fbpx
32.8 C
La Plata
miércoles 07-12-2022

Comenzó el juicio contra Etchecolatz y Garachico por crímenes en Arana

MÁS NOTICIAS

Etchecolatz hizo declaraciones desde la cárcel de Campo de Mayo, mientras que Garachico decidió no hablar desde su casa en Mar del Plata, en prisión domiciliaria. El lunes 13 de septiembre se retoma con la proyección de los testimonios de Nilda Eloy y Julio López. Cobertura conjunta de Pulso Noticias con La Retaguardia y la UNLP

El lunes 30 de agosto, pasadas las 9:30 de la mañana comenzó un nuevo juicio por crímenes de lesa humanidad en La Plata. Se trata del denominado “Juicio Garachico”, un debate oral y semipresencial que tiene como acusados a Julio Cesar Garachico y a Miguel Osvaldo Etchecolatz por secuestros, torturas y homicidios ocurridos en la localidad de Arana. Van a haber veintidós declaraciones testimoniales y se van a exhibir los testimonios de Jorge Julio López, Nilda Eloy, Cristina Gioglio y Alfonso Dell Orto.

El “Juicio Garachico” comenzó ayer con una metodología mixta entre presencialidad en el Tribunal de 8 y 50 con los jueces subrogantes y las querellas, pero con los acusados y los testigos conectados de manera virtual: sentado dentro de un pequeño estudio acustizado en la propia Unidad 34 de Campo de Mayo, penal hecho especialmente para condenados de Lesa Humanidad, se encontraba Miguel Osvaldo Etchecolatz, con un cartel colgado de su cuello y un crucifijo. 

Por su parte, Julio Cesar Garachico, también conectado en una habitación de su casa en prisión domiciliaria en Mar del Plata.

Se trata de un juicio “residual” que se genera a partir de las declaraciones de Julio López (actualmente desaparecido) junto a otros testimonios como el de Nilda Eloy, Cristina Gioglio y Alfonso Dell Orto, quienes fallecieron (el último mencionado murió hace apenas una semana).

Durante esta primera jornada del juicio, que duró 2 horas, se les leyeron a los dos imputados extractos de Elevaciones a Juicio, la requisitoria, donde se describen los crímenes que los acusan. Además, se les dio la posibilidad a ambos de declarar, a lo que solo Etchecolatz tomó la palabra, mientas que Garachico prefirió no hablar.

Se trata de la Causa 61/2013 “Garachico, Julio Cesar y otro sobre privación ilegal de la libertad, imposición de tortura, homicidio agravado por ejercicio de 2 o más personas”.

Desde Pulso Noticias, junto con La Retaguardia y el Programa de apoyo a Los Juicios de la Prosecretaria de Derechos Humanos de la UNLP se realizará una cobertura y transmisión en vivo de las audiencias que serán todos los lunes, en YouTube. Podés seguir el diario del juicio acá.

No son ustedes los que me juzgan

Julio Beley pidió que su defendido, Miguel Etchecolatz no tenga que conectarse a las sesiones hasta la última jornada, a lo cual fue aceptado.

Primeramente, se dio la palabra a Julio Cesar Garachico quien describió sus 80 años, es platense y vive actualmente en Mar del Plata. “Ya declaré cuando me llamó el juez, por eso ratifico eso y no voy a volver a declarar”.  

Por eso se leyó su declaración realizada en la instrucción donde se declara inocente, de que dependía de la Unidad Regional, nunca estuvo en Arana, ni Pozo de Arana ni el Destacamento. Dijo que estuvo hasta marzo de 1977 en la Unidad Regional, que no conoció a López, ni a Ambrosio, ni a Patricia Dell Orto.

Garachico, de 80 años, vive en calle Nápoles n° 3626, de la ciudad de Mar del Plata es Comisario Inspector de la policía bonaerense retirado.

Por su parte, Miguel Osvaldo Etchecolatz leyó una declaración escrita donde expresó “me mantuve apartado de derechas e izquierdas porque creí que esas categorías no hacían más que deformar la verdad de lo que pasaba en mi patria”.

Además, expresó que “vivimos en el imperio de la ley, pero ¿hasta qué punto la cumplimos?” preguntó y dijo que “vivimos en un estado de decadencia moral”.  “Descubro que todo está vacío, que luché para la nada”, expresó para luego decirle a los jueces que “ustedes no son mis jueces naturales, ustedes están violando la constitución nacional”, gritó al tribunal. Podés ver el video acá

Las audiencias se retomarán el lunes 13 de septiembre, 9:30 donde comenzará la etapa de producción probatoria.  Desde las querellas informaron que el miércoles pasado falleció Alfonso Dell ´Orto, uno de los testigos, padre de Patricia Dell Orto, para incorporar la declaración.  Mientras que Gioglio, Eloy y López también serán exhibidos los testimonios en un video.

Síntesis de juicio

En su resumen general del requerimiento, la APDH describió que, en la provincia de Buenos Aires, existieron 230 centros de detención, la mayoría de ellos ubicados en el Gran Buenos Aires y en la ciudad de La Plata. El funcionamiento de las dependencias de la policía de la provincia de Buenos Aires como lugares de detención clandestinos se extendió por todo el territorio provincial, es decir, que tanto las comisarias, subcomisarias, destacamentos, puestos, brigadas, etc. se constituyeron en sitios de detención.

Además, expresaron que el Pozo de Arana, era parte del Circuito Camps. Se encontraba dentro de la estructura represiva montada por la dictadura militar, justamente bajo la órbita general del Comando de Zona I, Subzona 11, Área operacional 113.

El Pozo se hallaba ubicado en la calle n° 137 sobre el terreno en donde se encuentra hoy emplazado el vivero “Ferrari Hermanos” y aclararon que allí existían al menos cuatro centros clandestinos.

López, en su declaración en 2006 en el marco del Juicio a Etchecolatz, no solo nombró a este genocida, entonces jefe de la Dirección General de Investigaciones de la Policía de la provincia de Buenos Aires, sino que también señaló como responsables de las torturas y de los homicidios a Urcola, “Manopla” Gómez, Garachico y a una persona que hablaba “Gangoso”.

En otros aportes de la LADH realizaron una crítica a este tipo de causas residuales: “En los últimos tiempos, observamos que cada vez con más frecuencia, se plantea elevar a juicio pequeños tramos, por pocas víctimas y pocos imputados. De esta forma, el esfuerzo realizado por las querellas en pos de los criterios de unificación referidos, comienza a diluirse. Seguramente no es aquí donde tendrán más efectividad estos planteos, propios de la construcción de una política judicial que permita afrontar con real efectividad el juzgamiento de los crímenes de lesa humanidad. Sin embargo, creemos que la reiteración de estas mecánicas judiciales implica un retroceso que no podemos soslayar.”

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img