Justicia por Lito Costilla: tres policías más cerca de la cárcel

Amigos y familiares del joven repartidor asesinado por tres efectivos de la Policía Local de La Plata convocan a una movilización este jueves 7, desde Plaza Moreno a la gobernación. “Queremos saber la verdad”, dijo su hermana Daiana Rodríguez

Por Estefanía Velo

“Después de un año de mucha pelea, al caso de Lito lo quisieron hacer pasar por accidente y hoy queda claro que no fue así”, asegura su hermana Daiana Rodríguez a Pulso Noticias. La madrugada del 7 de octubre de 2020, Lito Costilla, un joven repartidor de 28 años se dirigía hacia su casa en Tolosa. Apenas faltándole cuatro cuadras, se cruza con dos motos de la Policía del Comando La Plata –con tres efectivos-, quienes lo persiguieron varias cuadras y le quitaron la vida.

Su familia viene luchando desde el inicio para exigir justicia por Lito. Según las primeras versiones policiales, Lito perdió el control de su moto, se cayó, se golpeó en el piso y murió. Sin embargo, los testigos, las cámaras de seguridad y las pericias desmienten las declaraciones de los policías que quisieron hacerlo pasar por un accidente.

Luego de once meses, el fiscal de la UFI 10 de delitos culposos, Carlos Vercellone, solicitó el cambio de caratula a “homicidio doloso”. Con un gran paso hacia la búsqueda de justicia, la causa actualmente tramita la UFI 16, a cargo de Juan Cruz Condomí Alcorta, y de la jueza de Garantías Marcela Garmendia.

La hermana de Lito señala que nunca bajaron los brazos. “Dimos pelea porque sabíamos lo que había pasado; Lito no se pudo haber muerto a cuatro cuadra de mi casa. Todo lo que dijeron esos tres efectivos quedó descartado”. Esa noche Lito había dejado a un amigo en diagonal 74 y 119, hizo una videollamada con su Daiana y salió hacia su casa, 524 y 115.

Tolosa: “A mi hermano lo mató la Policía”

Pericias aclaradoras

Los resultados de las pericias fueron contundentes para imputar a los policías Bonaerense Damián Aquino, Mauricio Rodríguez y Sergio Martínez por “homicidio doloso”. Las cámaras de seguridad registraron el momento en que ellos tres salen de la garita policial de la rotonda de 120 y 32 en contramano hacia 532. A partir de ahí comienzan con la persecución a Lito.

Según manifestaron en el acta policial, un transeúnte les avisó que había un muchacho tirado en el piso al lado de su moto en 121 y 524, pasó una hora y cambiaron la dirección en el acta policial alegando que había sido en 121 y 525. “Un lugar donde no hay cámaras”, señala la hermana.

Otra de las pericias indicó que Lito “fue expulsado de su moto por una fuerza externa contundente. Se descarta que los baches existentes en la calzada previo al evento tuvieran un mínimo de causalidad del mismo”. La principal conclusión que echa tierra a la versión policial.

Sumado a ello, otra de las pericias determinó que la velocidad en la que viajaba Lito no superaba los 30km/h lo cual deja claro que no pudo haber caído y golpearse todo el cuerpo como lo tenía.

“Todas las mentiras que realizaron en sus declaraciones los tres efectivos, todas esas fueron pruebas para que llame más la atención la hipótesis que ellos iniciaron desde un principio”, asegura Daiana.

En ese sentido, Daiana reclama que tienen que llamar a indagatoria a los tres agentes policiales sobre lo que le hicieron a su hermano.

Reclamo en la calle

Este jueves 7 a partir de las 16.30 se movilizarán desde plaza Moreno hacia plaza San Martín donde realizarán una “jornada de lucha y recuerdo activo”. Habrá micrófono abierto para familiares de víctimas de gatillo fácil, participarán bandas musicales y también la juventud emergente freestyle amenizara el final de la jornada.

“Nosotros solo queremos saber la verdad. Y que ellos paguen por lo que hicieron”, manifiesta la hermana de Lito. “Si ellos no se hubiesen cruzado en el camino de mi hermano, le faltaba cuatro cuadras para llegar a mi casa, él estaría con nosotros”.

Para finalizar, Daiana remarca que “todo lo que hicieron, lo hicieron consciente”. “Lo hicieron con gran saña porque mi hermano venia circulando bien, ellos fueron en contramano. Ellos solos con sus propias mentiras fueron los que desataron todo esto”. 

Lito tenía 28 años, cinco hijes y trabajaba como repartidor de la parrilla de 120 y 530, muy conocido en el barrio. Estaba terminando el secundario junto a su hermana. Pasó un año de su asesinato, y su familia se acerca un poco más a saber la verdad. ¿Qué pasó con Lito?

Tras varios meses de movilizaciones y permanente exigencias a la justicia, lograron revertir la versión policial en la cual defienden los intereses de los agentes policiales, tal como sucede en estos tipos de casos donde las fuerzas represivas atacan a las y los jóvenes. Sucedió con Facundo Astudillo Castro -en Pedro Luro-, Natalia Melman -en Miramar-, Omar Cigarán -en La Plata- y muchos otros jóvenes asesinados por el aparato represivo estatal. Ahora la familia de Lito esperan el juicio y la condena correspondientes para estos policías.

Lito Costilla tenía 28 años, cinco hijos y vivía en Tolosa

Comentarios

- Advertisement -