, negociaciones, pero no se llegaba a nada”.

“Más adelante, la Municipalidad nos sacó de calle 51, de un día para el otro, sin ninguna explicación ni nada. Simplemente nos dijeron que no podíamos estar ahí, y que teníamos que ir a la vereda de calle 53, que es en donde estamos hasta la actualidad”, detalló.

La solidaridad, un amparo y un proyecto

Las integrantes de la Feria Americana -todas mujeres, y entre ellas varias mayores de edad- buscaron siempre organizarse para poder ubicar un lugar donde poder seguir trabajando. Pero no estuvieron solas. “Gracias a Dios se nos acercaron varias organizaciones sociales, entre ellas el Colectivo de Abogados/as La Maza, el cual nos ayudó y pudimos presentar un amparo ante la justicia”, explicó Gladys.

En septiembre de 2019 el Juzgado Civil y Comercial Nº5, a cargo de Fabiana Coradi, hizo lugar al amparo colectivo presentado por La Maza en favor de las integrantes de la Feria. “Allí la jueza intima al Municipio a que nos dé un lugar provisorio hasta tanto se resuelva nuestra situación judicial. Eso no se cumplió”, aseguró la feriante.

En ese marco, ante la falta de respuestas, ya en junio de 2019 las manteras comenzaron la construcción de un proyecto de trabajo para que la Municipalidad les habilite la posibilidad de trabajar en el espacio público.  

El proyecto consistía en la confección de stands de hierro desmontables, para instalarse tres veces por semana en Plaza San Martín o en algún otro parque céntrico de la ciudad. El armado y desarmado de los puestos quedaba cargo de las propias manteras. Además las feriantes planteaban hacerse cargo de la limpieza del lugar y mantenimiento tras el desarmado de la feria.

Esa propuesta se la presentaron a la Municipalidad, a Control Urbano y la plantearon también en el marco del amparo. Recién en noviembre del año pasado, dos años después, tuvieron una respuesta. “Se nos acercó Control Urbano y nos citan en 20 y 50. Y ahí nos dicen que habían llegado a una resolución: darnos un espacio en Plaza San Martín para poder trabajar pero ya no con mantas si no con stands, como habíamos propuesto nosotras”, señaló Gladys.

“Nosotras sólo buscamos trabajar”

“Actualmente estamos trabajando de lunes a sábado inclusive porque muchas compañeras van también los sábados a trabajar en el centro. Lo que dice el arreglo es que vamos a poder laburar lunes, miércoles y viernes de 10 de la mañana a las 18hs”, afirmó.

En ese sentido, agregó: “La gran mayoría trabajamos después del mediodía más que nada por un tema de organización, llevar los niños al colegio y eso. Pero bueno, nos dan ese horario y estamos viendo la manera de adaptarnos y poder cumplirlo porque nosotras sólo buscamos trabajar, no pretendemos otra cosa”.

La Municipalidad se limitó a aceptar la propuesta, pero el financiamiento para comprar los stands tuvieron que conseguirlo ellas. “No es que se nos ofreció algún convenio que nos pueda ayudar a conseguirlo y poder ir pagándolos. Nada de eso hubo. Todo a pulmón, lo conseguimos solas, hicimos rifas y pudimos comprar stands. Todavía no llegamos a comprar para la totalidad de las compañeras que somos. Dentro de la feria somos 35 actualmente, y solo pudimos llegar a comprar 19 stands”, remarcó.

“Nos dividimos dos o tres compañeras por stand, lo que se pueda. Más adelante, a medida que podamos seguir trabajando, seguiremos comprando hasta que cada una pueda tener un stand individual”, indicó y apuntó: “ahora estamos pidiendo a la Municipalidad que nos ayude con la organización del guardado de las estructuras, es lo que nos falta ahora, no tenemos dónde dejarlas”.

Empezó una nueva etapa

Este lunes al mediodía se llevó a cabo la inauguración de los stands, ocasión que aprovecharon para mostrar toda la lucha que fueron dando en estos dos años y medio, y también desde que se conformó la Feria en 2014. “Para nosotras es algo muy significativo volver a Plaza San Martín, porque es donde empezó todo, donde logramos poder organizarnos y formar todo este grupo de trabajo que la verdad se bancó un montón de cosas”, explicó la mujer.

“No somos las únicas manteras de la ciudad, muchas compañeras se quedaron afuera, hay mucha gente que necesita trabajar y no puede. En nuestro caso estamos organizadas, pero en otras plazas no tienen la organización que hemos construido nosotras y han quedado afuera”, remarcó y concluyó: “gracias a las organizaciones y los medios de comunicación que nos dieron voz pudimos salir adelante”.

spot_img