33 de mano: el vóley y dos medallas para marcar un legado

Pasaron treinta y tres años entre los Juegos Olímpicos de Seul y el de Tokio. Un bronce con muchas similitudes y dos selecciones con una identidad propia

Por Ricardo Baldoni

Seul 1988

El 2 de octubre de 1988 era el último día de competencia de los XXIV Juegos Olímpicos. El podio del vóleibol iba a ser la última entrega de medallas previo a la ceremonia de clausura y Argentina festejó como nunca ese Bronce logrado ante Brasil.

El seleccionado masculino de vóley formó parte de los 118 deportistas que representaron a Argentina en Seul. Se había ganado el boleto luego de ganar el Preolímpico del 87, en una final para el recuerdo frente a Cuba por 3-1. Ya en los JJ.OO y por el grupo B, la participación comenzó con los triunfos ante Túnez y Japón. El tercer partido fue uno de los principales encuentros de esta generación: ante Estados Unidos.

El seleccionado norteamericano venía de ser campeón mundial 1986 y era junto con la Unión Soviética los máximos candidatos a quedarse con la medalla dorada. Argentina jugó un partidazo; llegó a estar dos sets arriba y match point frente a quién sería el campeón. No obstante la derrota, el seleccionado dirigido tácticamente por Luis Muchaga luego le ganó a Holanda para asegurarse así el segundo puesto del grupo y el pase a semifinales.

Al igual que en el mundial de 1982, la URSS fue el límite para esta generación de jugadores que le competía de igual a igual a todas las potencias -sólo Cuba faltó a aquella cita al no mandar delegación-. Argentina y Brasil sería el duelo por el Bronce. Los brasileros, de amplia trayectoria voleibolística, estaban en el inicio de un proceso que redundaría en varios logros deportivos en la década del 90 y 00. Argentina por su parte, tenía más de la mitad del plantel que había obtenido el tercer lugar en el Mundial 82 varios de esos jugadores eran figuras en el vóley italiano.

Fue triunfo para la Argentina por 3-2 en un emocionante partido. Con parciales de 15-10, 15-17, 15-8, 12-15 y 15-9 el vóley argentino vivió, luego de casi tres horas de juego, una de sus horas más gloriosas. El punto final, donde el ataque brasilero tira afuera el intento en ofensiva por la derecha, marcó el inicio de las corridas hacia ninguna parte de los jugadores que alcanzaban la medalla.

El seleccionado era un equipo que tenía sus fortalezas en la fuerte personalidad, en la técnica y en la agresividad que ponía en cada juego para suplir las diferencias físicas -principalmente en altura- con las potencias del vóley. La figura de Uriarte y Martínez en el bloqueo, de Kantor en defensa y el aporte de Hugo Conte en ofensiva eran las claves de aquel equipo..

Claudio Zulianelo, Daniel Castellani, Esteban Martínez, Alejandro Diz, Daniel Colla, Javier Weber, Hugo Conte, Waldo Kantor, Raúl Quiroga, Jon Uriarte, Esteban de Palma y Juan Carlos Cuminetti, fue el plantel completo que brilló en tierras asiáticas.

Tokio 2021

La delegación argentina para Tokio 2021 (sede asiática nuevamente) contó con 177 deportistas. Los Juegos contaron con el agregado histórico para el vóley argentino de competir con 4 equipos -rama masculina y femenina de vóley y rama masculina y femenina de vóley de playa-.

La selección masculina, dirigida tácticamente por Marcelo Méndez, comenzó la concentración hace casi tres meses. A causa de contagios por Covid 19, sólo nueve jugadores viajaron a la burbuja de Riminí, Italia, para disputar la VNL, el cual fue el primer torneo oficial para ellos desde octubre de 2019. Allí adquirieron ritmo de juego y se medirían ante los que, unas semanas después, serían sus rivales por el grupo B de los JJ.OO..

Con un arranque irregular, Argentina pudo sobreponerse a la dura derrota frente a Brasil e hilvanó cuatro victorias seguidas: Francia, Túnez y Estados Unidos por fase de grupos e Italia por cuartos de final. Sólo para poner en dimensión esas victorias, Italia y EE.UU. fueron medallistas en Río 2016 y Francia sería a posteriori el ganador de esta edición.

Precisamente Francia le puso el freno a estos jugadores que tenían la medalla como objetivo. Jugando un voley superlativo y mereciendo la victoria, obligaron a la Albiceleste a jugar por el Bronce. El rival en esa instancia: Brasil, quién había eliminado a Argentina en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos 2012 y 2016.

Fue un equipo agresivo en ataque para disimular las diferencias físicas con las principales potencias del mundo, producto de una generación de jugadores que se consolidaron desde 2009/2010 -Solé, Conte, Poglajen, De Cecco, Pereyra-, junto con juveniles que fueron sumando protagonismo a nivel internacional en las categorías menores. Por ejemplo, con la obtención título sub 23 en 2017 donde estuvieron Sánchez, Loser y Danani.

Los 12 jugadores que serán medallistas olímpicos aún después de retirados son: Luciano De Cecco, Matías Sánchez, Bruno Lima, Federico Pereyra, Sebastián Solé, Martín Ramos, Agustín Loser, Facundo Conte, Cristian Poglajen, Ezequiel Palacios, Nicolás Méndez y Santiago Danani.

Una medalla que quizás tuvo un punto de inflexión en una derrota, contra Brasil en fase de grupos, luego de dejar pasar una ventaja de 2-1 y 17-11 en el cuarto set. Luego del partido, Facundo Conte expresó: «sin dudas, jugamos un partidazo. Hay que quedarse con eso»(…) «Es importante también que este cuarto set nos lo acordemos, que lo atesoremos, porque eso hace a los equipos fuertes. Es importante tomarlo para que no se repita en el futuro». Vaya si lo atesoraron para el partido por el bronce, y vaya si no se lo van a acordar para todas sus vidas. Salud. Un bronce que vale oro.

Comentarios

- Advertisement -