fbpx
21 C
La Plata
lunes 26-02-2024

Tucumán: perpetua para los policías que asesinaron al niño Facundo Ferreira

MÁS NOTICIAS

Este martes dictaron la sentencia a los policías de la provincia de Tucumán: prisión perpetua para Mauro Gabriel Díaz Cáceres y Nicolás Javier González Montes de Oca por un caso de gatillo fácil. Dispararon doce balas, once de plomo y una de goma

La justicia tucumana condenó a prisión perpetua a Mauro Gabriel Díaz Cáceres y Nicolás Javier González Montes de Oca, dos policías de la provincia de Tucumán que dispararon por la espalda al niño de 12 años, Facundo Ferreira, el 8 de marzo de 2018.

Este martes a partir de las 15 horas comenzaron a leer la sentencia, transmitida por la plataforma digital Zoom, del tribunal de la Sala I de la Cámara Conclusional -integrado por Wendy Adela Kassar, María Fernanda Bahler y Emilio Páez de la Torre-. Ellos consideraron a los policías coautores de homicidio doblemente agravado por alevosía. Y también por el ejercicio abusivo de la función de los miembros de la fuerzas de seguridad, agravado por el uso de armas de fuego e incumplimiento de deberes de funcionario público.

Además el Tribunal dictó la prisión preventiva para ambos por el término de seis meses o bien hasta que la sentencia quede firme. Mientras que rechazó la solicitud de la querella de investigar al policía Diego Darío Lescano –hoy subcomisario-, quien estaba señalado como el oficil principal que dirigió las maniobras para alterar el lugar del hecho.

Gatillo fácil

El asesinato del niño tucumano fue enmarcado desde el primer momento como un caso de gatillo fácil. Facundo había salido junto a un amigo a ver las carreras de motos que corren en la capital de Tucumán. Lo que fue una travesura se convirtió en un asesinato.

La madrugada del 8 de marzo de 2018 policías de la División Motoristas del Servicio 911 de la policía tucumana lo persiguieron a él y a su amigo. A Facundo lo mataron de un tiro en la nuca.

“A mi amigo lo mataron los policías”, dijo enseguida Juan, el adolescente de 14 años que manejaba la moto. Doce balas dispararon los policías: 11 de plomo y 1 una de goma.

Como todos los casos de gatillo fácil, donde están involucradas las fuerzas represivas, rápidamente se intenta justificar el accionar policial alegando un “enfrentamiento”. En este caso señalaron que los niños habían disparados contra ellos. Sumado a la estigmatización construida por los medios de comunicación.

Los policías quedaron libres el mismo día del asesinato. También pudieron manipular, como sucede en estos casos, la escena del crimen. En un primer momento el demortest –el cual indica restos de polvora en una persona- le dieron positivo a Facundo.

Sin embargo, con el correr de los meses las pericias mostraban la verdad. Los niños nunca tuvieron un arma, todas las vainas pertenecían a los policías y hasta los test toxicológico de ellos dieron positivo.

A pesar de las constantes mentiras policiales, el poder político intentó encubrir este asesinato. En febrero del 2020, Malvina Ferreira, tía de Facundo, denunció: “el gobernador –Juan Manzur– nos quiere hacer callar con casas, poniéndonos una panadería” y durante el juicio Mercedes, la abuela de Facundo, ratificó ese ofrecimiento durante una reunión con Claudio Adolfo Maley, Ministro de Seguridad tucumano.

Cabe mencionar, que los abogados defensores de los policías dependen del ministerio de seguridad de la provincia de Tucumán. Como sucede en la gran mayoría de los casos de gatillo fácil, donde el Estado paga los honorarios de los asesinos en vez de defender a las víctimas

Amenazas

Al finalizar la audiencia, los familiares de los policías quisieron pegarles a la tía y a la abuela de Facundo. Hasta las amenazaron de muerte.

Malvina, la tía de Facundo manifestó que al fin consiguieron “algo de paz, después de 3 años y medio, al fin se hace justicia. Todo fue una pesadilla. Perdimos a Facundo y tuvimos que soportar las amenazas de la policía, las extorsiones del Gobierno y que difamen a nuestro pequeño”.

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img
spot_img