fbpx
23.9 C
La Plata
martes 29-11-2022

Ley de Acceso a la Tierra: ¿por qué no avanza?

MÁS NOTICIAS

Con manifestaciones que se hicieron escuchar en todo el país la UTT volvió a exigir por la norma que busca aportar soluciones para dos grandes dramas de la Argentina: el déficit habitacional y la producción de alimentos a un precio justo. ¿Por qué falta decisión política para que prospere el proyecto? Hablamos con Agustín Suárez, referente de la organización

Por Walter Amori

En medio del debate nacional por la descontrolada suba de precios de los alimentos y el intento de las Secretaría de Comercio por ponerle un freno a las grandes empresas alimenticias, desde la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) llevaron a cabo una contundente serie de acciones que tuvo como epicentro a las adyacencias del Congreso Nacional, pero que se replicaron a lo largo y a lo ancho del país por la Ley de Acceso a la Tierra, una norma que busca democratizar las estructuras productivas pero que también propone una política de alimentos sanos y a un precio justo.

La iniciativa plantea crear un “Procrear Rural” para que los pequeños productores puedan acceder a una vivienda digna y a una parcela donde producir alimentos. “Somos inquilinos de los campos, no tenemos campos propios, entonces vivimos a especulación de los alquileres. Nosotros no queremos tomar tierras, queremos comprarlas”, manifiestan desde la organización.

También señalan que con el acceso a la tierra para las y los productores de alimentos se solucionarían muchos de los problemas que hoy acarrea la industria agroalimentaria: hiperconcentración, especulación de precios, contaminación y trabajo informal o esclavo.

Según se indica en el proyecto de ley, “en Argentina, sólo el 13% de la tierra está en manos de pequeños productores que producen más del 60% de alimentos que circulan en el mercado interno, mientras que el 1% de las empresas agrarias controlan el 36% de la tierra cultivada en nuestro país”.

Por ello en la última semana alcanzaron mucha repercusión las jornadas realizadas por la UTT en Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Chaco, Formosa, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy, Mendoza, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut y frente al Congreso de la Nación, donde fue montado un acampe durante cuatro días con actividades como movilizaciones, verdurazo, feriazo, asadazo, panazo, festival cultural, charlas, talleres y proyecciones, para exigir el avance de la Ley.

Y si bien el proyecto (que fue presentado en 2016, 2018 y 2020) había tenido apoyo de referentes del ejecutivo nacional como los ex ministros de Agricultura, Luis Basterra, de Desarrollo Social, Daniel Arroyo y del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, no logra avanzar en el parlamento.

En diálogo con Pulso Noticias, Agustín Suárez, referente y vocero de la UTT, destacó como “muy positivas” las acciones llevadas adelante en los últimos días por “el despliegue de la organización y el apoyo de la gente”, pero advirtió por la falta de decisión política para que la norma, tratada en las comisiones de Agricultura y Asuntos Legislativos de Diputados, consiga dictamen.

“El diálogo con el gobierno siempre estuvo, desde el presidente hacia abajo, con los legisladores del Frente de Todos, ellos nos reiteran todo el tiempo que la ley va a avanzar, pero eso no se concreta y por eso es que salimos hace un mes atrás a hacer un acampe y reiteramos las acciones ahora”, expresó Suárez.

“La realidad es que cada vez se entiende menos por qué no avanza. El presidente Alberto Fernández se sacó la foto con el cartel apoyando la ley, hay diálogo con Cecilia Moreau, con Máximo Kirchner y siempre está el compromiso del gobierno de que la ley progrese, pero hoy está en foja cero”, subrayó.

Agustín Suárez, referente y vocero de la UTT

Y ante la consulta de si el actual contexto de debate por el precio de los alimentos es una oportunidad propicia para que el proyecto progrese, manifestó: “Sí, nosotros lo venimos proponiendo desde antes de que el gobierno gane las elecciones, que hay que construir, apoyar y fomentar este ‘otro campo’, como lo llamamos nosotros, el campo que produce alimentos”. “Nosotros lo planteamos antes de que asuma como gobierno, después en el medio de la pandemia donde también se requerían alimentos, y ahora donde tenemos una inflación que es terrible y nos afecta a todos”, enfatizó.

“El diálogo con el gobierno siempre va a ser en términos de querer construir un canal de alimentos sanos y a precios justos como lo venimos haciendo, lo que pasa es que es indispensable que el gobierno lo fomente con políticas públicas, con créditos, con apoyo a la agroecología, multiplicando las hectáreas de producción agroecológica”, remarcó Agustín Suárez.

“Si algo nos ha demostrado hasta ahora la crisis sanitaria, es la necesidad imperiosa como sociedad de que la producción de alimentos esté en manos de pequeños productores y campesinos. Es la única forma de asegurar el abastecimiento de alimentos frescos, a precios accesibles y en mercados de cercanía”, reflexionaron desde la organización de los trabajadores de la tierra el 17 de abril pasado, en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Lucha Campesina.

Lo que hay que saber del proyecto

La iniciativa legislativa indica que con un crédito del Banco Nación de 110 millones de dólares, unas 2000 familias podrían acceder a una hectárea propia con infraestructura productiva y vivienda digna, y sentar las bases de un nuevo modelo agroalimentario en la Argentina. La cifra representa un tercio de lo que el Estado argentino le prestó a la empresa privada en quiebra Vicentín (300 millones de dólares), o un 4% de lo que el fisco recaudó por retenciones entre enero y agosto de 2020 (233.200 millones de pesos)

La propuesta de este “Procrear Rural” apunta a:

-Favorecer la DISPONIBILIDAD de alimentos a largo plazo, porque las prácticas de la Agricultura Familiar producen alimentos para personas, no commodities que, por su carácter extractivo, son más nocivos con el ambiente.

-Mejorar el ACCESO, porque al establecer circuitos cortos de comercialización se bajan los costos y acerca físicamente la producción a los consumidores.

-Mejorar la UTILIZACIÓN biológica, porque el aumento del consumo de hortalizas y frutas mejora la salud de la población. Esto ayuda a frenar la epidemia de sobrepeso y obesidad.

-La tierra propia para la familia agrícola le permite PROYECTAR y PLANIFICAR más allá de una generación, y esto es clave para lograr el desarrollo y la ESTABILIDAD. La tierra propia equilibra la balanza de poder hacia el sector más postergado de la cadena de alimentos: los productores y los consumidores.

Como se remarca en los fundamentos del proyecto, la pérdida de las fincas de menor tamaño y el acaparamiento en grandes explotaciones “es causante de migraciones de poblaciones rurales a zonas marginales de las grandes ciudades. El desarraigo rural, producto de la concentración de tierras es una crisis habitacional al mismo tiempo que una crisis del sistema alimentario local”.

Periodista - Papá primerizo y asador de departamento.
Walter Amori nació en Villa Ramallo, en 1983, pero ya lleva más años transcurridos en La Plata que en su ciudad natal. Se recibió de Licenciado en Comunicación Social en la UNLP, lugar donde además fue docente de Opinión Pública. En la capital bonaerense trabajó en prensa institucional y desarrolló tareas periodísticas en medios privados y públicos. Desde 2018 forma parte de Pulso Noticias. Anda en eso de ver de qué se trata la vida después de empalmar paternidad primeriza y dos años de pandemia. Tiene una parrilla en el balcón con poco uso.

spot_img