Desmitifican el aumento de costos con la legalización del aborto

El ministro de Salud, Adolfo Rubenstein, dio datos concretos sobre la reducción de costos que traería consigo la legalización del aborto. Además, aseguró que en los países donde es legal la práctica disminuyó notablemente

En el marco del Plenario de Comisiones del Senado de la Nación, el ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubensttein, posicionado fuertemente a favor de la interrupción voluntaria del embarazo (IVE), dejó en claro a partir de información de la Dirección de Estadísticas de su cartera que la legalización del aborto reducirá la mortandad de las madres, las prácticas mismas y los costos económicos.

“Entre los años 1990 y 2014, los números de abortos en los países donde existe el aborto legal disminuyeron cada 1.000 mujeres en edad reproductiva –entre 15 y 44 años-, lo que no se produjo en los países que tienen marcos legales más restrictivos”, aseguró. Al tiempo que agregó: “La desaparición del marco clandestino va acompañado de políticas activas de salud pública sexual y reproductiva”.

Además, resaltó que el aborto es un problema de salud pública porque produce preponderantemente muertes y morbilidad evitable en mujeres jóvenes, sanas y con alta vulnerabilidad social. En tanto, el funcionario manifestó que “los países con marcos legales restrictivos no reducen el número de abortos sino que aumentan la proporción de abortos inseguros”.

En cuanto a los costos que puede tener la IVE, Rubenstein expuso que actualmente al sistema de salud le cuesta $11.500, mientras que si estuviera sancionada la Ley saldría $1.914. Tiene que ver con las probabilidades de complicaciones que atraviesan cientos de miles de mujeres en la clandestinidad.

Al presente, “casi el 70% son abortos medicamentosos, accediendo a la medicación abortiva, por ejemplo el Misoprostol, a precios desorbitantes en el mercado secundario; luego tenemos un 22% de abortos instrumentados por profesionales y casi un 10% de evacuación uterina, es decir, un aborto hecho en extrema precariedad, un aborto inseguro”, describió el ministro.

Según explicó Rubenstein, “en el caso de que la Ley de IVE fuera sancionada en realidad el aborto sería en el 90% de los casos farmacológico, lo que reduciría “dramáticamente la tasa de complicaciones”, principalmente porque se “realiza en un entorno legal” y sobre todo “porque es un aborto farmacológico, gratuito, es decir, la medicación va a ser proporcionada por el Estado, y de esa manera se permite el acceso a los servicios de salud”.

Al comparar el escenario actual y el que existiría si se aprueba la Ley, también dejó en claro que con la legalización se reducirán las internaciones, las cuales son las fuentes de costos más altas, “costos que hoy está enfrentando el sistema de salud”.

El debate por el aborto legal está transitando por las últimas semanas: el 1º de agosto emitirán el dictamen para ser tratado en el recinto el próximo miércoles 8. Cabe mencionar que el movimiento feminista realizó esta mañana un “puentazo federal”, en el que colgaron pañuelos verdes gigantes para visibilizar el apoyo al aborto legal, seguro y gratuito en todo el país.

Por último, el ministro de Salud –a quien intentaron proscribir a la hora de exponer su posición- afirmó que “la legalización del aborto -los datos son muy contundentes- reduce la mortalidad y las hospitalizaciones por complicaciones, sin implicar mayores costos para el sistema de salud”.

Comentarios

- Advertisement -